domingo, 22 de agosto de 2010

el mito peronista

"La cultura política que despliega socialmente el peronismo es la verdadera presencia del peronismo en la historia, por encima de sus propios fallidos dirigentes, incapacidades y circunstancias oscuras del peronismo. El concepto de ciudadanía, de democracia, de memoria histórica, de república, de re-comprensión de los poderes, de formas y sentidos del conflicto político, de posicionamientos de derecha e izquierda, de facetas conservadoras y progresistas en el plano del pensamiento argentino, este pleno de reformulacion de significados en lo nacional es fruto del peronismo como potencialidad de narraciones que se asientan en una crónica de lucha de clases , de lucha de intereses nacionales y foráneos. Hacia atras y hacia adelante el peronismo opera entonces como la posibilidad de otro origen de las cuestiones y de otra consecución del proceso social: como otra historia ya en marcha hacia otra historia."
"Con respecto al mito peronista se pueden plantear muchas de las propias imágenes con las que trabajó Sorel en su teorizar las luchas sociales y de clases. Para el francés la cuchillada descontrolada de una honesta víctima social de la violencia capitalista era mucho menos grave que la conducta civilizada y frívola de un joven parísino pudiente."

"El mito peronista es tambien un relato que devora los significados sociales y los retraduce, como si partiese siempre de una recodificación y de una resemantización propia de anti-legitimidades, para fijar luego una política como lectura, invertidas, contrapuestas, corrosivas, de fuerte carga popular crítica en términos de justicia y fraternidad. Lo mítico popular se adecua mucho menos a la labilidad de la cultura dominante que una dogmática política de izquierda revolucionaria. Hoy sería difícil que la gente le entregue el premio al cuchillero y condene la "alegría inofensiva" del elegante juerguista parísino como pensaba Sorel. Asisitimos a muchas cenizas de viejos fuegos con las que se leían conductas y valores desde una cultura popular."
"A lo largo de medio siglo de presencia fuerte, el mito peronista se estableció como un lidiar de realidades y representaciones contrapuestas que precisaron resistir la trama histórica de poderes ideológicos, horadar la dominación cultural que buscaba erradicarlo, y sus actualizaciones fallidas afuera y adentro del movimiento popular protagónico."
"El mito apuntó a una justicia en la tierra desde la comunión de un grupo social con su caudillo. Comunión que buscó siempre en los signos del cielo, o en la lucha contra enemigos terrestres, el cambio o el cumplimiento de un destino. Esa fuerza operó siempre como tejido indeleble frente a la propia pequeñez, arrogancia, codicia y traición de los hombres que se postulaban para cumplir tales mandatos desde el propio peronismo"

NICOLÁS CASULLO,
("Peronismo: militancia y crítica, 1973-2008)