miércoles, 27 de enero de 2010

Epitafio para Lucas Carrasco


(Yo) tengo una obsesión: no creo que la única y última linea divisoria de las posturas políticas sea la aburrida dicotomía entre la izquierda/derecha que son solo dos de las tantas posibles que se pueden destacar, y si creo que hasta es posible tener derechas e izquierdas dentro de un movimiento, que convivan como matrimonio de más de 2 años (a las trompadas) pero que convivan al fin, que no es una contradicción y que a su vez resulta enriquecedor.
Lucas Carrasco tiene otra obsesión: demostrar la vigencia de la dicotomía porteños vs provincianos. Más allá que este monstruo bifronte es parte importante de aquel viejo librito de lectura obligatoria en la secundaria (la "Juvenilia" de Miguel Cané), es también una realidad, a la que hay que agregarle que hoy "porteños" es una caracterización que excede a los habitantes de la autonómica ciudad-puerto, que en política suelen jugar en linea con los sectores medios urbanos y altos de todo el pais, pero preferentemente con los pampeanos.
Hace una punta de años, un amigo y maestro armó un bloquecito formado por diputados de la patagónia, con peronistas y radicales y algunos sueltos de partidos provinciales.
El presidente del bloque mayoritario en tandem con los presidentes de los otros bloques "grandes" lo convocó a su despacho. Allí le espetó: ¿tenés idea de lo que formaste?.
El flamante jefe de bloque regional le contestó seguro de si mismo y de su propuesta: "Si, un bloque de 20 diputados para pelear por los intereses de los patagónicos"
.
Tranquilo, el presidente de bloque mayoritario le abrió los ojos: "Si ,pero también formaste un compacto bloque de 237 diputados en contra, que no te va a dejar pasar ni una sola iniciativa".
Fin de la ilusión, el dia anterior nació y al otro dia murió el bloque regional patagónico.


A los porteños (progres y reaccionarios) parece pasarles lo mismo, piensan que por si solos pueden (y deben) torcer la historia a su antojo, imponer las políticas al resto, que es lo mismo que afirmar que son los más lúcidos y aptos para dirigir al pais, que sus inquietudes y visiones son las que valen, que lo que les pasa o lo que piensan ellos es lo que realmente importa. Si bien ese pensamiento no es tan fuerte en la actualidad, sigue estando ahí, en la cotidianeidad, en las charlas de café, en la mirada socarrona y por arriba del hombro al boliviano que sube con su bolsito al subte.

Leyendo un prólogo de un trabajo de la neuquina Orieta Favaro, encontré este párrafo que explica esto mismo pero en su versión historiográfica:

En la renovación del proceso historiográfico nacional, continúa relegada la contribución que desde las historias de provincias, se realiza a la historia argentina. Predominan aún las miradas o visiones de los historiadores y/o cientistas sociales del litoral y pampa húmeda, donde además, se encuentran los principales centros de investigación y editoriales del país. Esas interpretaciones abundan en trabajos, en general puntuales, sobre determinadas problemáticas del área en cuestión, sin tener en cuenta en demasía las realidades y dinámicas provinciales. Por ello, es común catalogar a los aportes y estudios que se realizan en el resto del país como Historia Regional, agregando los trabajos que provienen desde diferentes regiones o provincias, en un sólo conjunto bajo esa denominación.

Es cierto que los aportes corresponden a áreas o regiones diferentes, estudios que en general, dejan de privilegiar los acontecimientos frente al impacto positivo de la renovación en la disciplina de las últimas dos décadas. Ahora bien, ¿qué debe hacer el docente que pretenda ofrecer una mirada más integral de la historia argentina? ¿Reunir los pedazos sueltos de las “historias regionales” ?. Además de una tarea poco grata, continúa el problema: retazos de una historia, sin la articulación, aún desde la dimensión que se elija, entre provincias y Estado - Nación.

En este contexto, se ofrecen en el presente trabajo una serie de interrogantes a de la relación entre lo local y lo nacional en el período 1884 - 1990. En rigor, se trata de re pensar momentos y/o periodizaciones y procesos en la historia argentina, en función paradigmas establecidos, replanteando desde nudos de problemas, el desenvolvimiento de algunas contribuciones que se realizan desde las provincias, ... pretendiendo jerarquizar experiencias que concurran a pluralizar y complejizar el discurso dominante en la historia argentina contemporánea.

En definitiva, a partir de este estudio de caso, se pretende no sólo acercar reflexiones que den cuenta de la necesidad de la construcción de una historia argentina que articule problemas, nudos, y dimensiones con alcance nacional, sino también, que ese nuevo mapa de lecturas y contenidos, sea aplicado en el dictado de las historias nacionales, tanto en el ámbito universitario como en el escenario de la escuela media. Por lo tanto, no contribuye a la renovación historiográfica, la pervivencia de un criterio que tiende a la fragmentación e incorporación ‘subordinada’ de las historias extrapampeanas.

En particular, la historia política nacional debe ser re escrita, por lo menos en lo que hace a importantes tramos de la misma, modificando la ponderación de algunos acontecimientos y procesos, pues hay cuestiones que se imbrican y funcionan como componentes de una realidad total. Hoy las historias provinciales forman parte de las zonas desantendidas de la historiografía nacional que es necesario abordar.

Estoy de acuerdo con que hay que federalizar el pais, por que hay que liberarlo de una visión centralista, de un centro que no piensa en todos sino en si mismo. Claro, no federalizarlo como quieren las élites económicas del interior, federalizarlo en serio.

En el blog muy correcto y porteño de Oscar Cuervo, Lucas protagonizó un debate que venía de una puteada (1) de Lucas a Cuervo por radio, (como son todos camaradas, hay un "che " constante que rompe las bolas). Y que empieza con cierto desacuerdo de Carrasco con el programa 678 por tratarse de una respuesta mediatica conforme al paladar del ladri-progresismo porteño, en sintonía -como bien dice un comentarista- con las expectativas del televidente progresista porteño.
Parece que en cierto momento de la entrevista radial Carrasco dice que si el aparente pensamiento superior de Bs As puerto y el protagonismo y lucidez que se le asigna dentro del progresismo a los cuadros porteños, dieron a luz la alianza, tendrian los progres porteños que hacerse cargo de los crimenes de la represión del radical (o algo asi), todo dicho al grito pampa de "asesinos", claro. Estos porteños se calientan por boludeces.
Comentarista: " Che Lucas, ...Si tenés ganas, contanos un poco qué quisiste decir con esa contraposición (o como quieras llamarle) entre el interior y la capital. A mí me dejó muy desorientado la verdad, ya que además partió de una pregunta de Cuervo sobre el supuesto "germen" menemista de Néstor Kirchner."

Lucas Carrasco: "Todo bien, che.
...este es un problema que existe, que explica la asonada de la oligarquía y el apoyo popular que recibió. / Y genera otra óptica para mirar las cosas: en Entre Ríos, Busti fue tres veces gobernador sin reeleción; Kirchner fue reelecto en Santa cruz. / Eso suele ser considerado como una feudalización, como caudillismo, etc. / Y quienes caracterizan las cosas así -no fue el caso en esa entrevista- se olvidan que los peores gobiernos están en los ámbitos geográficos supuestamente sofisticados. / Por lo demás, esta contraposición puede ser considerada como una tontería, como anacrónica, como obtusa, y sin embargo yo creo que es la clave del desarrollo político nacional. / Y que no está subestimada por el kirchnerismo, pero que hay dos modos de ser kirchnerista. /

*Un modo es discutir si el tipo que salió segundo en un solo distrito de los 24, y que en su distrito no tiene recursos naturales pero sí los consume todos,
PUEDE PRESIDIR la Comisión de Recursos Naturales y ser la bandera de ese tema -agrediendo duramente a mucha gente que no coincide para nada con su visión."

*y otra modalidad es discutir cómo logramos revertir la pobreza estructural y la migración a partir de un proyecto de desarrollo industrial. / Esta segunda modalidad es la que explica a Urribarri, Alperovich, el MPN Nequino, Gioja, etc.

Oscar Cuervo: Lucas; una cosa es señalar que el problema de la Argentina se explica en gran parte por la estructura monstruosa de la ciudad puerto hacia la que converge todo, cosa con la que obviamente voy a estar de acuerdo, y otra es atribuirle las muertes de De la Rúa a todos los porteños (o incluso suponer que alguien que vive en Buenos Aires tuvo que ser delarruista) y decir que todas las víctimas de la represión son provincianos. Eso fue lo que no había manera de que se entendiera. Entiendo que te referís a Pino Solanas. Te digo algo que los que frecuentan este blog ya leyeron: aborrezco a Pino Solanas. Y otra cosa más: me cansé de burlarme de esta ciudad que se jacta de tener el electorado más culto y sofisticado del país y sin embargo vota a Macri, De La Rúa, etc. Y con todo eso, sigo siendo porteño."
Cuando llegan a la plena coincidencia con sus postulados, Carrasco da por terminado el debate y propone "dialogo y consenso".
Lucas es el genio travieso, el verdaderamente transgresor de la banda bloguera (según mi manera de ver las cosas), el que cuestiona lo incuestionable, dispara el debate, arma lio si, pero arma el debate también.

Veremos alguna vez a Lucas quebrado al stablishment ladri-progre porteño -que en primer lugar es porteño y en segundo es progre-, lo veremos alguna vez como lo estamos viendo a Charly García hoy.
Mejor pensemos si alguna vez el kirchnerismo dejará su tendencia a endiosar a tipos como Alberto F y les de bola a los Lucas Carrasco, o pasará el kirchnerismo y no dejará muchos amigos que digamos que le cuiden la espalda en la historia.

Ahhh, me faltaba el epitafio, sino el titulo queda descolgado.
Le respeto el que el mismo eligió:
"No le digo adiòs, se lo dije cuando tenía algún significado".

Obligada corrección: (1) según el conductor del programa que aparentemente lo escuchó, no hubo tal insulto de Lucas, la charla se llevó en un clima de dialogo y consenso.

17 comentarios:

Lucas Carrasco dijo...

Gracias por los conceptos elogiosos, che (je).

Hay una dimensión de la historia argentina estudiada solamente desde la óptica liberal/conservadora y es el Congreso de la Nación. Donde se plasman tensiones hacia las necesidades de los herederos del unitarismo y las tensiones al interior del federalismo. Las más comunes son, en el campo unitario, la disputa entre progresistas en el sentido positivista del término y conservadores más a la vieja usanza. Y en el campo del federalismo, la disputa entre las élites económicas y los proyectos de inclusión social que tienen más o menos tensiones con la élite (lo que s epuede denominar como conservadurismo lúcido).
Siempre, los presidentes tienen un ciclo de auge y caída.
Las demandas federales resucitan ante la caída presidencial y cobran viejas deudas, a cambio de sostener el proceso político.

En cierto modo, es lo que sucedió con la caída de Alfonsín, con el fin de Menem, con el gobierno de Duhalde y en el conflicto con el campo.

Los delirios parlamentaristas, que siemrpe tuvieron buena prensa en las clases medias altas, suelen obviar que el Congreso de la Nación cumple un rol de sostén fundamental de la institucionalidad, y a excepción de algunos presidentes muy fuertes -que negociaban con las provincias de otro modo- como Irigoyen o Perón, el resto se basó en este esquema.

Lucas Carrasco dijo...

Por ejemplo: en el Congreso, la discusión impositiva y de subsidios, es siemrpe una pesada y gris negociación.
El diputado sultano de Salta, puede aparecer en a Dos voces con ideas brillantes, pero nadie lo va a votar si no va a su provincia con "algo".

Por eso la chaqueña Carrió es porteña.

Por eso la experiencia de Parajón en Tucumán quedó en la nada.

Por eso es que en la mayoría de los temas importantes para cada provincia, radicales y peronistas votan juntos.

Por eso hay excenciones impositivas, subsidios regionales, distitnas dedudas provinciales, constituciones y modos de financiar la jubilación y la deuda pública.

Por eso es que hay más bloques de monotributismo político en diputados que en el senado.

Lucas Carrasco dijo...

Una cosa más: se da demasiado por descontado quee stos son temas superados.

de este modo, el problema con el campo fue que no se diferenció a grandes millonarios de pequeños millonarios con aspiraciones de ser grandes millonarios (no hay nada más viejo quee sas tesis maoístas).

Y de este modo de ver las cosas como superadas, la elección del 2003 (con gran fragilidad del sistema político) no se entiende: en San Luis gana Saá, en capital López Murphi, en Santa Cruz Kirhcner, en La Rioja Menem, en el Chacho hace una gran elección Moreau, en Salta gana Romero, y así.

La visión de la "caja" y una visión muy confusa de qué pasa en los "países serios" niegan la posibilidad de estas otras tramas que atraviesan la política argentina.

Un címen en Catamarca se llevó puesto al gobiernador, lo mismo en Santiago del Estero, al fallido policía Macri ningún crímen puede hacerle mella: es un problema de la Federal y del gobierno nacional.


Por supuesto, todo lo que digo a veces hay que exagerarlo un poco para que se entienda en parte. Y Oscar Cuervo, es un amigo, che.

Lucas Carrasco dijo...

Te agrego una cosa más. Independientemente del quilombo de Botnia y el corte de ruta, en Gualeguaychú, Colon, y un poco menos en Concordia, los uruguayos que cruzaban a trabajar todos los días (lo siguen haciendo) o a vivir en Entre Ríos (son pocos y menos los entrerrianos que cruzan allá) no tenga dudas que no entienden un carajo cuando les dicen que Uruguay es un país a imitar.
No creo que haya encono -salvando el tema Botnia- como no lo hay con los bolivianos en Jujuy ni con los paraguayos en Clorinda o con los brasileros en Paso de los libres o los chilenos en la patagonia- sí cierta extrañeza, porque a excepción quizás de los brasileros (muy orgullosos) el resto de los pobladores de esos países, que no son de la capital ni de San Pablo en sus países, ven a la argentina como un gran país, que trata con más respeto a sus habitantes.


En fin, muy académico no sonó lo que dije, pero estoy convencido que es así.

Anónimo dijo...

lucas, todo lo que queiras, pero busti es un grandisimo hijo de una gran puta, traidor

OMIX dijo...

Faltó un "he dicho".
Muy profunda y necesaria esta discusión, lei con detenimiento tus comentarios y estoy pasmado.
En Morón somos más afectos a lo etéreo estos dias tórridos, mejor me clavo una "quilnes" antes de releerlos y opinar.

Angeles Martin dijo...

Omix, no tengo la mirada periodística ni el frenesí intelectual del Sr. Carrasco, pero escribí algo sobre el tema en mi blog. Mejor dicho lo escribió en parte J B Alberdi. Saludos.

http://terapiadegrupobloguera.blogspot.com/2009/11/el-siendo-del-interior.html

Ladislao dijo...

"Che", este post y los comentarios estuvieron realmente muy buenos. Da para entender dijo uno, da para pensar le respondieron. No sé exactamente cómo definirme: amo Buenos Aires porque lo considero 'mi' lugar. Viví añares en el conurbano aunque ahora viva en capital. Pero también considero 'mi' lugar cuando yiro por el ispa sin mayor preocupación (mi ideal de vacación cada vez que puedo). Y si paso por Paraná me como un pescado cerquita del río y me siento como en casa. O paro en lo de unos amigos en Esquina, o me voy a bañar en lo de otros en el río Limay. No me da igual, pero en todos lados me siento en 'mi' lugar. Otras dicotomías no las hago mías porque en São Paulo me siento como en casa hablando en portugués. Pero debo reconocer que lo que han dicho muestra cómo se ha escrito la historia y cómo eso nos ha marcado como sociedad.
Lo que pasa con todo esto es que Carrasco es el escribiente y el titivillus, todo en uno junto con De Grossi. Lo lamento pero yo no me he quedado en 1945 sino en 1200 o en el siglo IV.
Mis respetos a ustedes, che.

Néstor Sbariggi dijo...

Impresionante post y comnetarios

Saludos

Oscar Cuervo dijo...

"todo dicho al grito pampa de "asesinos", claro. Estos porteños se calientan por boludeces".

Lamento interrumpir tan lindo clima que se había armado por acá, pero el relato que hacés en el post es un tanto confuso, ya que alguien que lo lee no puede entender bien qué pasó en la charla de la radio del otro día.
Por ejemplo, no termina de quedar claro para tus lectores que vos reconstruís lo que pasó en base a tu imaginación y que por lo visto no escuchaste el programa. Todas las frases que citás entre comillas no han sido dichas en el programa sino en comentarios posteriores en sendos blogs (el de Lucas y el mío). Pero hay una frase que deschava que hablás por boca de ganso: "Estos porteños se calientan por boludeces" esta frase es una intervención tuya, mezclada entre cosas que leiste en los blogs. Si hubieras escuchado el programa sabrías que ningún porteño se calentó por ninguna boludez, que en todo momento escuché los dichos de Lucas con una calma chicha. No hubo ninguna puteada y sí quizá algún exabrupto de Lucas generalizando sobre los porteños que él mismo reconoció inmediatamente y volvió a reconocer posteriormente.
No sigo tu blog y por lo tanto no tengo idea por qué te resulta útil meter la idea de que los porteños se calientan por boludeces. No sé si sos porteño, jujeño, sojero, canadiense o de Andrómeda. Sé que en tu relato de los hechos sos mentiroso.

OMIX dijo...

Cuervo, no seas calentón, ya que porteño sos.
Soy de Andromeda (Morón), una ciudad que vota como los porteños (3 veces seguida a Rousselot, endiosado y 3 veces seguida a Sabbatella, endiosado), es decir que aqui solo se van mal si ocurre un Cromagnon.
Por lo demas Cuervo esto es creación pura, y si Lucas no te puteó, tuviste suerte, por que es lo que nos pasó a todos los que lo queremos mucho y nos trenzamos en discusiones con el descendiente de Urquiza y los Kennedy.
No te chives por alguna exageración que deslizé por aquí, acá y acullá.
De todas maneras reconozco tu razón, si cabe al texto hablo por boca de ganso y cosas peores aún. Fuera de marcarme esta inexactitud, de lo demas ¿no comentás nada?

Oscar Cuervo dijo...

Lo que pienso "de lo demás" es que no voy a participar en ningún debate que parte de la base de falsedades, es el mínimo piso que le puedo pedir a un interlocutor: que no mienta.

"Parece que en cierto momento de la entrevista radial Carrasco dice que si el aparente pensamiento superior de Bs As puerto y el protagonismo y lucidez que se le asigna dentro del progresismo a los cuadros porteños, dieron a luz la alianza, tendrian los progres porteños que hacerse cargo de los crimenes de la represión del radical (o algo asi), todo dicho al grito pampa de "asesinos", claro. Estos porteños se calientan por boludeces".

Y bien: nunca en la entrevista me referí ni por lejos al "pensamiento superior de Bs As puerto" ni al "protagonismo y lucidez de los cuadros porteños". Así que Lucas no estaba respondiendo a ese planteo al culpar a todos los porteños por los asesinatos de De La Rúa. ¿De dónde sacó Lucas el tema de los porteños que asesinan provincianos? Preguntáselo a él, pero nada en mi entrevista apuntaba hacia una dicotomía que me parece disparatada y fuera de lugar (y así se lo hice saber).

No quiero cargar las tintas sobre el desempeño de Lucas, porque él ya lo aclaró bien. Pero una cosa es cómo estaba Lucas esa noche y otra que vos montes tu numerito de los prejuicios que tenés sobre porteños a propósito de mí. Les mentís a los lectores de tu blog si les trasmitís la idea de que estábamos debatiendo la superioridad o la lucidez de los porteños.

Yo no conozco los códigos que se manejan entre ustedes, si Lucas los putea seguido y los demás se lo festejan, o si tienen cuentas pendientes con dirigentes políticos porteños de tal o cual agrupación. Pero cuando vos decís que mi blog es "porteño" y más abajo hablás del "ladriprogresismo porteño" y agregás:

"A los porteños (progres y reaccionarios) parece pasarles lo mismo, piensan que por si solos pueden (y deben) torcer la historia a su antojo, imponer las políticas al resto, que es lo mismo que afirmar que son los más lúcidos y aptos para dirigir al pais"

quizá estés pensando en dirigentes o internas políticas que desconozco, pero no me banco quedar "en el mismo lodo, todos manoseados", porque no me conocés y no tenés derecho a tratarme con sorna. Yo no soy De La Rúa, ni Ibarra ni Alberto Fernandez, así que no tengo por qué bancarme esas burlas. Nunca se me ocurriría decir que vos sos corrupto porque has sido gobernado por Rousselot, ni achacarle a Lucas no sé qué historia de la provincia de Santa Fe o de Entre Ríos. ¿Es tan difícil de entender eso?

Si esas son las premisas de las cuales partís para hacer política o para hablar de política, no quiero ni pensar las consecuencias que podés llegar a sacar de ahí. Me hacés acordar a los nazis que dicen que "los judíos mataron a Dios". Si formás parte de un grupo en el que se chacotea de esta forma, al menos tené la ubicación de saber cuando el otro no se presta a la chacota. Y si se trata de tu concepción política, lo lamento por vos.

Así que en un debate en el que se me basurea porque nací y vivo en Buenos Aires no tengo NADA que opinar, el fascismo no es lo mío.

OMIX dijo...

Ahhh no Cuervo, no te permito.

Vos como una ex novia mia, pedís imposibles.

No te chivés, todo bien.

Anita M. dijo...

Me gustó mucho este post y lo de Carrasco. Yo no estuve de acuerdo con su posición sobre el tema 678 pero me pareció bien que se discuta, como tantas otras cosas. No me gusta cuando algunos entran a querer decidir que es lo que uno puede o no escribir en un blog. Al tiempo que admito que no siempre acuerdo con lo que se postea por estos lados, admito sin problemas que el debate que se da es mucho más interesante y provocador que el que son incapaces de proponer otros blogosferos. Saludos.

OMIX dijo...

Anita que alegría, le debo a esos ojos una "Stella" o dos...

Y si, no siempre podemos estar construyendo "esa terrible armonía que pone viejos los corazones", de vez en cuando hay que animarse a discutir acaloradamente algunas de las muchas cosas con las que no estamos de acuerdo, para oxigenarnos, para crecer en el disenso.

Verboamérica dijo...

Adhiere a la teoría de Lucas...

Alguna vez con Walter, Luciano, Conu y también con vos hablamos de los elementos de "cultura provinciana" (dicho con liviandad, heee) que regían la vida (política y privada) en el conurbano, 10 cuadras más alla de las vías del ferrocarril.

Anónimo dijo...

Creo que el amigo Lucas con su dicotomía solo hace fulbito para la tribuna y le esquiva al bulto de fondo de esa dicotomía, federalismo vs. centralismo.
La dicotomía, si bien existe es menor.
Hoy Lucas aunque se haga el provinciano y federal le da apoyo a un gobierno centralista.
Toda su argumentación de las elites locales en contra de los proyectos de inclusión refuerza eso. El planteo es simple, prefiere que vaya Cristina a Concordia a inagurar obras a que le giren la guita al gobernador del palo que sea para que haga la obra. Guita que siempre fué entrerriana y que la provincia solo delegó el cobro a la nación.
Solo hay que recordar que una de las peleas de los federales como Urquiza era por la guita. Las elite locales de 1853 querían hacer ellos su política de inclusión no que venga don Juan Manuel con la guita....
saludos