viernes, 24 de abril de 2009

A vos vecinalista, que hablás de autonomía


Si, Omix de progresismo no caza un fulbo, pero tiene teclado y como escribir y respirar es gratis, lo hace de puro agarrado que es.


Cierta vez una de las viudas de Sabbatella que utiliza el seudónimo HAl dijo que el pensamiento del Intendente moronense era la confluencia de las tardiciones políticas nacional, popular y progresista.


Desculemos esto:


Su referencia internacional es, claramente, el partido democrata europeo. ¿si es europeo es "nacional" argentino?, ¿...? mmmmm


Aspira claramente a representar a la Buenos Aires rubia y acomodada, en realidad a algunas franjas de los sectores medios que comulgan con un pensamiento, digamos, de centro izquierda. Popular ¿...? ,si mas o menos, pero convengamos que si y por eso en algún punto alguno (que no será Sabbatella) deberá dejar de lado el gorilismo para acercarse a las estructuras concretas que expresan a los sectores populares y no a sellitos de goma que dicen representarlos.


Ahhh... dice también que es progresista, pero, ¿porque dice serlo?.


¿Que queremos decir cuando decimos que alguien es progresista?.


María Esperanza Casullo separaba aguas aqui y expuso lo que puede ser entendido como una sintética descripción de ese espacio político:

Cuando digo “progresista” me refiero a ese campo difuso pero extendido de gente que coincide en ciertos objetivos básicos. Los principales entre ellos son:

* Defensa irrestricta de la agenda de derechos humanos, que incluye, pero no se limita, a la consigna de juicio y castigo a los responsables de los crímenes de la última dictadura.

* Sostenimiento de un estado de derecho.

* Apoyo de la intervención del estado en la economía, no sólo como regulador “de base” sino como actor central en la distribución de recursos e ingreso, con vistas a estabilizar y contener las tendencias destructivas de la economía capitalista.

* Avance hacia una mayor equidad económica y social, articulada primariamente alrededor de un sistema tributario más progresivo.

* Puesta en funcionamiento de mecanismos amplios y efectivos de ciudadanía social, incluyendo, entre otros, políticas universales (es decir, políticas financiadas por rentas generales y accesibles a todos los ciudadanos) de salud, educación y ayuda social.

* Avance en la democratización de los medios de toma de decisión política.

Es entonces que agrega

Una parte del progresismo, creo, entiende que el actual régimen kircherista, sin ser perfecto ni muchísimo menos, ha planteado algunas aperturas en la dirección deseada y por lo tanto puede operar como un primer paso o primer avance tentativo hacia una dirección “verdaderamente” progresista. Esa parte entiende, entonces, que la experiencia kirchnerista debe ser sostenida en este momento. A largo plazo, obviamente, los esfuerzos se deben poner en superar y dejar atrás la experiencia kircherista, pero el kirchnerismo se entiende como un “estadio posible” en el avance hacia el progresismo.

En este campo están, entre otros, gente como Martín Sabbatella, algunos socialistas, Hugo Yasky y parte de la CTA; la idea básica, como planteó un amigo, furibundo crítico del kirchnerismo que sin embargo está hoy sólidamente plantado en este campo: “hoy tenemos que bancar porque si se llevan puesto al gobierno nos llevan puestos a todos nosotros. El fin del kirchnerismo hoy implicaría la liquidación de la posibilidad del progresismo en Argentina, por lo menos por varias décadas.”

La otra mitad del progresismo, por su parte, entiende que el kirchnerismo tapona la posibilidad de una consolidación progresista en el país. Es decir, que el kirchnerismo, por la manera en que manipula consignas progresistas para su propia conveniencia opera en contra del avance del campo progresista, ya que coopta y manipula a las bases populares y confunde y diluye a las organizaciones progresistas. Este campo, entonces, entiende, no sólo que debe evitarse cualquier negociación, sino que, en último término, la caída de la experiencia kirchnerista es un paso necesario y positivo para la consolidación de una alternativa progresista. Este campo supone también que una eventual victoria puntual de una alternativa de derecha en este momento sería en verdad una apertura estratégica para el progresismo, al dejar en blanco sobre negro las alternativas de una “verdadera” derecha y una “verdadera” centroizquierda.

En este lado del campo progresista están entre otros Pino Solanas, Claudio Lozano, Victor De Gennaro, otra parte del socialismo y la mayoría de los partidos de izquierda.

¿Qué resultará de esta bifurcación de los senderos? ¿Cuál es la vía adecuada? El debate queda abierto.

En los comentarios a ese post la lectora Ernestina agrega lo siguiente:

Lo que es a mi, la bifurcación no me parece novedosa. Creo que pasa bastante seguido frente a cualquier proyecto nacional y popular.

En el 55’ apoyaron al golpe el socialismo, los radicales progresistas y parte de la izquierda. En la vereda de enfrente estaban desde la gente de FORJA o Cooke a los socialistas y comunistas que se habían incorporado al peronismo.

Contra Chavez, están desde la socialdemocracia hasta la ultra izquierda de Bandera Roja.

Vuelve a plantearse entonces la pertinencia de pensar la política argentina (y la de otros países de la región) entre izquierda y derecha o progresismo y conservadurismo.

En algunos casos creo que en estas vertientes opuestas a los procesos de cambio real efectivamente hay algo de estético. Siempre es más lindo defender la pureza de una Revolución imaginada, platónica, que la realidad de un gobierno necesariamente contradictorio. En otros casos, habría que preguntarse sobre la pertinencia de llamar izquierda o progresismo a expresiones recalcitrantemente liberales.

El progresismo es en todo caso un "significante vacío" y como tal puede ser usado "tanto para un barrido, como para un fregado" ideológico, pero eso si en lo único que coincidirán estas fuerzas a la hora de la verdad es que de ninguna manera deben transar con la "perimida estructura clientelar peronista del conurbano".

En Sabbatella lo vimos cuando a caballo de la autonomía, prejuicio de algunos sectores medios urbanos con sindrome de adolescente rebelde, plantea -en los hechos- el fin de los partidos nacionales y su sustitución por la simple sumatoria de partiditos vecinales.

"Barrido y fregado" en patética mezcolanza, esto es -en suma- la autonomía del vecinalismo. Pero esto es solo uno de los objetivos de alguien que no sabe adonde va, pero que percibe donde está agotándose. De hecho MS apunta a abandonar Morón, usar de trampolín esta campaña bonaerense, instalarse en el primer cordón y avanzar en dirección contraria a lo esperado, en lugar del al segundo cordón y al interior pone proa sin titubear hacia el Rio de la Plata para sumarse a la constelación vecinalista porteña a mediano plazo.

La Ciudad Autónoma de Buenos Aires pierde el pelo..., pero no ha dejado de ser esa "ciudad que tiene un puerto en la puerta y una expresión boquiabierta para lo que es novedad" decía la vieja canción de 2 vecinos nuestros. Una de las novedades venida de extramuros es la vocación autonómica de las ciudades europeas e impacta de lleno en los habitantes capitalinos.


La C.A.B.A es el unico distrito del pais en donde las fuerzas son vecinalistas

El partido vecinalista de Macri (que existe solo en la C.A.B.A y algo en Buenos Aires)
El partido vecinalista de Carrió (que existe solo en la C.A.B.A y algo en Buenos Aires)
El partido vecinalista de Ibarra (solo en CABA)
El partido vecinalista de Telerman (solo en CABA)
El partido vecinalista de Heller (solo en CABA)
El partido vecinalista de Pino (solo en CABA)
y ahora se suma
El partido vecinalista de Sabatella

La pregunta que cabe hacer aqui es si ¿ser vecinalista es perseguir esos objetivos planteados por M. E. Casullo más arriba o por el contrario es la fórmula mágica para evadirse de ellos?.


Claro tal vez que los peronistas conurbaneros antes de opinar sobre el tema tendremos que adentrarnos en averiguar que es lo que quieren decir cuando hablan estos muchachos.


Sirinivasa nos pasa algunas definiciones en su "Nuevo Diccionario Político Argentino" que nos pueden dar una manito para alcanzar este cometido.

7 comentarios:

Hal dijo...

Mejor viuda de Sabbatella que hijo putativo de Rousselott y/o Román (cosa de la que ningún pejotista moronense pudo escapar), vale decir.
Y, así como digo una cosa, digo otra: esa obsesión con Martín es materia de diván, compañero. ¿No habrá allí algo del orden del deseo reprimido?
Por lo demás, efectivamente, de progresismo no caza un fulbo.
Saludos.

Anónimo dijo...

Omix,
un analisis muy bueno. Fueron son y serán la expresion del mediopelismo porteño y conurbanista aporteñado.
Hal ¿hijos putativos de Roman y Rousselott todos los peronistas? Esa consigna atrasa por vieja y por antiguos los actores de la diatriba: ¿será qeu la derecha es hija de torquemada y la izquierda de Lenin y Trotzky o tal vez de Robespierre o del Saint Simon? Renueve los insultos compañero.
FIDEL

Anónimo dijo...

Che, aclaren bien, que la gente cuando dicen eso de hijos de Roman y Rousselot creen que están hablando de Spina

JaiMe Tropolitan

Hal dijo...

Sí, hijos putativos. Con un poco de memoria alcanza para recordar cómo y dónde jugó cada dirigente del PJ local hasta 1999. Lo que no entiendo es por qué asume que se trata de un insulto.
A propósito, aprovecho que a usted le gustó el "análisis" de Omix para preguntarle: podría decirme cuál es el sustento teórico y cuál la evidencia que sostiene dicho "análisis"? Se lo agradecería.
Saludos.

aca...el gallito dijo...

estos muchachos del partido vecinalista " progresistas" son tan progresistas, que estan esperando que se vaya martin Sabalastraga para formar otro partido........... vamos muchachos!!!!!!!!!!!!!!!! bueno de eso se habla , por lo bajo, en las mesas territoriales. Por eso que analicis vamos a hacer?????

OMIX dijo...

Hal como no aceptar nuestra hitoria, y podés agregar a tu listita prejuiciosa al brujo y los montos, ya que a vos no te cabe una.

Lo dije antes, que bueno es haber nacido en 2007, asi no me tengo que hacer cargo de nada.

Y no es imsulto lo tuyo, de Juan Carlos nos encargamos nosotros, Horacio Rafael cumplió su ciclo pero no afloja (como no afloja Titi Martinez) por que son políticos de raza.

Nosotros nos hacemos cargo y Uds aplican la lógica de la infidelidad: "negar a muerte" el acto repudiable.

Tambien lo tuvimos a Menem que nos envolvió con el neoliberalismo, y si ¿quien de nosotros lo niega?.

Ahora el asunto es que de Uds todavía no escuché a ninguno decir "fuimos neoliberales, estamos arrepentidos". Podés empezar vos Hal o podés repetir eso de: "¿Yo?, Nooooo..."

Hal dijo...

Disculpe, vecino, pero no parece que usted acepte muchas cosas -veraces- de su historia. En principio, se arroga una destitución que no le es propia. Basta con repasar los hechos, los actos y las responsabilidades asumidas por cada uno de los actores involucrados para ver que lo suyo es una especie de “animémonos y vayan”. Fue el Frepaso, en sociedad con la UCR, quien le ganó las elecciones a Juan Carlos, se bancó todas las chicanas administrativas que el Ejecutivo le hacía al HCD, lo jaqueó desde el Concejo y puso la mayoría de los votos necesarios (los propios del Frepaso y, luego de perder la interna aliancista en Morón, los radicales también) para sacarlo del cargo.
Por otra parte, dice que no me hago cargo de la historia y, justamente, lo que hice fue reconocerme con la chicana que usted eligió para calificarme: viuda de Sabbatella. Y por supuesto que prefiero eso a ser hijo putativo de Rousselott y/o Román. Usted no y, bueno, eso marca una diferencia entre nos.
Lo de Menem, el neoliberalismo y toda la sarasa da para un debate en serio que no sé si está en condiciones de bancarse, cumpa. Mejor sigamos con los chascarrillos locales de baja intensidad que es más divertido.