jueves, 13 de mayo de 2010

demonios que son casi angeles

Carlos Escudé reedita el realismo periférico remixada en versión kirchnerista. Buenísimo, ante tanta pálida suelta. No comulgo, pero lo acepto.

Sería preocupante si esto vendría acompañado de otra política demonizada por el antinoventismo fundamentalista, que se yo... como si alguien me afirmara que ademas estamos cerca de la convertibilidad (claro, 3X1).


Escudé dixit
"Más allá de diferencias culturales y de estilo (como los exuberantes abrazos criollos), tanto Washington como Buenos Aires hacen negocios con Venezuela, pragmáticamente, a la vez que ambos países discrepan radicalmente de Caracas en lo que tiene que ver con sus inquietantes relaciones con Irán."

"la política argentina frente a la cuestión de la no proliferación nuclear no podría ser más responsable... , cumple a rajatabla con su papel de país estabilizador, y por eso puede exportar reactores nucleares a Australia, un país avanzado, cosa que sin duda contribuye al progreso de nuestra industria nuclear"

¿Alianza estratégica entre la Argentina y Venezuela? No me parece. En octubre de 2007, publiqué en esta página una nota en la que sostenía que el gobierno argentino era disimuladamente prooccidental. Hoy debo decir que, producidos los encuentros de la Presidenta con Hillary Clinton y Barack Obama, y puesta de manifiesto la firme disposición argentina a pagar la deuda, ya ni siquiera hay disimulo.
Pero no es la primera vez que Escudé dice simpatizar con las políticas kirchneristas, pero cuando coincide en los metodos es preocupante. Por que el compatriota con apellido de misil ruso va mucho más allá que Nestor respecto a la confrontación.

Si no creés, pongo en negrita la "ideíta" que tira sobre el final del párrafo:
Ella y su marido comandaron un proceso de recuperación asombroso de la producción industrial, mucho más allá del llamado “rebote”. Algunos dicen que es gracias a la soja, pero momentito: para que eso sea sí tiene que haber una política inteligente y justa de transferencia de recursos.
- ¿Son justas las retenciones a la soja?
- Es justo que haya una traslación de ingresos del campo a la industria para posibilitar la recuperación del empleo. Pero frente a esa política ocurrió una rebelión fiscal porque la clase media argentina , como ocurre en otros países de la región, no está dispuesta a bancarse la presión fiscal de las democracias avanzadas. Esa rebelión tuvo consecuencias políticas deplorables. Muy pocos en el país recuerdan que en 1794, George Washington, como primer presidente de EE. UU., se encontró con el whisky a precios muy altos e impuso un tributo. Los granjeros de Pensilvania se rebelaron y el presidente movilizó a 14.000 soldados y terminó con la rebelión de los granjeros.
Bueno, estamos en otra época. No parece que la solución esté en mandar soldados…

Fuente: soysionista.blogspot.com