lunes, 27 de julio de 2009

Chino de caniches y Bob Row

"Perón es el gran triunfador ideológico del siglo XX", sobre Marx, Gramsci y el Pocho.

Mientras compartía con Anita M una "Stella" en el bar La Perla del Once, miraba sus ojos intentando capturar la esencia de su increible transparencia y escuchaba(mos) al Chino de Caniches de Perón y a Bob Row que estaban enfrascados en una interminable conversación que duró -creo- más de 4 horas.

Compartían todo, menos el fondo de la cuestión. Huyeron de la realidad, estaban solos en una isla desierta, nadie más podía opinar, se sentían Mirta Legrand en uno de sus almuerzos.

Por cada hecho que narraban disentían, después de desmenuzarlo, Chino en el fondo veía solo a la política como el motor de la historia, el desencadenante de luchas por la liberación y la dignidad humana. Bob, en cambio, solo veía luchas por intereses económicos.

Salvo esa diferencia todo era coincidencia.
Como no pude meter bocado, opino ahora. Algunos analistas hablan del "gran, gran error" de apreciación de parte de Perón, respecto a la inminencia e inexorabilidad de una tercera guerra mundial en la que los "imperialismos" tratarían de definir las cuestiones que la provocación nazi-nipo-falanjo-fascista dejó pospuesta para un mejor momento.

Lo cierto es que era común en Perón recurrir a una amenaza grave e inminente que sirviera de catalizador social, que creara un enemigo y termine definiendo a los que quedaban en la misma vereda hacia nuestra causa. Con ese ardid se aseguraba que hubiera suficientes partidarios que abrieran la puerta a los nuevos institutos que ensayaría en nuestro pais.

Esta estrategia es muy habitual en política. No pasa por lo moral, ni buena ni mala, es que el discurso político no se juega en el eje de lo verdadero o falso, sino de lo verosími o no verosímil. El fin de esa estrategia es polarizar, juntar a “los propios” para que la base de sustentación se incremente y ademas no se disperse y debilite.

El Coronel -y luego General- se aseguraba de la repercusión de cada consigna, buscaba canales confiables y cuando no los tenía, buscaba construirlos, nunca lanzaba bolazos que pudieran volverse en contra por inoportunas. Las consecuencias de los dichos y acciones eran parte de la planificación de las operaciones con las que se que comunicaba con la sociedad.

Sucesión de disparates; podría ser el resumen de la operación ideada, pero si se los podía hacer verosimiles se ponía en marcha a la espera del éxito.

Entiendo que esto de la gran conflagración no era chamuyo, con sinceridad trabajaba con la hipótesis de que una nueva guerra mundial era inevitable. Evento que después, y debido a una multiplicidad de elementos, no se produjo en el sentido clásico del concepto de "guerra".
A pesar de ese aparente pifie "Perón es el gran triunfador ideológico del siglo XX".

Adolfo Koutoudjian disertó en el Instituto de Altos Estudios Juan Perón sobre “Geopolítica y Perón”, en el marco del Curso Superior de Política Internacional “América latina en la idea y praxis de Perón” y en esa oportunidad destacó que:
““Perón es el gran triunfador ideológico del siglo XX”.

“La gente necesita agua, comida y un espacio vital, y eso Perón lo tenía claro. El tema de los recursos naturales y las materias primas eran una constante en su pensamiento, así como también tenía un sentido de lo geográfico y ambiental”, continuó.

En cuanto a la concepción territorial “la Argentina ha tenido varios hitos en la construcción de su territorialidad: Roca y Rosas con la Patagonia y Perón con un país bicontinental y oceánico”.

“Otros hitos del peronismo son la equidistancia con las grandes potencias, el envío de la flota de guerra a la Antártida, el Tratado de Salto Grande con Uruguay, el Tratado del T.I.A.R. en Río de Janeiro, el reconocimiento del Estado de Israel”, etc.”, detalló.

Y agregó: “Para entender algunas políticas de Perón es imprescindible tener en cuenta la previsión de una tercera guerra mundial. No se podrían estudiar los planes quinquenales sin esa idea, ni comprender ciertos cambios o acciones de gobierno de aquella época”.

Por último, el expositor dijo que “con Perón había una doctrina no sólo teórica sino práctica, que tenía que ver con una concepción americanista. El país tenía un norte, objetivos filosóficos, nacionales, económicos y doctrinarios”.
Esa tercera guerra mundial no se dió en términos de guerra convencional, no fueron ejercitos de estados los que se enfrentaron. Se dió en otros campos de batalla, con otro tipo de guerreros, con otras armas.

El objetivo de una guerra es imponer la voluntad del que resulta victorioso. Y esta guerra fue como todas las guerras por el predominio y se llevó a cabo de maneras más sofísticadas como instrumentación de la dominación que en 1943/45 se sabía que iba a ser global.

Perón pensó que la Argentina intervendría en esta nueva guerra mundial, en su propio bando y no como instrumento de potencia alguna. Planteó un enfrentamiento con el capitalismo liberal a través de erigir en el escenario un Estado fuerte que limitara sus movimientos a la vez que avisoró que el enfrentamiento con el marxismo se iba a dar por su loca idea de la conciliación de clases. Aunque es público y notorio que daba por hecho la existencia de las clases sociales y por supuesto que para que nadie dude al respecto opta preferencialmente por el más débil, por el humilde, por las clases oprimidas.

Decía Antonio Cafiero que

la tercera posición representa una ideología con características no muy precisas, una doctrina sin un grado rigurosamente apriorístico e ideológico (como sí lo tiene, por ejemplo, el marxismo), que en cambio se va haciendo con el tiempo. Se trata de un fenómeno que se dio en todo el mundo bajo diversas manifestaciones, entre las cuales el peronismo significó una alternativa con características propias de nuestra nación.

Desde el punto de vista doctrinario o ideológico, los tiempos actuales imponen una resignificación de los tres principios fundamentales del peronismo: la soberanía nacional frente a los mercados globalizados y los procesos de integración regionales; la independencia económica en tiempos de procesos productivos transnacionales, el predominio del capital financiero, la apertura de la economía y los intentos de reforma del Estado; y por último, la justicia social como concepto extendido al medio ambiente, la pobreza extrema, la desocupación, la marginalidad, la inseguridad, la exclusión y la discriminación.

Hoy en día, el peronismo... tiene la misión de reiniciar el ciclo histórico que Perón abrió cuando sentó las bases del proyecto nacional, buscando la unidad de todos los argentinos a partir de sus coincidencias básicas.

Y ahi está la razón de la falta de coherencia doctrinaria, el peronismo se va haciendo a medida que se resuelve el dia a dia, es una historia con final abierto. Así ha funcionado hasta hoy, fusionando antiguos contrarios.

Y en esa estaban el chino y Bob, "salvando a la patria". pensando ese peronismo sintetizador del siglo XXI, americanista, abierto, plural, hasta poliglota. En realidad hay que pensar el movimiento nacional de la patria grande y popular. El salto cuantitativo es tan grande como el que dió Perón en su época a nivel nacional.

Chino&Bob, seguían discutiendo. Anita M saludó y dijo que iba a escuchar V-8, se fué, pensé que a esa mesa le faltaba el ex CEMA Boudou y cartón lleno.

Hay veces que me produce satisfacción darme cuenta que uno eligió bien, cuando eligió el peronismo, por que aquí todo el mundo puede decir sin avergonzarse el lugar desde donde vino y aceptar que el otro provenga de las antípodas y poder discutir toda la noche y ponerse de acuerdo o no, y decirse y sentirse compañero.

11 comentarios:

los caniches de perón dijo...

Cumpa Omix.
jajaja!!, muy buen post, es muy cierto el relato de la mesa.
Si es esto lo que no podía mechar en esa discusion endemoniada, le pido mil disculpas, realmente es un muy buen analisis.

PD:la compañera que estaba al lado suyo es Anita de Liderazgo Cristina.

Abrazo Peronista.
El Caniche Chino.

Anita M. dijo...

Todo bien todo muy lindo pero yo me llamo Anita che!

OMIX dijo...

Uhhh Anita, imperdonable lo mio

Anita M. dijo...

jaja no se preocupe cumpa, con el piropo ya estamos a mano!

Bob Row dijo...

¡Caramba! ya me gustaría a mí recordar qué pavadas puedo haber dicho influído por "la negra" que compartimos con el Chino. Pero me adhiero al arrepentimiento de no haberte escuchado este análisis en ese momento.

Y ya que estamos...No me considero un "economicista" del análisis histórico. No reniego del "momento laclausiano" de la conducción política. Hace casi diez años le hice una entrevista a Ricardo Sidicaro, quien destacó la formación estratégica de Perón en su estilo político. Pero no todo es retórica en en el arte de gobernar ¿no?

Es cierto que tenía vocación americanista (ABC) pero ¿tenía con quién? Brasil ya era el elegido de USA (Escudé) y Chile se pegó un julepe con la iniciativa (Luna). En esas condiciones, la apuesta a que habría una Tercera Guerra, no era "un error" que se pudiera evitar. No era sólo la cuestión del No Alineamiento.
Era la única esperanza de contar con el tiempo suficiente para completar el ciclo de la industrialización, pasando de la liviana a la pesada. No ocurrió así (La Fría no retrasó la reconstrucción industrial avasalladora del Primer Mundo). Mala suerte.

Ahora no nos queda otra que seguir buscando la "piedra filosofal" de la fórmula para conseguir esos hermosos objetivos: Independencia Económica, Soberanía Política y Justicia Social. No sé si K está dispuesto a jugarse tanto como espera Pérsico o habrá que buscar otro (pero seguro que el ex-corredor, el sobrino de la Tía y el jefe del Fino, no). Un abrazo, Omix.

donchango dijo...

Soy un viejo más bien marxista y un poquitin leninista. Pero hay que reconocer que Peron se fumo en pipa al siglo XX.

Eduardo Real dijo...

No a la asunción de Chemes como diputado. Ver:
http://centroizquierda.blogspot.com/2009/07/un-parlamento-de-lujo.html

Anónimo dijo...

Uy, qué entretenido... ¿Y no bajaron a ver si estaba Tanguito tocando La Balsa?
Polaco
PD: Qué buena foto. ¿Por qué no te hacés un fotolog? Estaría más interesante que leer estas pelotudeces.

Anónimo dijo...

Ah, otra. La botella es de Quilmes negra, no de Stella. Bueno, la rigurosidad nunca fue tu fuerte...
Polaco
PD: Che, no pensaste en publicar esta hipótesis en el resto del mundo. Seguro que fuera de Iberoamérica también creen que el general fue más Marx. Je...

OMIX dijo...

Polaco, pensé que estabas en el exilio.

Creo que el próximo post se va a titular: "Pomelo en la ruta de Marx" o "El Che y Pomelo, vidas paralelas".

Obviamente que el primer titulo tiene que ver con una alianza entre pomelo y Luis Juez, apadrinada por "Maipo" Lanata el Marx de marras es Groucho, que entre otras cosas es el único Marx que el gordito simpático puede nombrar.

Anónimo dijo...

En el exilio eu??? Y eso por qué, Opix???
A ver, enterate: hay un mundo afuera de la Perla de Once, milonguito.
Te cuento: les volvimos a ganar por paliza en Morón, adonde vos augurabas un regreso del piyei. Colamos no uno, sino dos diputad@s en el Congreso de la Nación, a pesar de tus pronósticos de que no llegábamos al piso.
Tu candidato moronense, mandamás en el ANSES, con amplio manejo presupuestario (que incluye nombra una tanda de vagonetas de sus estructura en ese organismo) y el acompañamiento preelectoral de la plana mayor del Gobierno nacional y provincial, volvió a morder el polvo. Ya no ante el alcalde, sino ante su hermano menor, que es un cuadrazo del EDE y Nuevo Morón.
Encima, todo lo que logramos, lo hicimos sin movernos un ápice de la posición ideológica, bancando al Gobierno en aquello que los grandes medios y gran parte de la sociedad cuestiona, y putéandolo en aquello que la oposición repite y vos aplaudís.
Así que, si querés, podés enumerarme qué cosas justificarían un exilio. Y tocate la balsa, melón...
Polaco