sábado, 8 de octubre de 2016

"Paka Paka es el Pearl Harbour de Disneylandia"


Stamina o esta mina
Mientras el massismo explora salir de la ancha avenida del medio para ocupar la vereda vacante en el tablero. La vereda que obviamente había sido usurpada ya no por okupas desesperados sino por atracadores camuflados de mesías del pobrerío, algunos intelectualizan los carriles de circulación de vehiculos. Entre ellos destacamos al siempre lúcido Lucas Carrasco.

Del entrerriano (pariente de JFK) leemos
La ancha avenida del tedio nace, también, en los ochenta como proposición, eso fue la Renovación Peronista con Cafiero, Menem, Grosso, De La Sota, Chacho Álvarez, Duhalde; gente que le hizo tanto daño al país que no sé qué carajo se puede reivindicar de ellos, pero ese es otro asunto.
La ancha avenida del tedio se propone "un camino intermedio" entre el macrismo y el kirchnerismo, como si ambas cosas significaran algo tan radicalmente diferente que, en términos hegelianos, deviniera luego en una síntesis.
De dos ficciones antagónicas hacer una tercera sin discordia es un proyecto bastante pelotudo de entrada. Sin embargo, es probable que tenga algún futuro. Puede funcionar, de acá a pocos años.
No por sus méritos, sino porque el antagonismo que necesita para proclamarse neutral, no existe. No hay tesis ni antítesis, hay soja y emisión  o soja y endeudamiento. ¿Es eso un antagonismo que justifique pelearse a los gritos porque Paka Paka es el Pearl Harbor de Disneylandia?.
Es, este antagonismo agónico, de una inexistencia tan forzada, tan insistente, tan concentrada que harta. El macrismo y el kirchnerismo conformaron una Sociedad de Socorros Mutuos pero a la gente le chupa un huevo. Si la siguen cansando, lo que aparezca como tercero sin discordia, puede tener alguna chance.
No saldrá de ésto un país mejor, no ayudará a mitigar la desigualdad social, no tendrá ningún costado inspirador ni será gran cosa, sino un reflejo sincero de un clamor que crece: si la dirigencia argentina decidió que un tercio de nuestros habitantes serán pobres por siempre (con todas las consecuencias que eso trae) entonces, por lo menos, no nos rompan las pelotas con tanto griterío, buchonería y payasadas de aburridísimos debates sobre la ubicación exacta de la nada en el paralelo meridiano del universo imaginario.
La ancha avenida del tedio tiene futuro. Les paso el dato a los oportunistas. Tengo olfato para saber por dónde va la cosa.
El texto tienen un antes y un después y recoimiendo su lectura (completa y con fritas) aqui
http://lucascarrasco.blogspot.com.ar/2016/10/la-ancha-avenida-del-tedio.html