sábado, 15 de noviembre de 2008

El peronismo, esa Gran Bestia Pop (&Nac)

Los poderes fácticos sienten que la Gran Bestia Pop (& Nac) se les viene encima. A la recuperación de la acción de oro de YPF, le siguieron las estatizaciones de la ex Obras Sanitarias y Aerolineas Argentinas y marcha con fritas la estatización del sistema jubilatorio, lo que va dibujando un panorama más parecido a verdadero progresismo que abandona ese menem-duhaldismo con derechos humanos y superación del vetusto peronismo de los primeros tiempos kirchneristas, según la definición del amigo Manolo (1).

El kirchnerismo parece diluirse lentamente (the thrill is gone para el progresismo), al tiempo que el peronismo conducido por los Kirchner se fortalece y emprende la carga contra varias corporaciones. Hecho que refuerza mi idea loca que mejor hubiese sido no haber pretendido escapar de ese sino, por que en gran parte de los 4 años de vigencia del intento de superar al peronismo reinó la calma chicha respecto al orden establecido, so pretexto de la debilidad de origen y de la imposibilidad de construir con un 95% de lo que consideraban bosta y 5% de lo que consideraban buen barro.

Parecía que la élite que se abrigaba al calorcito del poder kirchnerista tenía el enemigo cambiado, y que las energías debían agotarse solo en enfrentar a un monstruo que en lugar de estar en el sistema estaba en las entrañas.

Igual prurito tiene en nuestros pagos el "compañero" Sabbatella con su pretendida predica de construcción de una fuerza política con marcado perfil de minoría selecta, en las antípodas de la construcción de una mayoría, como tradicionalmente propuso el peronismo.

Pero dejemos las pulgas para volver a ocuparnos del perro, en este segundo mandato "K" el peronismo gobernante describió un giro que preocupa al orden establecido.

Hasta en algunos casos, como con las consecuencias del fallo de atomización sindical, la metralla cae sobre las propias lineas choripaneras, pero sirve para obligar al sindicalismo a reordenarse y darle un poco de coherencia al tablero interno, a la vez le da una victoria moral a un sector, al que los único males que le veo es que es permanentemente reunionero y en oportunidades se pone sectario o selectivo.

Si bien el chacho-albertismo (en realidad ditellismo) aparece como alejado del poder, de aquella experiencia no salieron perdidosos: les quedó un poder integro en sus manos: la Corte Suprema de Justicia (CSJ), como sumatoria de los múltiples gobiernos clasemedieros que nos ha tocado en suerte.

Esa CSJ consecuente con su linea de pensamiento (y “a justicia”) pateó un centro para su hinchada. El aparente golpe consigue rápidamente la simpatía de parte de la progresía argenta (a la que yo defino como la simple suma de prejuicios de subclases+identificación con la socialdemocracia europea), y renueva en el imaginario de estos sectores la ilusión de poder construir una socialdemocracia sin los aborrecidos sindicatos, algo así como un rizzotto pero de lentejas, una feijoada sin porotos.

La lucha que se avecina necesita otro sindicalismo, que quedará configurado lejos de lo que es hoy la CGT de los gordos y la CTA. Lo bueno es que el sindicalismo en su conjunto se verá obligado a actualizarse y revalidar titulos que no sean los que confiere el aparato y su lógica consecuencia: el dedazo. Aunque se las ven venir pues muchos (si muchos) van a revalidar legítimamente sus mandatos, lo que va a dejar perplejo a más de un sesudo analista que intenta que acomodemos el cuerpo al traje.

Varios kirchneristas puros se dieron cuenta que tambien hay hostiles fuera del peronismo y empiezan asumir que no todo se reduce a derechas e izquierdas y eso los obliga a emborracharse para poder pasear del brazo con quien jamás hubiesen soñado que iban a andar.

Del otro lado está el “stablishment”, que comienza a acusar recibo de los golpes y a estas alturas no se aguanta una. Intentan vanamente reeditar aquella “mi noche triste” para el peronismo conducido por los K que se dió con el voto “no positivo” y no saben como conseguirla.

Y ante cualquier contrariedad desahogan su bronca en el primer salame que encuentran. Sino fijense como titula Infobae una nota que pone solo para decir que no perdona la defección que implica el “pase a la neutralidad” de algunos que en su momento les han servido (les han sido serviles) :
“Cobos se nombró presidente y se excluyó de la votación clave por la reforma de AFJP”

Nuevamente, no habrá voto positivo del Vicepresidente en el Senado.

http://infobae.com/contenidos/415196-100799-0-Cobos-se-nombr%C3%B3-presidente-y-se-excluy%C3%B3-la-votaci%C3%B3n-clave-la-reforma-AFJP
(1) deshonestidadintelectual.blogspot.com