miércoles, 11 de julio de 2012

Materia pendiente que este Gobierno ya no va a resolver

"No supe, no pude, no quise"...
Sintesis de las consecuencias de las intervenciones federales (encubiertas) a la Provincia de Buenos Aires y el porque de los subsidios por lo que pretenden tenemos que agradecer al gobierno federal con la sumisión eterna.
Federico Muñoz, director de la consultora Muñoz & Asociados, analiza el sistema de distribución de ingresos impositivos, una ingeniería fiscal que castiga a Buenos Aires y cuya reforma resulta una empresa utópica (Entrevistado por Gustavo García). 

-Dada la disparidad en el reparto de los ingresos de la Coparticipación Federal, ¿es un sistema injusto?
-El sistema en sí no es injusto, de alguna manera hay que resolver el problema de cómo se reparte entre los distritos subnacionales lo que es la recaudación nacional. Para eso hay que diseñar un régimen de coparticipación de impuestos. Cómo se ha llegado a este sistema que discrimina a la provincia de Buenos Aires, es largo.
...
-¿Por qué fracasó el rediseño del régimen cuando se reformó la Constitución en 1994?
-Cuando se hizo la reforma de la Constitución, el mandato es que tenía que diseñarse un nuevo régimen de Coparticipación Federal. El drama de una reforma del régimen de coparticipación es que la reparación es fáctica y políticamente imposible. Es muy evidente que se discrimina a Buenos Aires. 
...
-(Hay un reparto primario y uno secundario y) También hay un reparto automático y otro discrecional...
-Lo automático es básicamente lo que se reparte por coparticipación y algunas otras leyes especiales que estipulan cuánto le va de ciertos recursos a las distintas provincias. Lo discrecional son transferencias del Gobierno Federal, que deciden de acuerdo a las necesidades políticas u objetivas que ellos consideren. 

-¿Cómo estaría ubicada Buenos Aires en este reparto discrecional?
-El último dato disponible es del 2010, y no estaba tan perjudicada. Estaba recibiendo el 30% de las transferencias discrecionales a provincia. Es decir, el 20% de las automáticas y el 30% de las discrecionales. Estas últimas corregían en parte esa discriminación.
...
-Un informe de su consultora establece que si Buenos Aires hubiera recibido el 40% que le correspondería, tendría u$s 7.000 millones más. ¿Tan amplia es la brecha?
-El 40% ese es absolutamente irreal, es un ideal. Es lo que surgiría si uno arrancara de cero en un nuevo régimen de coparticipación, con criterios objetivos. El otro dato, lo que recibió alguna vez, los 28,5 puntos, estaríamos hablando de u$s 2.300 millones, que al cambio actual son $ 11.000 millones. Y todo el lío se armó por $ 3.000 millones. Cualquiera que conoce de la gestión económica y el federalismo fiscal, sabe que esto no es algo novedoso.
-¿El sistema se transforma en una herramienta de dominación política?
-Sí, claro. Eso es evidente.
-¿Alguna otra provincia tiene semejante dependencia de los dineros nacionales?
-Ninguna está tan endeudada como Buenos Aires. La provincia sale a jugar el partido con 9 jugadores, es demasiado determinante la asimetría en el reparto de los fondos como para remontar esa situación.



4 comentarios:

Anónimo dijo...

Borrón y cuenta nueva. Hay que volver a las semanas previas a la revolución de Mayo!!!! Psss....

LolaMento dijo...

si Buenos Aires de lleva el 30% de las discrecionales el 70% va a las 22 restantes. Es decri 3,18% a cada uno de las 22: 10 veces menos que Buenos Aires

Me parece que Buenos Aires es la privilegiada!

OMIX dijo...

La discrecionalidad te la da como dádiva y como tal te la saca.

Otro problema es que está condenada a la reverencia eterna, te pone un patagonico o un riojano el gobernador, y esa/e mismo/a te lo saca, te dice que quiere que abras la tranquera provincial al juego y encima que es para tal empresario y asi con todo. Fea la actitud.

LolaMento dijo...

Por favor Omix!

el gobernar no es matematica ni cartesianismo

tan importante como la idoneidad (o mas) es la lealtad y el compromiso con un proyecto político; sin compromiso no se puede ser proactivo y si uno detecta una bolsa de papas o alguien que tira en contra y simula lo contrario hay que "discrecionalmente" rajarlo.