martes, 12 de enero de 2010

CFK e Yrigoyen o la función política de la justicia independiente

Para el entrerriano Sampay (Arturo Enrique, 1911/1977)
"Constitución es el modo de ser que adopta una comunidad política en el acto de crearse, recrearse o reformarse" por lo tanto, "Constitución y sector social dominante significan lo mismo"
Según Sampay existen tajantemente en nuestra tradición constitucional dos concepciones de justicia bien diferenciadas y antitéticas
"la concepción de la justicia reducida a salvaguardar los derechos de los propietarios privados y a que estos dispongan discrecionalmente de sus bienes, es la idea de justicia oligárquica, y la que ordena el trabajo social y los bienes, primordialmente al logro de bienestar de todos es la idea de justicia política o justicia social o justicia del bien común."
En la guerra, hay que ocupar una u otra trinchera -decía Andrés el viejo-. Sin grises donde esconderse, el político debe optar por una o ser funcional a esa una o por la otra o ser funcional a esa otra.

Sampay nos explica las consecuencias de la "ley de sufragio llamada "Ley Saenz Peña":
Con la reforma cumplida por el Presidente Roque Saenz Peña adviene el triunfo de los sectores populares, casi en el preciso momento en que la revolución rusa de 1917 abre en el mundo el ciclo histórico caracterizado por el predominio de la clase obrero, por la economía políticamente planificada y por la transformación de los principales medios de producción y distribución en bienes públicos.
... Las circunstancias históricas que acabamos de reseñar, más el anhelo de justicia innato en los sectores populares, imprimen al gobierno de Hipólito Yrigoyen una acentuada orientación progresista. En consecuencia, se patentizó la antinomia que la reforma política emergente del pacto Saenz Peña-Yrigoyen injertó en el seno de la Constitución de 1853, o sea que los obreros, los campesinos y la pequeña burguesía, cuya explotación debía perdurar en beneficio del alto capitalismo, quedaran en condiciones de conquistar el predominio político a tráves del sufragio universal.
La oligarquía, en cambio, pretendiendo que la Constitución escrita de 1853 fuese aplicada con la intención que la burguesía le dio al sancionarla, imputa al gobernante radical la violación de la Constitución, en especial del derecho de propiedad que ella garantiza.
En la primera presidencia de Yrigoyen, en las empresas absorbieron holgadamente las erogaciones que importaban las mejoras sociales, merced a los altos precios que alcnzaron nuestros productos exportables durante la Primera Guera Mundial.
En los paises como el nuestro, donde los jueces de una Corte Suprema interpretan en última instancia la Constitución escrita, esta Constitución es lo que dichos juecen quieran que sea. La Corte Suprema, pues es el instituto de reaseguro del sector dominante en la Cosntitución real del país. Tal pieza maestra del régimen constitucional argentino permanece en poder de la oligarquía tradicional cuando los sectores populares asumen el gobierno con el triunfo del partido radical en 1916.
En una disgresión sintetizaremos la política que informa, en lo fundamental, los fallos de la Corte Suprema hasta el triunfo radical de 1916. En su primera etapa a partir de su instalación el 15 de enero de 1863, cuando la componen cospicuos de la organización constitucional -Salvador María del Carril, José Barros Pazos, José Benjamín Gorostiaga y otros-, la jurisprudencia de ella tiende a que el país sea efectivamente un solo ámbito comercial, suprimeindo cualquier especie de barreras tributarias que comportaran la subsistencia de aduanas interiores. Ya en el siglo XX, cuando el capitalismo extranjero monopoliza nuestros principales servicios públicos e industrias-ferrocarriles, puertos, suministros de electricidad, obras sanitarias, frigoríficos, etcétera-, la corte, extendiendo el concepto de propiedad privada a los bienes de estas empresas, impide la ingerencia decisiva del poder político en ellas, inmunizando de este modo al capital monopólico extranjero.
La Corte Suprema, cuyos jueces, según dijimos, provenían del "régimen", no invalida la intervención del gobierno radical en la economía, pero solo la legitima transitoriamente, aduciendo que la situación anormal suscitada por la conflagración europea de 1914 autoriza a no respetar el espíritu liberal de la Constitución. O sea, según esta doctrina copiada de la jurisprudencia de la Corte Suprema de Justicia de los estados Unidos, la Constitución no admite la intervención regular del poder político en el manejo de los bienes económicos.
La vigencia de las leyes socialmente progresivas dictadas durante el gobierno de Hipólito Yrigoyen queda, pues, limitada por un corto plazo, que vence cuando la oligarquía recobra subrepticiamente el predominio en la presidencia de marcelo Alvear. En efecto, cuando se opera este cambio político, la Corte da por concluida la situación de emergencia.
La anotada antinomia de la Constitución de 1853 hizo crísis durante la segunda presidencia de Yrigoyen, cuando Inglaterra, forzada por la bancarrota de 1929, exigió una parte mayor del producto del trabajo argentino y esto no podía consumarse sin excluir de la política a los sectores populares. Agravaba estos males que sobrevenían desde fuera, en primer lugar, la circunstancia de que Yrigoyen había sido reelegido por un movimiento popular acusadamente antiimperialista, pues propiciaba que la extracción, industrialización y comercialización del petróleo estuviesen a cargo del Estado; los agravaba más aún el hecho de que la oligarquía, como antes dijimos, había recobrado privilegios y preeminencias de todas clases durante la presidencia de Alvear, porque este gobernante, rodeado por la vieja guardia de los políticos conservadores, abandonó el designio de efectuar la democratización de la sociedad argentina, que Yrigoyen había impreso al partido radical.
Consignemos como el propio Yrigoyen fija el concepto exacto de la defección de Alvear: "Cuando ya habíamos terminado plena y culminantemente la obra que absorbió todas nuestras consagraciones públicas -escribe en seguida del triunfo electoral de 1928-, las imperfecciones y contrastes de la psiclogía moral de la personalidad humana nos han impuesto abocarnos de nuevo a ella, con más celo y fervor aún, si cabe, ya que los retrocesos son siempre más severos en las reparaciones que demandan que los avances mismos en las sendas de la infinita civilización.
Que momento!!, ¿Con quien nos quedamos?, ¿ con CFK o con Cobos?, ¿Con Yrigoyen o con Alvear?


14 comentarios:

Pucho dijo...

Tenes un problema de raiz filosofica: vos concebis cualquier acto politico, y de la vida supongo, como blanco-negro, bueno-malo, yo-los otros. Eso equivaldria a no pensar, no ser esceptico, a ser un sujeto religioso que sigue estampitas de lo que considera bueno y verdadero. Ademas, no existe en ninguna actividad humana, donde todas las decisiones son en escalas de grises. Es pura simplificacion sin sentido. Frasecitas hechas como la de la "trinchera" son solo eso, aforismos a lo Narosky que no se pueden aplicar a la realidad, que siempre es compleja. El problema es que esas frasecitas son peligrosas ya que anulan cualquier instancia u opinion contraria a los prejuicios de quien cree ciegamente en dicotomias. Una vida donde todo se reduce a que nos presionen a elegir entre Cobos y Cristina, es por demas mediocre.

OMIX dijo...

¿Como cual port ejemplo Pucho?, por que la maquina de impedir funciona a full y la de proponer no está.

Simplemente la mediocridad es me opongo a todo, la brillantez es "quiero el fondo del bicentenario", la salida es una propuesta que no sea el simple y patetico "NO POSITIVO".

En esta es asi, salvo que planteen una idea (ni mejor, ni peor), una idea les pido.

Yo tambien quiero despegarme de los K, pero la verdad es que la esperpentica oposicion me cierra todas las puertas, me clavan en la vereda de enfrente.

Gracias por pasar igualmente (y por comentar).

Anónimo dijo...

LA ARGENTINA DEL CRECIMIENTO ECONOMICO CON JUSTICIA SOCIAL NECESITA UNA DEMOCRACIA CON PODER
RAUL ALFONSIN
http://www.youtube.com/watch?v=DEztFINjlDY&feature=related

Anita M. dijo...

Los fundamentalistas nos quedamos con la Presidenta Cristina, obvio. Saludos Omix!

Pucho dijo...

Omix: te metes en falsas dicotomias, como son todas las dicotomias. Hay muchas opciones, tanto de derecha como de izquierda que son tan igualmente poco virtuosas que aquello que sean los K (de izquierda seguro que no son). Eso de decir "cuando veo a quienes se oponen a K, mas K me hago" es una soberana boludez. Es un pensamiento de imagineria pobre, una mala justificacion para aprobar el statu quo. Es casi una frase calcada de "1984" de Orwell.
Hay muchas ideas dando vuelta, pero se descalifica facil a cualquiera por portacion de ideologia o falta de ella. Pensar la unica opcion hoy son los K es directamente anti-democratico, es pensar como esta chica Anita C., que necesitamos un rey Sol patagonico que dicte nuestros destinos para siempre.

OMIX dijo...

Pucho, de onda
Cuando se caiga una idea discutimos. Mientras sea desaprobación de plano, no me queda potra que llamarlos mediocres, faltos de imaginación, pusilánimes.

Soy de los que desean un intercambio de ideas, Nosoy, no fui, ni seré K, pero tampoco soy un irresponsable político.

El conglomerado opositor compuesto por políticos menesterosos de apoyo mediático y corporaciones que defienden la rentabilidad empresaria en desmedro de la inversión en el capital social (lo que llaman gasto) provoca risa, lástima (si están lejos del poder) y pavura (si se acercan a el).
De este lado hay mucho boludo también dando vuelta, que cree que esto es la consumación de los tiempos, pero los goles metidos son goles al fin, del otro ya están avisando que van a tirar el equipo para atrás.

Pucho dijo...

Omix: te deseo suerte en tu busqueda de la verdad a traves de la descalificacion de la "oposicion" y de barrer abajo de la alfombra los tremendos errores politicos del oficialismo que vos minimizas livianamente. El problema del seguidor religioso del dogma K (sabemos que todo dogma es esterilizador de cualquier discussion seria) es que nunca va a poder seriamente escuchar lo que tienen para aportar Cobos, Binner, Lopez Murphy, Elisa Carrio y Pino sin pensar que solo quieren la destruccion del pais. Ah, tu disfraz de falso critico del kirchnerismo se le notan las costuras. De onda, tambien (el cinismo es un camino d eida y vuelta, no?). saludos.

Anónimo dijo...

Pucho, perdon que me meta, no soy K,pero que ves que puedan aportar Cobos, Lopez Murphy, Carrio y cia? metiste a Pino en ese conglomerado tambien, muy contradictorio, solo quieren ajuste, eso me asusta a mi tambien tanto como a Omix, los K se mandaron muchas cagadas, pero la oposicion asusta, lo digo como laburante.
Adrian

Pucho dijo...

Adrian: mi viejo, que era un peronista bastante crispado (yo no lo soy, diogracias), me llevaba de chico a las sesiones del concejo deliberante de mi ciudad para escuchar las distintas voces de la discusion politica. Le agradezco profundamente ese gesto que me marco para siempre, ya que he ido a todo tipo de mitin politico para escuchar de que trata la cosa en cada lado. Desgraciadamente, hoy hay que ponerse la camiseta del lider, ya no de los principios del partido politico (RIP), y negarle al rival cualquier tipo de razon. Como diria carlos salvador, a los rivales hay que pisarles la cabeza. No voy a enumerar en que punto tienen razon cada politico, incluyendo los Kirchner. Solo es cuestion de leerlos o escucharlos sin la camiseta puesta. pero en cualquier caso, todos fueron votados por alguien, representan intereses comunes de alguna gente. Ergo, al negarles idoneidad para pensar, para tener ideas, lo que uno hace es simplemente negarle validez a lo que piensan otros ciudadanos de a pie, como uno. De ahi al voto calificado y al regimen autoritario hay unos pocos pasos. Hay un problema de respeto a la investidura conferida por las voluntades populares, para hablar en un lenguaje arcaico. Pero mas arcaico es pensar que existe un lider iluminado que es el unico que piensa en el bienestar del pueblo, que se opone a intereses mezquinos, y que el resto que piensa distinto es simplemente el Mal, que solo quiere "ajuste" y "golpe".

OMIX dijo...

Pucho
la seguimos en otro posteo, tal vez mañana
Te adelanto mi visión política macro que seguramente te parecerá paranoica
A nivel regional, la superpotencia cuya férula nos ha tocado en suerte y gracia ensayará
para cada estado sudamericano un modelo distinto de compulsion imperialista (anglosajona en este caso).
Para nosotros y por el resto del año,no apto por razones de imagen para aventuras golpistas, será operar psicomediaticamente sobre la inseguridad, el disparo del dolar, las acusaciones dudosas de corrupcion y la "crisis" de gobernabilidad del Gobierno Nacional que exijan la anticipacion de un recambio "institucional" , total vicepresidente traidor tienen,todo dirigido a la tilinga clase media argentina (oh!! Jauretche) que sin embargo veranea y gasta como nunca,pero eso si,no se siente comprometida con nadie como siempre ha sido.

Y para acelerar las cosas hay que crear caos callejero. Los servicios de inteligencia deben estar trabajando a ful para detectarlos de un lado u otro.

Me parece que el fiel de la balanza pasa por la capacidad de movilizacion del pueblo en serio, en su propia autodefensa, mas alla de las mafias de todo tipo que hoy lo confunden.

Se está poniendo divertida la Argentina.

Pucho dijo...

Omix: paranoia total, pero hay una fisura en esa vision: Brasil. Saludos.

OMIX dijo...

Me imaginé que a Pucho hablar de imperialismo como lo hacían Yrigoyen y Perón no le iba a agradar mucho. Cualquier fantasma que cohesione puede restar posibilidades. Seguramente Pucho es un nacional y popular, medio gramciano, seguidor de algún partidito en formación con pié bastante metido en los sectores medios urbanos y que aspira a hacer pata ancha en la C.A.B.A.

Entonces Pucho, si sos de los mios, coincidirás que primero está la Patria, después el movimiento y por último los hombres y que los peronistas que no ligamos nada de cargos con el kirchnerismo y vimos como se lo rifaron a las liebres del sur, etc, etc mientras se "expulsaban" compañeros de valía por que no se encuadraban en la férrea disciplina "K" o simplemente por que olían a viejo, somos lo último en una escala de valores. No siempre podemos poner el carro delante del caballo, eso es una excepción, la regla es el caballo adelante, no echemos toda la carne al asador solo para que nuestro sector tenga posibilidades.

PD.- Pucho estás hablando igual que un viejo amigo de la casa, el popular y querido "Polaco" admirador de la serie cartoon "Pinky y Cerebro"..

Pucho dijo...

Omix: para mi primero esta el pueblo, sin el cual no hay patria. No adhiero a movimientos, ni sigo a lideres, y al candidato que voto no lo felicito por lo que hace si no que le demando seguir cumpliendo con las promesas. Por eso no sera que no soy peronista?
Lo que uno ve cuando lee diarios latinoamericanos es que, asi como la alegria es brasilera, la mejor yerba es paraguaya, y la melancolia es uruguaya, la paranoia del imperialismo yankee que viene por todo, por el asado, el vino y hasta la soda, es solo argentina. Lo descuento al amigo Chavez, que como anti-imperialista le compra y vende todo al mismo imperio. Por que sera? Quizas sea algun impulso freudiano por desplazar las culpas por las cagadas y traiciones entre nosotros mismos, parafraseando mal al Martin Fierro? Vos Omix debes tener la respuesta.
Saludos.

Anónimo dijo...

I like use viagra, but this no good in my life, so viagra no good.