lunes, 7 de agosto de 2017

Leuco, Verbitsky, Carrió y Macri

La confrontación, la grieta, la polarización impide que las y los argentinos nos pongamos a solucionar nuestros problemas y nos mantengamos estancados.

Mientras ambos costados de la cicatriz que nos duele a todos (léase grieta) no paran de tirarse cadáveres, presos, causas, y mierda unos a otros alguien reparó en un detalle:
Leuco, Verbitsky, Carrió y Macri
Leo en TN: “Alfredo Leuco acusó a Horacio Verbitsky de ser el máximo encubridor de la corrupción". ¿Qué habrá pasado? Se refiere a una nota salida ayer en un matutino en la que Verbitsky involucra a Macri con Odebrecht. No hay un solo delito, ni una sola información sobre algo incorrecto” responde Leuco. Me parece, con todo respeto, que semejante negación “no hay un solo delito,…” le corresponde a un vocero oficial del gobierno y no a un periodista independiente.  
Me llamo la atención que Leuco descalificara al cartero, técnica harto usada en la Argentina. La premisa “el cartero es un encubridor de la corrupción K”, no impone que el contenido de la carta sea falso. No demuestra nada. Hablamos de la carta, no del cartero.
Pucha digo, ¿qué habrá escrito Verbitsky para que Leuco haga semejante afirmación? Entiendo que se refiere a este párrafo: “el Grupo Macrì es socio de Odebrecht en el fondo de inversión Blackwood Group, creado en 1998, cuando el actual jefe de Estado era vicepresidente ejecutivo del holding familiar Sociedades Macrì (Socma)”. Si esto fuera cierto, no sería necesario que en una nota periodística se demuestren los ilícitos. En todo caso justificará una investigación para atribuir o deslindar responsabilidades. Lo que no se puede evitar es sospechar que: si ya se conoce en plenitud el “modus operandi” corrupto de Odebrecht, sus socios estén limpios de haber participado en dicho “modus operandi”.
Según el dictamen de la fiscal general Gabriela Boquín”, “un banco caribeño de Odebrecht ayudó a los Macrì a  manipular las mayorías en perjuicio de los acreedores en el concurso del Correo Argentino, soportando para ello fuertes pérdidas”. Es decir, el banco del grupo Odebrecht con el que estaba asociado Macri, perdió plata en el concurso arrastrando al resto de los acreedores. Sencillo, lo que el banco perdía por un lado lo recuperaba en la sociedad con Macri. Así los únicos perdedores en el concurso del Correo eran el resto de los acreedores. Esta es una maniobra corrupta. Y es muy verosímil. Quedará para la justicia llegar a la verdad, pero es muy verosímil para quienes conocemos algunos antecedentes de los Macri. Y la sospecha queda fundada.
Seguramente Elisa Carrió (que se erigió a si misma como fiscal de la República y la honestidad) tenga algo para decir. Por ahora no vi nada. Tengo la fuerte impresión que Carrió no mide a todos con la misma vara. Es más, respecto del gobierno, me parece que ni vara tiene.
Claramente el problema que se empieza a ventilar muestra que “no se puede apagar el fuego con nafta”. Error en el que incurren muchos moralistas que, como bomberos, incendiarían la Ciudad peor que Nerón.
Finalmente el involucrado Macri. Pasaron más de 30 horas desde que se imprimió Página 12 de ayer. Si siguen pasando las horas sin que el Presidente de la Nación Argentina aclare el panorama, tendremos que recurrir la viejo dicho “el que calla, otorga”.
La corrupción es una mancha que corre a los argentinos por dónde vamos. Si esa era la preocupación de “ayer”, es la preocupación de “hoy”. Ojalá el gobierno no se mantenga en silencio de radio. by Mario Mazzitelli

http://mariomazzitelli.com/leuco-verbitsky-carrio-y-macri/

miércoles, 2 de agosto de 2017

La economía de la que Estaban Bullrich no habla

¿Quien gana y quien pierde en la economía macrista?

Al respecto Marco Lavagna dixit:
Hoy estamos en la disyuntiva entre aquellos que creen que los brotes verdes ya son un "bosque" y los que centran la discusión en que el consumo está en caída libre. ¿Quién miente y quién dice la verdad?
Las ventas de alimentos en supermercados caen pero los viajes al exterior crecen al 14% anual. Las ventas de leche se desploman 18% anual pero los patentamientos de autos importados se disparan. ¿Cómo es esto posible?
La respuesta es que si bien hay una tenue recuperación, es más lenta que las típicas reactivaciones argentinas (a mitad de camino para recuperar lo perdido en 2016) y es profundamente heterogénea y concentrada. Y es en este punto donde cuestiono el modelo económico de Cambiemos: el promedio "da bien", pero se construye con mejoras de los que más tienen y empeoramiento de la clase media y media-baja. Esta heterogeneidad es lo que en parte explica por qué aún "no le llega a la gente".
Veamos entonces quiénes son los beneficiarios y quiénes los perdedores. 
Por un lado, está "mejor" el trabajador en relación de dependencia de un sector "ganador" del modelo (bancos, cerealeras, etc.), aunque en muchos casos no pueda ni recuperar lo perdido en 2016. En cambio, el de un sector "perdedor" (industria, comercio) no sólo tiene menos chance de recuperar lo perdido por paritarias más acotadas, sino por la posibilidad de sufrir recortes de turnos. 
Esto es especialmente preocupante para el dueño de una pequeña y mediana empresa (pyme) industrial (hay 60.000 en blanco), y consecuentemente sus empleados, que sufre la presión de los costos, los tarifazos, el salto de la competencia importada (las cantidades importadas de bienes finales son récord), el consumo débil y que 4 de cada 10 pesos que factura se vayan en impuestos. Ejemplos de esto son una pyme textil, una gráfica o una plástica....