sábado, 17 de diciembre de 2016

#SalarioNoEsGanancia y otros aciertos

Cierra el 2016 y hay que empezar con los balances.Este año, a muy grandes rasgos, hay que destacar tres puntos en la agenda massista.

En general: massita y el contexto "Corzo Gomez" en el que se mueve.
Massa, por haber sido descartado y desfinanciadas sus campañas en 2013 y 2015 tiene las manos librres y por lo tanto puede pegarle a los poderosos argentos sin temor a perder algo (mas que su vida, claro). El juego legal, la renta financiera, las cerealeras, los industrialistas de la UIA, etc ademas de las mafias son su blanco preferido. Sin ir mas lejos estos dias vimos a Paolo Rocca y Rattazzi pedir "que se reabra el orfanato para multi-mega millonarios" como apuntó en redes sociales. Los megaempresarios de la inversión propia sin riesgo volvieron a pedir el subsidio de la inversión estatal para la infraestructura que ellos necesitan y obviamente opuestos a privilegiar al laburante en ganancias y perjudicarlos a ellos y sus socios.

Alguien, alguna vez, apuntó que en 1943/45 Perón no quería atacar a la oligarquía pero la intransigencia de esta respecto a las políticas propuestas y las muestras concretas de la intima persuasión de los dueños del poder de "saber como" utilizarlo para su causa o bajarlo de un plumazo lo hicieron anti-oligarca. A Massa le ocurre algo parecido, la necedad y soberbia del circulo rojo, lo está formateando anti-stablishment aun a su pesar,, cuenta de ello lo da el acercamineto de las centrales sindicales a sus "locuras".

El acercamiento Stolbizer- Massa, que no quiere ser encasillado como un acuerdo electoral y que por el momento es solo coincidencia en sus respectivas agendas legislativas.

Pero para Massa no es solo la casualidad del encuentro, con Stolbizer busca explicitar su vocación de continuidad con la política de alianzas formulada entre 2005/7 con el progresismo, pero evidentemente sin la tutela del CELS y alejado del ex PCA de Heller y Sabbatella (orgánicos y verticalistas) y mucho mas aun del ladriprogresismo de D'Elia, Milagro, Esteche, etc en tanto y en cuanto asume un compromiso de "al q roba le cortamos las manos, y va en en serio" . En ese sentido, cada vez que CFK le da un abrazo de oso a Massa, este invoca a Stolbizer y los efectos del abrazo mortal se diluyen. Stolbizer también gana, como víctima que es de las polarizaciones, pero eso corresponde tratar en otro escrito.

Con Ganancias Massa actuó como tractor del sistemas de ideas, logró que kirchnerirstas y macristas cruzaran la vereda de la defensa y ataque de la propuesta haciendo del teorema de Baglini una lex sacrata. El kirchnerismo porque fue defensor a ultranza de la percepción de Ganancias y ya fue atraido hacia el campo de "salario no es ganancias", Macri fue llevado a la vereda contraria, encima muestra que el "latigo y chequera" seguirá vigente  en su gobierno, aunque aun no haya aprendido a usarlos.

Desaparecen las acusaciones desde el campo peronista de "desfinanciador" del estado, oportunista, y de ventajero de cargos que no discute temas concretos ni ideas desde el macrismo; y, con ello, descoloca bastante a los estado mayor mediatico de los dos dispositivos de medios mas potentes de la Argentina (Clarin/TN en ascenso y el kirchnerista que resiste en manos de los fundamentalistas que bailan sobre la cubierta del Titanic).

Massa (como señala Stolbizer)  fue quien puso "en debate" el tema con el que todos los candidatos habían asumido un "compromiso" durante la elección presidencial. Compromiso asumido para captar votos de Massa ya en la elección de octubre y mas que nada en el balotaje, pero asumido al fin. Aqui se anota un poroto democratico, por su defensa de la voluntad popular que debe reconocersele, pero que a la corta va fidelizando su base.

Enemigo publico N°1 del filotumberismo
Ademas de ganancias y Stolbizer  tiene en excarcelaciones otro punto de quiebre con el kirchnersimo lo que hace competir con sectores macristas que empiezan a desencantarse y algunos de los que votaron a Scioli (mas que nada en el interior del país). Algunas protestas intra-carcelarias hicieron que el macrismo desande camino.

A Massa, que no gobierna, la Argentina tumbera (culturalmente tumbera) lo empieza a ver como su enemigo principal y centro de sus preocupaciones. El cristinismo filotumberista (con Verbitsky a la cabeza)lo tenía como el adalid "interno" de las políticas de seguridad. Massa cubría el rol de enemigo en el relato y allí Scioli jugaba de adversario, del tipo de los que pueden ser controlados. La pelota vuelve esta semana a los pies del tigrense.

Final
Con todo este 2016 fue mas productivo que aquel glorioso 2014 massista. Aquel era un gobierno en retirada, aunque no se dio por enterado hasta el 11 de diciembre de 2015, que había sido derrotado el año anterior, que no contaba con el consenso de "luna de miel" del primer año de un nuevo gobierno y la presidenta actuaba de manera irreflexiva y frenética. El 2016 se presentaba, mucho mas difícil, justamente por lo contrario.

Aprendió bastante el pichón de estadista, en el principio de 2014 encontró el balón picando en el área y lo empujó a la red (código penal), el efecto se diluyó para el inicio del año electoral. En 2016 tuvo que construir la jugada desde cero y lo hizo, y el punto de madurez de la escalada ascendente se da en este fin de año, mucho mas cerca del turno electoral y aun le queda darle  una oportunidad a un acuerdo mas amplio con Stolbizer y la  socialdemocracia, y repasar el tema de las excarcelaciones para continuar en la senda de la "seguridad" que sin ser el punto principal de preocupación de las mayorías es, al menos, uno de sus exigencias. Stop

Besis mis bobalicones y bobaliconas.