martes, 19 de julio de 2016

“Doctrina para que nos entiendan y conducta para que nos crean”.

Massa Molesta,  a CFK y a Mauricio Macri.
Las fotografías dan cuenta de movimientos políticos que pueden ser tomados como simples pases de baile, tramos de una obra cuyo final destino lo veremos recién en junio de 2017. No tome nadie cada secuencia de imagen como el compromiso de amor eterno o coalición electoral, sino como circunstancial juntada para mostrarle a la sociedad en un lenguaje simple cuales son los valores que se sostienen y, obvio, para comunicar urgencias, sacar ventajas, etc. Estoy perfectamente conciente que el FR es un partido oportunista, mal bicho y los demás son ángeles, así que esta revelación no va a sorprender a nadie.

Las fotografías van y vienen, disgusta mucho al Pais Dividido las imágenes de una massita junto a Stolbizer, de la Sota, Das Neves, su equipo económico y Pichetto. Fotos que les sirven a los nombrados pero que entre todas -y a la velocidad que massita las proyecta- crea la fantasía retiniana de ser el tigrense el eje convocante de un equipo que puede ser recambio del macrismo en un Cambiemos al que solo lo sostiene el fuerte sesgo antiperonista que el macrismo le quiere dar pese a los manotazos de patas de Vidal.

No se descarta que el cristinismo siga con su sueño húmedo de "voltear" a Macri, cada vez con menos poder de fuego y reemplazarlo y que el macrismo teme que el sinfin de errores de gestión deje a las claras la improvisación que reina en sus filas y que tratan de disimular repitiendo que la política puede ser reemplazada por imagen, comunicación y medidas desprovistas de contención ideológica.

Frente a estos dos extremos Massa sigue, sin saberlo, a Moisés Lebensohn, aquel del “doctrina para que nos entiendan y conducta para que nos crean”

Es peronista y con Stolbizer puede encontrarse en los temas sociales, también se obliga -porque nada es gratis en la vida- a un mayor compromiso con la ética, punto flojo en la praxis peronista pero que es un reclamo de sectores sociales que el peronismo debe volver a enamorar si quiere seguir en la carrera política que es justamente llegar al poder.

Es bonaerense, por lo tanto es percibido como "porteño" por casi la mitad de la población del país, percepción que refuerza la instantánea con la bonaerense Stolbizer. Por eso las fotos con el jujeño Haquim y el salteño Gustavo Sanz, pero mucho mas pesan las que se tomó junto a de la Sota y Das Neves, casi símbolos de la resistencia del interior. Este mismo activo, como contracara, lo devuelve al hinterland peronista, hoy sin Metropolis. Los nombrados en este párrafo sesgan la traducción a aquellos que estuvieron en contra de Nestor K y CFK, quizás por eso se fotografía con Pichetto y otros legisladores porque el peronismo que no perteneció al centro de decisiones kirchneristas no vió ni pasar un bolso de los que Julio Lopez intentó "depositar" en un Monasterio y no tiene mas culpa que la de haber acompañado a los sospechados de cacos.

Molesta también que Massa se siga fotografiando junto al único equipo económico heterodoxo y comprobadamente exitoso que rodee a político alguno en este país.

Eeameo, Massa Molesta, a CFK y a Mauricio Macri.

Y molesta porque son los dos jugadores que pugnaron hasta ayer por el poder. Las estructuras político partidarias los acompañaron pero no definen ya como hace tres décadas, y Massa, y su puta resiliencia, es el tercero en discordia.

En su momento el cristinismo eligió que sea Macri y no Massa su contrincante, lo que equivale a decir que decidió con quien llegar a un balotaje que tras cuatro años de inevitable marcha atrás y choreo a cielo abierto tenia un final cantado. Para que se entienda bien, fue CFK, mas que Scioli y los gobernadores, la que decidió correr el riesgo de perder frente a un no peronista antes de inclinar la cerviz frente a astilla del mismo palo y sabiendo el peligro que esa decisión entrañaba a los sectores populares. Y lo impensado por muchos se dio.

Ahora Macri nos gobierna, mueve la pelota y encara primereando el gobierno y la lucha electoral rumbo a 2017, y lo que mas preocupa en algunos círculos es que tiene poder y busca consolidarlo con un relato. Porque poder es en definitiva convencer a los propios para que militen incansablemente en los 4 puntos cardinales y transmitan el pensamiento que una vez aplicado impliquen un cambio en las estructuras culturales, sociales y económicas del país.

"Rengo pero vengo" como decía mi abuela,  el argumentario llega.

Comienza la reactivación
El segundo semestre llegaría con un aumento de tarifas, si, pero con la diferencia que debía dar la impresión de ir creciendo gradualmente. Serían mas altas que las del bimestre anterior, de otoño, pero no tanto como las que vamos leer en el próximo en razón del frío que empezábamos a sentir recién ahora.

El segundo centenario con un orden conservador en problemas
El Presidente Macri imaginó sus discursos de la Fiesta de la Independencia frente a tantísimos jefes de estado extranjeros en el mismo tono épico que, en su momento, aplicaron Pellegrini/Churchil, nos prometía sudor y lagrimas, para finalizar el anuncio del inicio del fin del estancamiento. "Argentina potencia", quizás hasta fantasearíamos colectivamente con coronarmos campeones del mundo de fútbol, que si le agregás un auto para muchos (y muchas) en este country es mas que ser potencia, todo recurso vale, los rebusques PRO no difieren del resto.

El diablo metió la cola
Impuntualidad es llegar después de lo acordado, también lo es llegar antes y el frió este año fue  para la gestión Macri el gran impuntual. Inoportuno, implacable,

El segundo centenario fue, al fin de cuentas, un fasto fiasco, alguien dijo por ahí, que asistimos a una despedida de casado/a en la que el/la único/a que asiste es tu ex, y acertó. Ahí estaba Juan Carlos de Borbón y Repsol/Telefónica, vale que haya venido a la celebración aunque para ello el gobierno argentino hubo de pedir perdón por zafar del saqueo que venían (y vienen) haciendo en recursos naturales y servicios porque parece que la leonina indemnización no los satisfizo.

El relato macrista
Carlos Pagni inauguraba el mes de marzo con una plegaria neoconserva: le pedía a Macri un relato durante la apertura de sesiones el Congreso, no fue. El discurso de Macri en Tucumán por el bicentenario independentista daba otra oportunidad y el periodista calvo no fue defraudado. Lejos de la altura alcanzada para discursos de nuevas e inteligentes derechas, algo asi como el Discurso de Bercy de Sarkozy, ensayó uno que no será recordado en los anales del ingenio argumentarista. El balbuceo ideológico alcanzó una altura parecida -en calidad- a la pedorrada frepasista-laclausiana que escuchamos la ultima década.

Malo por donde se lo mire, pero necesario y suficiente. La síntesis del discurso se la dejo a alguien que lo revisó y acertó: "El relato new age de la historia en Macri no es ingenuo. Usa la angustia para narrar el tarifazo y el "costo laboral" en clave subjetiva... discurso profundamente político, ratificó estos dos ejes de su gestión. No hay decisiones políticas ni económicas, ni ideología. Solo hay angustia por medidas durísimas, no queridas pero inevitables. Relato M". (Sergio Ranieri).

En nuestro país hemos conocido golpes de estado, golpes de calor y golpes de efecto ahora el golpeado es el bolsillo de los que menos tienen y el que lo golpea no puede escudarse en la ideología, ni mostrar el ideal de pais que quiere construir y para lo que tendrá que destruir buena parte de este  otro que con sus aciertos y errores, ventajas y limitaciones, ya conocemos.

Ob

1 comentario:

guillermo p dijo...

http://pablotigani.blogspot.com.ar/2016/07/el-comite-de-regocijo-vsla-realidad.html