domingo, 14 de febrero de 2010

Ocaso en Calafate y M.O.O.

En 2010, pocas personas de menos de 70 años pueden haber compartido la experiencia que unió a generaciones de peronistas: socialismo de tercera posición (por que el socialismo no es propiedad de ciertas izquierdas) sumado a un patriotismo (que no debe ser dejado en manos de ciertas derechas) durante la década de oro de 1943 a 1955.


Para tener una leve remembranza del 17 de octubre (de 1945) hay que bucear hasta llegar a la franja etaria de los octogenarios.


Muy pocos argentinos y peronistas pueden haber tomado parte de la gloriosa "Resistencia Peronista". Hoy, si tenemos la suerte de tenerlos con vida, tienen alrededor de 70 años, aquellos que tomaron partido en aquellos tumultuosos días, y muy cerca en edad están los que se fueron arrimando al son de la consigna "luche y vuelve" en los 18 años de exilio del líder hasta su retorno en 1972/73.


Esos recuerdos constituyeron el principal activo del movimiento peronista, allí donde importa: el corazón del trabajador y de los que se solidarizan con el.


Esa vivencia fue durante años el principio legitimador del peronismo. Imposible discutir con el padre o la abuela fabriquera acerca de política, estaban fundidos en la fragua de la lucha. La tia, el tio, no permitían nuestra indiferencia ante las injusticias políticas y sociales de la época, no éramos de su sangre si nos quedábamos quietos, si éramos carneros, si nos quebrábamos, por que "a los tibios los vomita Dio's" nos repetían una y mil veces.


Pero ha corrido mucha agua bajo el puente, tanta que varias camadas de dirigentes peronistas vienen solo a hacer aquí una carrera política sin compromiso con ideal alguno, que le ocurra en el mismo grado y proporción a los demás no debe ser excusa para nosotros.

También es cierto que siempre la política fue, si el político quiere, una oportunidad de supervivencia económica, o de enriquecimiento liso y llano y es probable que afluyeran hacia el peronismo, más de estos gandules que hacia opciones más testimoniales, digamos. También es cierto que muchos honestos pero vanidosos, no vinieron al peronismo por que aqui su presencia no se notaba como si se nota en los partidos del 2 0 3%.


Pero para la inmensa mayoría de los argentinos este principio legitimador no es más que retórica de cincuentones o anécdotas de gerontes.

Las condiciones objetivas para el gran zarpazo antiperonista están dadas. Las subjetivas supuran por demasiados poros como para que descontemos que unas y otras no vayan a coincidir en los próximos meses.

Una mano grande dimos para que esto suceda.


Eramos el partido de los pobres, y su dirigencia no necesariamente debía serlo.


Pero convertirnos en el partido de los ricos, dirigidos por los ricos o por quienes tenían vocación más por enriquecerse que por servir no fue nunca nuestro destino, sin embargo algo de bosta se coló. El día a día del gobernar nos hizo desatender la reposición de los filtros.

Voy derecho a los bifes: apelar a la identidad peronista no sirve. Combinar este error con polarización es mortal. Dar por muerto al peronismo es otro error. Salvarnos con cualquier candidato es cosa de la U.C.R.. Emprender la etapa de aggiornarlo es la tarea de la hora.

Hace dos lucas de años, en Roma, algo parecido acontecía y el relato corto es conocido como los idus de marzo

“Dos clases sociales se habían enriquecido enormemente: la de los senadores, que tenían el monopolio de las magistraturas, los mandos militares y los gobiernos provinciales, y cuyos vastos latifundios se extendían por toda Italia; y la clase de los caballeros, que se dedicaban especialmente al negocio bancario y la recaudación de impuestos. Existía, en consecuencia, una aristocracia propietaria de la tierra y otra del dinero.” (Agenda de Reflexión)

Abel Fernández peronizando "Los idus marzo" y escribía una variación

"desde 1946 hasta ahora, por 63 años, ha habido una coherencia muy grande en quiénes votaban al peronismo.

Desde el comienzo, el peronismo, por todo su discurso y su pensamiento no clasista, ha sido el partido al que votaban los pobres, los de abajo. Como en las ciudades de Grecia, entre demócratas y oligarcas, en la vieja Roma, entre Populares y Optimates, la distinción era muy clara (Tampoco allí la definición era clasista: la familia de Cayo Julio César, que descendía de la diosa Venus, militó por siglos en el Partido Popular. Si uno quiere ser cínico, puede decir que se trataba de elegir los medios para acceder al poder. Pero los pobres, a los que la vida les enseñó a ser realistas, no tenían dudas para elegir entre César y el Senado)."

Aclaraba después

… una larga guerra civil larvada demostró que el peronismo, y los sectores sociales que expresaba, solos no alcanzaban para retomar el poder, pero contra ellos no se podía gobernar.

Corta: una cosa es apoyar al popular y millonario Cesar para gobernar con el y otra es apoyar a uno de los Senatoriales disfrazado de popular para que gobierne a espaldas nuestra.


En el pasado algunos apuntaron a quedar bien con Dio's y con el diablo. Esos vivirán eternamente en alguno de los círculos del Dante, pero peronistas, o muy peronistas que digamos, no fueron.


Marzo, marzo, como me preocupan los marzos como el que se avecina. Me trae recuerdos de jornadas en las que subía a los micros de la S.E.T.I.A. al lado de mi padrino para dar testimonio de que había un sector que no quería que se cayera la ilusión peronista. Ahhh, esa mística que daba sentido a nuestras vidas.

Ahora es tiempo de pensar un peronismo que no cambie en lo profundo y que se adapte a los vientos de cambio que alguna vez nos tenían que alcanzar.


Dilucidando esto estaba el discípulo de don Miguel Unamuno (y mas coherente que el hijo de don Miguel), Abel Fernández, quién en un viejo post afirmaba que el peronismo se niega a seguir el derrotero de la U.C.R. aunque para ello se hace imprescindible cambiar de conducción.

Para la sociedad en general, y para muchos peronistas, el enfrentamiento interno en el peronismo es entre los Kirchner, que ya llevan seis años en el poder, y un peronismo más viejo aún“.
"si la mayoría de los argentinos deciden votar contra los K, lo que parece probable ¿por qué habrían de hacerlo por opositores peronistas?
"

Sitúa al peronismo alrededor de un eje al que se ajustó a través de 6 décadas. Acierta en considerarlo hegemónico fundamentalmente "en los suburbios de las grandes ciudades, y en las provincias pobres.". Esta base de sustentación sirve solo para mantener su vigencia e identidad como fuerza popular , para gobernar sirve solo como piso.


Cuando piso y techo están muy cerca –como parece estar hoy y estará aún más en 2011- hay que relajarse y pensar como hacer para que sin bajanr el piso podamos ampliar la brecha entrambos. Dato al pasar: un techo al que solo perforó en los 60/70 incorporando elementos del mayo francés del 68 y en los '80 travistiéndose de socialdemocracia.

“Al Justicialismo se sumaron en las urbes la clase trabadora organizada, y en el interior, por su oposición al radicalismo y por motivos más profundos, los aparatos conservadores y su base rural fuera de la pampa gringa. Y desde entonces han seguido con nosotros."

Para finalmente disparar

“los kichneristas existen, y ellos son entusiastas. Pero es una minoría de militantes, que a su vez son una minoría muy pequeña en la sociedad. Y su motivación principal parece ser el temor y el rechazo a lo que está enfrente. No alcanza, si no convencen a las mayorías.”

Más adelante inocula la duda acerca de si el "cansancio popular" es con el peronismo en su conjunto y cierra con un planteo sobre la necesidad del peronismo bonaerense de hacerse de "un candidato presidencial que sume votos" para seguir existiendo.

"ese candidato debe ser alguien que garantice a los sectores que hoy apoyan o toleran el liderazgo de Kirchner que no serán tratados peor que hoy, y que pueda rescatar algunos de esos sectores alienados por el estilo K. "

Supongamos que esto es cierto y el próximo turno es no peronista, mezclado con una buena proporción de anti- peronismo explícito. Trabajemos esta hipótesis, derechizaciones aparte.


Lo que nos espera, si no se toman los recaudos, será, según mi leal entender, una transición en el orden interno justicialista. Si el próximo turno es no peronista, la conducción volverá a las fuentes. Los que siempre se ofrecieron a llenar con ideas o equipos de gestión oportunistas volarán por que se acabaron las oportunidades. El peronista político estará entretenido definiendo su conducción, pero en la calle, en la calle no hay espacio para las sombras, no se duda, como adolescente en los suburbios moronenses: se conduce la bicicleta o uno se golpea inexorablemente.

No será Néstor de Calafate, ni Lole de Sta Fe, ni Feli(pillo). No será un político el que conducirá la transición y es hora que el sindicalismo provea uno de sus cuadros para la tarea sucia.

Será esa otra cabeza de la hydra la protagonista de la etapa. La respuesta obrera y socialista (de tercera posición) es una necesidad en un mundo en el que simultáneamente al modo de producción, se desarrolló un modo de dominación capitalista sobre el mundo, tal vez nunca antes tan desarrollado como en la actual etapa del sistema, aún después de la mega-estafa que los especuladores llamaron de crisis financiera.

Con el amigo Manolo Barge abrigamos la esperanza de que tiempo más o tiempo menos el movimiento obrero organizado se sacuda la bosta y trabaje el buen barro que tiene en sus estructuras y se prepare para “fabricar” el Lula argentino que ponga a la sociedad en el brete de elegir a un obrero como conducción y no como hasta ahora, trabajosamente integrado a la conducción a través del peronismo. Pero no es el caso de la etapa que se avecina. Manolo señaló correctamente que Ratzinger saludó (y bendijo) en el Vaticano al futuro jefe de la oposición en la Argentina (el evangelista Moyano).

El movimiento obrero organizado supo ser piloto de tormentas en varias oportunidades.


Perón describía crudamente los dos caminos que producían los avances sociales y que los conolidaba: sangre y tiempo. Tiempo era su opción pero no a tontas y locas. “Tiempo”, para el joven coronel y el viejo General, era opción válida solo con organización, por que sin ella era ineficaz y solo prolongaba los sufrimientos.

La CGT única con todos sus defectos es organización que -hoy por hoy- sirve a la clase obrera (si dije "clase" ¿y qué?, y además afirmo que sirve ¿y qué?). Y por eso los ataques y el apoyo del stablishment a todos los intentos de fragmentación que se fraguan.


Hugo Moyano no es un estadista, a duras penas está armando un discurso, que repiten a diario miles de camioneros, recolectores, colectiveros y hombres y mujeres del tren y del colectivo que tomo. El discurso de la eficacia gremial en la lucha por quedarse con una parte de la torta para que sus representados y sus familias accedan a niveles de dignidad que por décadas les fuera negado.

Su presencia mediática inspira en esta masa anónima, silenciosa y sudorosa el respeto que perdieron por muchos otros. Su discurso está en pañales, le falta algo, un ¿no se qué?. Quizás no se pula nunca.

Incompleto aún, contradictorio a veces, es un esbozo que empieza a preocupar a unos y esperanza a otros.


Moyano no es una "carmelita descalza", la CGT no es un convento ni intenta siquiera parecerlo.


Moyano, para regodeo de sus críticos, profundizó a pesar del clima de época actual (concordia, dialogo y consenso) aún mas en este ejercicio de crítica y autocrítica abierta. Deberá llevar al ala gremial a ser la "voz de los que no tienen voz", rol que el sindicalismo peronista había dejado a un más que discreto segundo plano. El recuerdo sentido al amigo Saúl Ubaldini.


Moyano y su CGT será voz de "clase", desempeñará el papel del pueblo disconforme, los que siguen creyendo en que un cambio social es posible a partir de organización, lucha y mucha, pero mucha, política.


En la oratoria brusca, en el vocabulario elemental de ese hombre está la fortaleza, el dique de contención a la avanzada real de los poderes fácticos.

Son los anticuerpos, viejo, los anticuerpos.


Scorpions: "Vientos de cambio"

13 comentarios:

Verboamérica dijo...

La onda de barajar y dar de nuevo la decían en la juventú de la Concerta.

Muy bueno en análisis....

El grito primal dijo...

Coincido Omix.
La cuestión de la inclusión en el circuito formal de los que trabajan pero sin beneficios sociales ampliaría la base política.

Algo de esto han expresado los Cros. Moyano y D´Elía en este último año.

saludos.

Lic. Baleno dijo...

Pero el peronismo es una cosa casi cultural, siguen apareciendo peronistas incluso entre aquellos que no saben que lo son...

Abel B. dijo...

Felicitaciones, compañero. Encuadró muy bien el viejo debate que sostengo con Manolo. Y le da encarnadura concreta (como Feuerbach hizo con Hegel?) al planteo de nuestro amigo, que asume una derrota del PJ en el 2011 y pide un replanteo profundo del peronismo.

Cuando Ud. lo plantea, se me ocurre que la Corriente Nacional del Sindicalismo Peronista (yo subí su primer documento http://abelfer.wordpress.com/2009/10/18/otro-aniversario/ ) puede ser la "división Las Heras" que Manolo pide. Son peronistas, tienen poder y recursos, y hay algunos cerebros muy buenos allí, además del Hugo.
Dos cosas a pensar: ¿Podrán los muchachos, con la cultura de la victoria que el peronismo desarrolló en los últimos 20 años, bancarse las derrotas que el PT y Lula se bancaron? Lorenzo decía que los votantes no estaban dispuestos a bancar un sindicalista a la cabeza de la lista, y no parece que la situación haya cambiado mucho.

Otro: Aunque el sindicalismo cumpla con su tarea pendiente y, por sí mismo o en alianza con movimientos sociales, defienda también a los que trabajan en negro, no le alcanza para ganar. Más aún, no le alcanza para ser el peronismo, que siempre fue algo más que un laborismo.
En especial, debe conservar un anclaje sólido en el interior, en las provincias pobres que desde 1946 han sido bastiones del peronismo. Y en la pampa gringa, Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos, hasta Mendoza, donde puede no ganar, pero no puede no tener fuerza.
¿Cómo se hace?

(Una cosa: hasta este post nunca me consideré, ni fui considerado, como discípulo de Miguelito Unamuno. Pero es cierto que aprendí mucho de Miguel...
Un abrazo,

Anónimo dijo...

Para mi el mejor candidato es Felipe Solá

-Es el único gobernador exitoso de la Provincia de Buenos Aires que recuerde. Si pudiste gobernar la PBA podés gobernar un país.

- Es blanco, es o solía ser medio fachero y habla bien. Como el afrancesado Telerman, es un peronista que la clase media puede votar porque no es un peronísta estereotípico estética o discursivamente.

-Es verdad que estuvo con Menem, pero tambien estuvieron con Menem Néstor y Reutemann, y ocupando cargos más importantes que secretario de agricultura.

- Para mi el kirchnerismo perdió apoyo popular por 2 cosas. La inflación de dos digitos mal tapada por el INDEC desde el 2006, y lo del campo.
Con Solá que fue secretario de agicultura, es del interior, es, creo ingeniero agrónomo, y tiene una mujer cheta refuerte que juega al polo, podría reconquistar votos del campo, se podría "solucionar" el tema del campo.

-Sólo tuvo un escandalo, el merluzagate, muy menor.
Imagino que los programas de tv que usan archivos podrán escracharlo con su terrible frase de "Cristina es el mejor cuadro político de los últimos 50 años"

- Se banco bien la crisis del 2001-2002 cuando rajo rucucu.

-Es progre en el tema de la inseguridad, defensor de Arslanian.

- Aunque como Kirchner, fue político en los 90s, la gente lo asocia más a la primer mitad de está década, al gobierno de Duhalde y Néstor, es como un Lavagna que todavía no se quemó.


-----

No lo veo a Moyano ganando elecciones, ni para presidente ni para gobernador. Puede ser que lidere la oposición, pero como Ubaldini, sólo como sindicalista

El Lurker

OMIX dijo...

Verbo:
Asi es, barajar y dar de nuevo.

Grito:
Lo de la inclusión es justicia social, pero no va a ampliar la base de sustentación. Ademas hay que hacerlo por que esa es nuestra misión en la tierra y ademas paso a paso, no sea que los beneficiados se vuelvan contra. Digo, hacerlo sin clientelismo, pero tampoco con tecnocratas progres que les inoculen el antiperonismo práctico a los beneficiados.

Baleno
Ajá, siguen apareciendo, en principio por que sus padres aunque sea criticamente se identifican aún con el peronismo y la mesa de los domingos aún nos protege, siguen por que fuimos poder desde 1987, pero aparecen más sin definiciones y eso es caldo de cultivo para cualquiera.

A todos: GRACIAS POR PASAR.

OMIX dijo...

Abel B

No, el peronismo en su conjunto no está preparado para perder siquiera una elección.

La parte política está enferma de poder de poder, aunque con esta oposición ruego para que el próximo equipo gobernate sean aunque sea nuestros peores cuadros que son mejores que este esperpento opositor.
El político peronista no banca perdedores, pero digo que hay que empezar a pensar que esa es la prueba de fuego de las clases medias filo peronistas, la prueba de amor que le deben al peronismo.

Te doy un caso, por derecha e izquierda (en clave más o menos peronista los dos) pueden votar en Morón a Rousselot y a Sabbattela 3 veces seguidas a cada uno, pero habría que ver si votarían un sindicalista o un cabecita negra al menos una vez, aunque se les note que lo hacen tapándose la nariz.
Al menos el sindicalismo debe preparar sus cuadros para el desafío, y perder cuanta interna tenga que perder, aunque al principio tenga tantas oportunidades como Mussa.
Tenés razón cuando decís que el peronismo es muchisimo más que laborismo, pero puede votar abogados millonarios (o coroneles) que expresan nada en términos sociales pero que gobiernan en nombre de los humildes y en algunos casos para los humildes.

Pero no han demostrado lo contrario, un obrero en el poder es tabú.

Digo el peronismo se banca un laburante (gremialista) como conducción (siempre transitoria)?, por que sino el peronismo en terminos reales es anti clase obrera, buenos para acompañar desde la orquesta, tocando el vals, pero indigno de bajarse a la pista a bailar.

Al menos tenemos que poder plantearlo.

Falta la prueba de fuego del no clasismo, bancarse un Lula, un Evo, como candidato y como conductor.

El político peronista solo piensa en ganar la próxima elección y eso es parte del ADN, pero de vez en cuando se pierde, eso es inevitable y de vez en cuando hay que ponerse a prueba y dar pasos adelante. Animemonos, al menos en plantearlo.

Lo de la conducción de Moyano, en el próximo turno es el "Saúl querido" que ya vivimos en otros tiempos. Nada nuevo, pero espero que el sindicalismo vaya por más en el tiempo.
Gracias por pasar.

OMIX dijo...

Lurker,

Felipe está en carpeta, en mi opinión está muy cercano a tipos que vinieron a la política solo a enriquecerse y no creo que los margine llegado el momento. Su papel como promotor del "laissez faire, laissez passer" en Agric, Ganad. y Pesca no es ningún mérito, si estamos sin rumbo, sin proyecto y sin controles se debe a tipos como Felipe. Lo de la provincia tal vez si lo sea.

Habría que plantearse si sopesar posibilidades con el único fin de sumar votos aunque sea consagrando principios como el "laissez faire, laissez passer" agrícola que calmaría a los sojeros no es intrínsecamente perverso y antiperonista?. Nada nuevo por cierto, es inconciente, puede inscribirse en el "ganemos aunque sea con Patrón Costa a la cabeza" y en el cómodo "no hagamos enojar a Mr Braden".

Por lo demas tu comentario está concebido en clave clasemediera y por lo tanto es "clasista" , en algunos puntos hasta racista.

Soy hijo de obreros, cabecitas negra, tan negro que en mi familia me dicen "negro", asi que podría sentirme ofendido personalmente por alguno de tus dichos, pero tengo 50 años y ya estoy como Mandela, tengo callos en el corazón.

Gracias por pasar, y una aclaración: el post no apuntaba hacia el candidato en 2011. Si se va a perder quien se pone el cartelito de candidato es en realidad el "Mariscal de la derrota" y en el 2012 ya es historia antigua, tanto que el pobre infeliz rogaría que se venga el fin del mundo maya para que no le sigan recordando que perdió.

Anónimo dijo...

si se va a perder entonces que el candidato pj sea duhalde con chiche, barrionuevo, el momo, romero, puerta, etc y todas esa manga de sin código y arruinadores del peronismo y que se vayan de una vez a la reputaque los reparió

OMIX dijo...

Eyyy, eyy es una hipòtesis de trabajo, no se maten todavìa

Anónimo dijo...

Es gracioso que digas eso, había escrito una introducción a mi comentario diciendo que era cínico y feo y electoralista pero honesto, pero antes de postearlo decidí borrar la introducción.


El Lurker

Ariel dijo...

Ante todo, Omix, buenas tardes, y muy bueno el post. Básicamente porque coincido con todo. O casi. El mínimo punto que no termino de digerir (te diría que como la muerte misma) es que vayamos a perder en 2011, aunque -desde ya- parezca lo más probable.
Sin duda lo óptimo en este momento, en estas condiciones, es tomarlo como un dato. Pero entonces, ya que vamos a perder, perdamos en la nuestra.
Moyano... nunca me cayó mal, ya que lo recuerdo desde los tiempos de la MTA (que era casi como la CTA, sólo que era un Movimiento y no un Centralismo). Y hoy, Moyano, con ese sublime "es un imbécil, un bobi" o "su destino es Mónaco" me terminó de comprar (al menos por los próximos ocho años).

Lo que pregunta Abel ("¿cómo se hace?"), yo, obviamente, ni la más puta idea.
Respeto la visión de El Lurker, pero no la comparto: yo le contraofertaría que vaya de vicepresidente de Néstor o Cristina, con un moyanista en PBA y un sciolista de vice.

Estoy pensando -se me ocurre ahora- en un escenario en que todos los peronistas norrepresores y nom*n*mistas se rejunten en un equipo en que todos pierdan algo para que el equipo gane. Qué sé yo, mejor que la CC diciéndole a Cobos que no critique a Carrió seguro que va a ser.

Ojalá tengamos un obrero alguna vez en el rol de conductor. Yo creo que en alguna medida ya lo tenemos.

PD: ¡no, Omix, sos un boludo! ¡cómo me vas a decir que tenés 50 años! Recién, hace unas horas, le apostaba Mala que tenías no más de 42. ¡Cómo me defraudaste!

Abrazo

Ariel dijo...

(a Malala quise decir. No vata a ser cosa que se me enoje)