martes, 4 de agosto de 2009

La ideología del "campo"

El sábado en the station Eleven Manolo y Diego F se trenzaron en la defensa de los conceptos "Gente "(Diego F) y "Pueblo" (Manolo). La discusión fue larga y amena.

"Gente" es algo asi como neutro y por lo tanto funcional. Pueblo aparece como un concepto anácrónico en los mentideros del stablishment, pero a mi manera de ver es más comprensivo, menos reductor, más amplio en lo concreto y nos remite al concepto de Justicia Social, mientras que "Gente" refiere a las diferencias, al sesgo plutocrático, al voto calificado y a la legitimidad segmentada. Espero la explicación de esto que deben darla a Manolo y Diego F.

Gente aparece como concepto neutro. Hacer desaparecer el concepto Pueblo no es un acto anodino, y pasarle por arriba con el concepto "Patria " como superador (el espiritu mpregna mucho más que la razón, no explica, apasiona) es un intento por "liderar" desde el relato con que se dirigen a la sociedad en tono épico. Por eso es que necesitan ser los débiles que se rebelan de la tiranía y lo peor que podemos hacer es darles ventaja en esto.

La derecha argenta parecía carecer de huevos, ocultan su ideología. Ahora los nuevos ideologos están orgullosos de ser liberales, no están dispuestos a que los cuadros que formen sean la "derecha vergonzante" el "liberalismo culposo".

Es digno reconocerle la sinceridad como una virtú.

Aquí se los nombra, los ideologos de la derecha argentina actual y orgullosa de serlo son el politologo liberal Felipe Noguera y el filósofo Alberto Berro. Si speech writer pero el discursete estaba tan bien escrito -según los concurrentes a la Sociedad Rural- que hasta le exigían al Jefe de Gabinette escucharlo.

El siguiente es un reportaje a Noguera de hace unos años pero que sirve para descular el pensamiento de esto que podríamos llamar la derecha patria. Me parece que intentan contraponerla a la izquierda populista, términos de la confrontación "Patria y Pueblo".
Felipe Noguera es un reconocido especialista en transferencia de tecnología. Su formación incluye, entre otros, un grado en el Balliol College (Oxford) y estudios de postrado en Economía y Sociología. Obtuvo el “Eisenhower Fellow” estudiando el desarrollo de políticas públicas y campañas presidenciales en Estados Unidos. Se desempeña como consultor, estratega y encuestador, realizando más de cincuenta elecciones presidenciales en doce países. Asesoró a nueve jefes de estado en comunicación gubernamental. Es también presidente de la asociación Latino Americana de Consultores Políticos y secretario de la Internacional Association of Political Consultants. Obtuvo varios galardones, entre ellos el “Best International Public Affairs Campaingn” (2004).

¿Cuál es la razón por la que el liberalismo, como partido político, no existe en los países importantes?

Entiendo que se debe a una diferencia de estilo entre quienes se ocupan de lo ideológico y los que hacen política partidaria y ahí el liberalismo es la víctima entre los ideólogos y los políticos. Esto, en muchos países, incluida América Latina, genera un colapso de la democracia representativa y un comienzo de una democracia participativa con el fenómeno de llevar ésta en su interior un ingrediente como el populismo con que se disfraza de lo que demanda la gente y entonces en ciertos momentos hay políticos que son liberales y se genera un problema adicional para el liberalismo, pues gente que no es liberal incluye en sus programas o plataformas propuestas que luego desvirtúan y para la opinión pública queda como el liberalismo no sirve pues no da soluciones a sus problemas. Es el caso de Menem, en la Argentina, o Fujimori en Perú, que dijeron, bueno esto es lo que hay que ofrecer ahora, pero lo hicieron acompañado de otras medidas que desvirtuaron la idea. Como ejemplo sirve el hecho que se privatizan empresas del estado y no se baja el gasto público, por lo que la gente no pudo apreciar las ventajas de la privatización.

¿Parecería que los principios liberales sólo se pueden implementar en pequeñas sociedades?

El liberalismo, al no estar organizado para defender sus ideas y permitir que otros las usen y mal, se desvirtúa, siendo demonizado por los gobiernos populistas de los años 90, siendo ellos justamente quienes se disfrazaron de liberales pero no supieron defender importantes medidas que se tomaron en esa época.

Completando la respuesta, tenemos países donde se logró una buena organización del liberalismo. En Irlanda o Nueva Zelanda o países de Centro América, se puede observar como todos ellos terminaron de salir de graves crisis y entonces sus líderes olvidan detalles ideológicos y se ponen de acuerdo en programas básicos y claros para ofrecer a la población.

En un seminario realizado en la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires, en el mes de marzo, se sostuvo que era imprescindible la unión de Ricardo López Murphy y Mauricio Macri para que el centro político encontrara a sus referentes unidos. La unión se realizó. ¿Qué futuro ve usted en este proyecto?

Lo que queda claro de las exposiciones en ese y otros seminarios es que por un lado hay que rearmar los partidos existentes, teniendo que aceptar estos que no son los dueños de todo el espacio político y van a tener que coexistir con otras formaciones, con las cuales deberán complementarse y formar una nueva simbiosis. Veo en el futuro partidos con gran arraigo local (provincial o municipal) junto a organizaciones políticas de otros distritos, que a su vez se confederarán en una gran fuerza nacional que tenga que ver con la cosa pública de todo el país.

De ahí que las alianzas que se hagan, entre Ricardo López Murphy, Mauricio Macri, Sosbich y otros, tienen que estar mirando este modelo y no ser demasiados exigentes y excluyentes en lo ideológico, para así poder construir una fuerza importante, respetando la capacidad de esos partidos de hacer política en lo local. A su vez no se puede dejar de lado la importancia que tiene para la supervivencia de estos nuevos partidos el ejercicio de la democracia interna. Esta no puede ser bloqueada por falsos argumentos ideológicos. Los que no quieren democracia interna se sienten dueños de la verdad y guardianes de los principios.

¿Es decir que la democracia interna en los partidos es fundamental para la supervivencia de los mismos?

Así es. No hay que temerle al internismo que algunos argumentan que se crea con la democracia interna. La única manera de impedirlo es con más democracia interna. Las veces que participé en proyectos para elegir candidatos pude observar la comparación de este método con todos los demás, como el voto calificado,” el dedazo” o encuestas, y los problemas generados por estos últimos son mayores. Hay una interesante alternativa que es aplicar el sistema de voto preferencial para que el partido elija sus candidatos y luego en las elecciones generales usar el voto distrital, ya que en elecciones de gran cantidad de ciudadanos el primer sistema se hace complicado.

¿Se puede llegar al poder sin populismo?

Yo creo que sí, que se puede. Primero hay que comprender el fenómeno populista y después crear una alternativa política moderna en su actuar y forma de comunicar sus propuestas; de hacer una campaña proselitista distinta y lograr así discutir con el populismo y demostrar que nuestra propuesta es la mejor y cuan perjudicial puede serle al pueblo la propuesta populista. Lo peligroso es creer que solamente por emplear nuevos métodos estamos en condiciones de vencerlo. Este sería un proyecto de muy corto plazo si antes no se piensa en el después, es decir, qué se va a hacer y cómo.

¿Podrá la sociedad argentina distinguir un camino alternativo al populismo?

De esto se desprende que el trabajo político futuro es de una gran responsabilidad y nada fácil de hacer. Ese camino se construye de abajo hacia arriba, sin una gran exigencia en la búsqueda de coincidencias, salvo en lo ideológico, ni buscar en los demás linajes y pureza. Yo creo que se puede llegar al poder sin el populismo de aliado. Hay que unir las necesidades políticas actuales, ofrecer una confederación de partidos exitosos en sus provincias o municipios, en tanto se trate de partidos vecinales capaces de resolverle los problemas a la gente y que posean un mecanismo de democracia interna que permita la participación de los militantes. No nos sirve un partido personalista, nacido de un acuerdo entre unos pocos “elegidos”


PD varias:
Para más info sobre Felipe Noguera leer informe de Fernando Krakowiak aqui, y más actual Alejandra Dandan aquí.
Sobre Alberto Berro pueden leer esta nota que el mismo escribió para La Nación y que me parece que tiene que ver con esta visión de las cosas que con Hegel mismo.
Aqui Videla el bueno dice al respecto: "el fordismo global que Fukuyama saluda como Hegel celebrara la batalla de Jena, apunta a un fenómeno mucho más inquietante que el fin de la idea de progreso. El fin de la historia es aquí sinónimo del fin de la razón política, como la capacidad de encontrar solución a los conflictos de intereses que siempre son inherentes a los procesos socioeconómicos.".

Patria, Pueblo y Perón
Pueblo y Patria en Evita
Conceptos filosóficos sexo/género/importancia de los conceptos

5 comentarios:

don segundo dijo...

Compañero, quiero creer que lo de "postrado en Economía y Sociología" es un error tipográfico y no una adjetivación...

¡Qué mal le hace esto a la república!


:-D

Anita M. dijo...

Compañero Omix, me manda su email que le quiero mandar unas novedades sobre el diario digital y demás yerbas?

Ariel dijo...

¿Cuántas veces escuchaste decir "La gente es una mierda"? Yo, muchas.
¿Y cuántas "El pueblo es una mierda"? No recuerdo ninguna.
Lo que pasa es que hay cosas que no se dicen, no tanto por falaces como por inverosímiles.

Para mí, es así nomás: entre "pueblo" y "gente", hay una fosa común de diferencia, donde según algunos yace el Sujeto (aunque, para mí, éste anda vivito y coleando).

OMIX dijo...

Don Segundo
Lo corté y pegué y como leo de corrido no lo había notado, lo puedo corregir pero no lo voy a hacer, me gusta asi

Ariel
También escuché decir que este pais es una mierda pero como eso no lo aguanto, el que lo dice una vez frente mio termina no diciendolo más (frente mio, claro).

Anita M
Después contame a que se debe esa ropa deportiva

El Conurbano dijo...

Omix: ¿tuvo rico el asado anoche?

saludos