domingo, 1 de diciembre de 2013

Dos notas, dos sobre el peronismo Justin Bieber

Mientras Verbitisky respira por la herida y convierte en perversos a los miembros de la congregación de salesianos (no se salvan ni Don Bosco ni Ceferino) todo La Nacion de hoy se dedica a mostrar que todo el peronismo es un animal histrionico.
"El peronismo pirómano y bombero a la vez" podría haber sido un buen titulo de la nota de Fernandez Diaz (que disfruté de leer)
Recuerden que todavía en julio éramos un modelo sin ajuste que le daba lecciones al mundo, aquellos viejos y constipados países que se derrumbaban frente al éxito impensado de la inventiva argentina.
...
Obligado a realizar un primer balance del nuevo gobierno argentino, me sentiría tentado a declarar que el peronismo ha copado la cabina y se ha hecho cargo del timón. Me refiero al peronismo troncal, libre de humo progre y de infatuación revolucionaria. La prosaica liga de gobernadores, para ser más exactos. Porque miren que la liga esta vez ligó: mientras la gran dama se recupera con sales en su camarote, el peronismo puso a uno de sus hombres más ortodoxos en el vértice máximo del poder y le pidió que hiciera de urgencia un massismo exprés con cama adentro: si no puedes con tu enemigo, al menos trata de imitarlo. Capitanich, Massa, Gioja, De la Sota y Scioli son animales (políticos) de una misma manada. Digamos que son cebras, y que Cristina era cabra. La Presidenta convenció en su momento a su tropa de que Insaurralde ejercía la política como un heraldo sublime de lo nacional y popular, y que Massa era un infame neoliberal que atrasaba. Insaurralde, pocas semanas después, se convirtió en un Fariña: una celebridad viajera de las revistas del corazón a quien hasta sus propios compañeros vapulean. Y las aborrecidas intenciones del intendente de Tigre son de pronto llevadas a cabo con exactitud y esmero por quienes hace cinco minutos vomitaban ante la sola idea de arreglar con el Club de París, negociar con los holdouts , congraciarse con el Fondo, reformular el Indec, detener la hemorragia de las reservas, buscar inversiones extranjeras, retornar al crédito internacional, amigarnos con Europa y pagarle unos morlacos a Repsol. También sentían náuseas ante la sola idea de despedir al prócer del rabanito y del pan a diez pesos: carne para todos, pescado para todos, cerdo para todos, y si quiere importar medicamentos o libros, exporte bombachitas de La Salada. Un homenaje para ese gigante de la Patria que parecía intocable. Hasta que lo echaron por la borda.
El objetivo del nuevo gobierno, parafraseando una antigua metáfora náutica del maestro Nun, es reparar el barco en alta mar y en medio de la tormenta. ¿Podrá hacerlo esta vez? ¿Es posible pegar un volantazo brusco y ganar contra reloj confianza interna y externa, ser creíble después de haber sido increíble? He aquí la madre de todos los enigmas. 
http://www.lanacion.com.ar/1643535-el-peronismo-en-la-cabina-y-cristina-en-el-camarote
Después de esa lectura paso azarosamente a encontrarle marco teorico a la observación de Fernandez Diaz.

Dice Natanson en Pagina12
Asistimos a lo que el politólogo francés Bernard Manin llama una “metamorfosis de la representación”, un cambio profundo del lazo que une a quienes eligen con quienes deciden. Para Manin, la representación ya no descansa, como antes, en divisiones fuertes de clase, pertenencia social o adscripción religiosa, que fueron el germen de los grandes partidos de masas del siglo XX, ni tampoco en motivos familiares, esas “herencias ideológicas” que se transmitían de generación en generación y que se rompían sólo en ciertos momentos, como en la Argentina de los ’70, cuando muchos jóvenes contestatarios de clase media se hacían izquierdistas o peronistas para desafiar edípicamente a sus padres conservadores o gorilas.
Pero no nos desviemos. Lo que quiero plantear es que la transformación del vínculo representativo, un fenómeno de alcance mundial que se manifiesta de manera diferente en cada país, implica un cambio formidable en los partidos políticos, que ya no funcionan como un reflejo más o menos mecánico de la estructura social y que asumen en cambio formas amplias y fluidas. Convertidos en dispositivos atrapa-todo, desideologizados y lábiles, los partidos son como adolescentes hiperhormonados compitiendo por los favores de las chicas de la clase. Porque la contracara de esta transformación partidaria es una ciudadanía cada vez más independiente y autónoma (veleidosa, freudianamente histérica), una nueva presencia ciudadana que decide el voto ya no en base a lealtades partidarias arraigadas históricamente sino a partir de la “oferta electoral” que se le presenta y que se sustenta sobre todo en la imagen de los candidatos que proyectan los medios de comunicación. Una ciudadanía que se comporta como un “consumidor exigente” (la expresión es de Pierre Rosanvallon) que mira y compara y recién después elige.
... el fenómeno implica diferentes países y es transversal a las más variadas tradiciones ideológicas, porque es el reflejo de una mutación general de la política en la cual los partidos son –junto con la personalidad de los candidatos, su imagen en los medios, las propuestas programáticas, etc.– sólo un dato más del proceso electoral: desempeñan un rol instrumental, y sus nombres se adaptan a ello. Y en este sentido una última reflexión: a veces las fuerzas políticas eligen denominaciones que refieren a un objetivo, en general abstracto y ambicioso, tipo libertad, república, igualdad, etc. En algunas ocasiones el fin es menos nítido, como ocurre, por ejemplo, con el Frente para la... Victoria. Y en unos pocos casos el nombre alude a un procedimiento, como sucede con Unen, escrito en una curiosa segunda persona (¿quiénes los unen? ¿el electorado? ¿el Gobierno? ¿para qué exactamente los unen?). Pero este curioso desplazamiento de sentido no es solo opositor: la dimensión procedimental es también la fórmula de Unidos y Organizados, la articulación de fuerzas no pejotistas que respaldan al Gobierno, otro caso ilustrativo de que a veces el nombre puede ser el recurso del método.
http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-234744-2013-12-01.html

5 comentarios:

rib dijo...

peronismo + postmodernismo = postperonismo

http://rib-moregeometrico.blogspot.com.ar/2013/11/cohabitacion.html

hay que hacer notar que haber pasado
del modelo corporativo centroeuropeo de la constitución del 49
al modelo monárquico constitucional de la españa del 78
es una notable evolución histórica

el peronismo ha devenido
un partido popular de derechas

como si el opus dei del 55 y el rodrigazo del 75
se fundieran aunque en cámara lenta
en un solo evento

Anónimo dijo...

¿y massa donde esta? se habla de capitanich, YPF, repsol, procrear, pero al magnanimo estadista de los countrys no lo veo en ningun lado.

¿se apaga la estrella?

Anónimo dijo...

El tema de estos dias es la incorporacion al gobierno de Scioli del mas falaz, falso, infame, mentiroso, ponzoñoso, de todos los destituyentes, Gustavo Ferreira. Un tipo al que hemos visto de maraton en todos los programas de television antidemocraticos, donde increiblemtne vomitaba los mayores infundios y operaciones sin que se le moviera un pelo. Por supuesto que lo llamaban a el solo, cosa que nadie pudiera rebatirlo. Y ahora se lo premia? La politica se esta cagando una vez mas en las aspiraciones de los votantes, y en que forma.

Anónimo dijo...

Ma$$ita competía con Majul ayer a la noche para ver quien era más boludo... Empate técnico...
Se desinfla el Gordo Sanata, que el año que viene a lo mejor empieza a acordarse de que Garganta Metálica y la Vieja Chota de Noble son dos hijos de Puta...

lucas carrasco dijo...

escuchame una cosa: si ponés el enlace como subrayado, dentro de la caja de edición, en vez de pegarlo dentro de la caja, tenés la posibilidad -sino tenés que cambiar el HTLM, un qu8ilombo- de que el link se abra en otra página: marcando la casilla, del editor de enlaces (donde dice Enlaces, clikeas abrís) y ahí ponés "abrir en una pestaña nueva". Un abrazo