jueves, 18 de agosto de 2011

esta derrota, aquella derrota

Se equivocan los que despechados muestran el resentimiento que anida en sus corazones.
"La gente mira Tinelli y si puede pagar el plasma, no le importa nada más" dijo el inefable Biolcatti.

Pero no fue el único  estos días de libretos que pasaron del escritorio a la papelera, jornadas oscuras para una oposición desorientada, al que se le escuchó gemir un lamento tanguero que amenaza con seguir.
De mil formas diferentes dijeron cosas parecidas a "ya van a arrepentirse de haber votado así", d. Votaron mal es lo mismo que sostener que "no saben votar" o blandir la amenaza del voto calificado. Estas cosas parecían superadas pero parece que estaban ahí, esperando a aflorar.
El animo en esas filas es parecido  al que expresara Louis Althusser  en aquellas lineas que le dedicó a Jean Guitton "No sufra al verme tan alejado de usted en ideas. Hay muchas moradas en la casa del Padre". "Después de un año muy activo, me siento caer en el agujero. Estoy expuesto a los cambios, incluso en el mismo momento en que creía escapar. Ésta es mi cruz". "Mi universo de pensamiento ha sido abolido. No puedo pensar más. Para hablar en lenguaje tala [en jerga estudiantil de hace unas décadas, católico], os pido vuestra oración".

De este lado del rio hubo ensayos similares en 2009, pero no había otra elección cercana como esta vez. Después del 28J no había necesidad de cautivar electorado alguno. Estos muchachos de la opo parecen no haber entendido que tienen que barajar y dar de nuevo, como el adolescente aquel que rebotó una vez con la más linda del barrio y no se dio por vencido. Ganó después y entendió que  no solo se gana por lindo, también se gana por insistidor. No es bueno el espectáculo que dieron estos días.
Dejo dos textos sacados de Artepolitica para nuestros hermanos y hermanas de la oposición que creo sería conveniente leer por que ayudan a repensar  lo que están haciendo y lo que deben hacer
"la hora de los bollos" 
del 30 de junio de 2009
y
"Al cabo que ni quería" del13 de julio de 2011
Nicolás Tereschuk (Escriba)
Por