jueves, 12 de agosto de 2010

federalismo, la vuelta del payador perseguido

Parece que la picardía consiste en subirse arriba de un caballito y desde alli batallar. Surge entonces el “federalismo” como problema irresuelto y la necesidad de un superheroe que lo venga a imponer para cambiar de raiz nuestra vida y darnos la felicidad que el centralismo santacruceño nos impide alcanzar.

Poncho rojo, boludez tecnotrónica y todos a bailar.

Mensaje cordial y de buena leche de OMIX: Si empujan por ahi están cagados, che.


Intentan hacer del federalismo un significante vacío que no va a ser llenado con la "sin-ideas" de los dirigentes políticos y voceros mediaticos que lo blanden para oponerse a un calafatismo que podrá seguir o no, pero que si continúa lo hará bajo la forma de "peronismo conducido con los kirchner", cambio que más de uno no alcanza a vislumbrar.

A partir de esta falla, van cuesta abajo en la rodada la cadena de conceptos que nada tienen en su interior y que reflejan desesperación por que la realidad cruelmente se impone a operetas y al marketing.

El "Senado shopping" de estos dias huele demasiado al "Senado Peronista" de los albores del alfonsinismo, al menos reconoce el mismo sesgo de chicana infundamentada en la razón pero si en los prejuicios del auditorio al que iban dirigidas. Los socialdemocratas de entonces, grandes desorientados de hoy, se quejaban como el bandoneón de Anibal Troilo de que las hordas no se rindieran subyugadas por los grandes principios y las nuevas ideas que ellos venían a traernos. La oposición de hoy, el oficialismo de ayer pasa, más por la camara de diputados que por el Senado, ya que la camara alta no se rige por esos términos, no es ni oficialismo ni oposición, pues sigue pensando en términos de financiación del estado (estados provinciales primero y nacional después).

El senado es federal por antonomasia y lo es por que federalismo es, también, equilibrio entre gobiernos provinciales y gobierno federal. Es respeto por las autonomias tanto de uno como de los otros, digamos que "de ida y vuelta". Federalismo como el derecho es un orden de respeto.

O no se gobierna -en uno u otro extremo- o se gobierna entregándo, en medio de intrincadas negociaciones, medios a los gobernadores que -en esto nos estamos homogeneizando- entendieron la forma de gobernar "peruca". El gobierno radical de Rio Negro, por dar solo un ejemplo, parece haber encontrado detrás de un arbol una bolsa llena de pragmatismo y reponen ese "federalismo de coordinación" del que tanto hablan sus vecinos neuquinos y que parece sorna pero que es algo serio y digno de ser profundizado como concepto. La fueguina Rios desprovista de equipo gobernante y de una provincia autosuficiente, lo entendió ni bien asumió y asi pudo llegar a este tiempo en el que seguramente comenzará a despegarse del "federalismo de coordinación" para mejorar las posibilidades electorales de su fuerza.


De las criticas al "federalismo fallido" o "impedido" que he escuchado se les escapa algunas peculiaridades que paso a exponer y que si no existieran me dejarían sin argumentación para ensayar una defensa de un federalismo que veo vivo y hegemónico.

La declamada existencia de un estado federal fallido o impedido de ser realmente federal choca contra la realidad de gobiernos provinciales cuyo signo dista de ser el mismo que el gobierno central y que por ejercer una oposición frontal (aunque en pocos casos salvaje) al gobierno nacional en muchos casos dista de poder ser entendido como "sumisión" de las autoridades provinciales a los mandantes de la Casa Rosada.
Sin hablar de pampeanos, puntanos y otros peronismos cuya autonomía es digna de destacar e imposible de negar, aunque su persistencia en lo que parece tratarse de rebeldía crónica, pone en duda su vocación de seguir pertenenciendo a estrategias nacionales de desarrollo y redistribución.

Santa Fe es gobernada por un socialismo (verbigracia por conservadurismo progresista). Un distinto que a veces confronta y otras apuntala la gobernabilidad nacional si esta a su vez asegura la propia. Demas está decir que el peronismo de Reutemann, segunda fuerza provincial, no hace dudar que un buen número de santafesinos se identifica con la diferenciación del proceso de cambios que -para bien o mal- llevan adelante los santacruceños kirchner, pero eso nunca significó siquiera la amenaza de intervención federal que en otros tiempos y otros gobiernos no se hubiese hecho esperar .

Ni que hablar de la C.A.B.A. La "capital nacional" de la escucha telefónica que gobierna un neconservador en lo político y neoliberal en lo económico. Macri
está sostenido basicamente por quienes son nostálgicos del "un peso=un dolar" que le permitía, indemnización laboral mediante, ser un desocupado que con un par de lucas llevaba a su familia a Miami y soñaba ser un ganador del primer mundo prometido. Consiguió el apoyo de aquellos porteños que se sienten invadidos por hordas de sudamericanos y por ello reclaman estricto control migratorio que los aleje del malón sin importarle que para que eso suceda se levanten muros, se caben zanjas, se planten alhambradas, o directamente se los cague a tiros en las fronteras, ejemplos civilizados sobran en el mundo: Berlusconi, Bush, Aznar, Sarkozy. Son los que que dia a dia reproducen las formas vulgarizadas de un concepto de "inseguridad" que huele demasiado a clasismo de clases altas y xenofobia como para dejarlo pasar por alto desde una mirada peronista.



El de Macri es un pensamiento que se replica en conversaciones, en la puerta del jardin de infantes, en la peluquería y transversa, también, las lineas políticas, por que es el minimo común denominador de una forma de ser que se convierte en sentido común y necesaria ropa a ponerse para tener opciones en el casting en el que se han convertido las elecciones en la autónoma ciudad, pero nada de eso fue usado como fundamento para -siquiera- amenazar a los porteños con ofenderlos con una intervención federal que en otros tiempos y otros gobiernos no se hubiese hecho esperar .

El federalismo funciona, por que de hecho funcionó ya, casi igual que hoy, a partir de aquel Pacto de Olivos que fue demonizado, como tantas otras cosas, por una clase política que no sabe construir con otros materiales que no sean los cadaveres de sus antecesores, pero que sumó mucho más de lo que restó. En este federalismo pos-pacto de Olivos, los unos deben aceptar los usos y costumbres de los otros , asi como los otros los de los primeros. Todos, en definitiva, deben resignarse a no avasallar idiosincracias que -por definición- no son las suyas.

La sola estabilidad que se autogarantizaron estos experimentos distritales sumados a la posibilidad de llevar adelante políticas no alineadas y a veces enfrentadas a las del los inquilinos de la quinta de Olivos bajo un mismo paraguas constitucional y en equilibrio con las políticas, gobernabilidad del estado central (federal, nacional) habla a las claras que la prédica de estos seudo federales no es más que la remake histriónica de la milonga del payador perseguido, y echaron mano a eso por -justamente- en sus manos no hay mas que agua, y se sabe, que esta termina escurriéndose entre los dedos.

En sintesis: el federalismo es "agua y ajo", aguantarse y a joderse unos a otros sin que nadie saque los piés del plato. Y es esto lo que sucede en las actuales circunstancias. La "Kaja disciplinadora" y el respeto por via doble de las autonomías es la forma concreta que encontró el federalismo en la Argentina actual para hacerse posible y funcionar como manda la forma de ser y pensar de la mayoría de su población.

La oposición política se ridiculiza a si misma con el jarabe de pico "federal". Los escribas esclerosados y la tilinguería reaccionaria y de medio pelo no saben cómo hacer para desacreditar un gobierno que dista mucho de ser "lo peor que nos pudo haber pasado". Pero la denuncia a la violación de los principios federales es realmente cosa de nabos. Hablan de calidad institucional conspiran contra y desacreditan las instituciones, interna y externamente, de todas las formas posibles, espían y terminan tocando timbre. Son impresentables de "impresentabilidad absoluta" diría la pitonisa chaqueña devenida en naranja mesiánica. No tienen programas propios, planes, proyectos ni discurso. Repiten como loritos la linea que les es bajada desde las agencias corporativas de información. No tienen dignidad.


Hasta el momento desde la oposición no caen en la cuenta que el único destino que les espera es seguir siendo un conjunto de dirigentes profesionales sin vínculo alguno con las organizaciones que todos los días hacen posible el funcionamiento del país y apuntados en la historia como esbirros. Me pregunto cuando será el día que la oposición se dedique a intentar construir, a ser objetiva prudente, a pensar en el país, a tratar que el que está gobernando no se equivoque, a dejar de lado intereses personales y corporativos para priorizar el interes general, a no regocijarse con cada uno de los problemas que tiene el gobierno, a no saltar de alegría cuando algo le sale mal al gobierno. aAno mentir, mentir y mentir para que algo quede, cuando aprenderan a ser aprendices de buenas personas que paso enorme darian.

Estuvieron batiendo el parche del "senado shopping", y la realidad es que no es asi y no es asi cuando acompañan al gobierno federal como cuando no lo acompañan. Son senadores. Votan distinto a los diputados que votan sus ideas, muchos han sido gobernadores o vices. Si algo los pone en tensión es cuando algo va a favor de su pensamiento pero en contra de los intereses de sus provincias (un solo ejemplo puede bastar, algunas senadores piensan que hay que bajar un poco las retenciones (y subir y cobrar otros impuestos incobrables que la burocracia rural logra que nunca se paguen) pero eso choca con el interés de su provincia cuyos hospitales, escuelas y obras se financian con un cúmulo de impuestos y engendros varios surgidos del tributarismo creativo entre los que se encuentran la coparticipación de las retenciones, entonces no dudan, se van de viaje o directamente se quedan y votan en contra de su manera de pensar.

En el senado muchos de los senadores federales la tienen clara, no van a hacer lo que se les canta, van a hacer lo que más le convenga a su provincia.
Esa es parte de la verdad que no se admite publicamente por que la antipolítica es aún la voz cantante de la politiquerìa argenta.

La verdad de la milanesa la explica maravillosamente Manolo Barge en un posteo de hace unos dias
El articulo de Roberts, va en tándem con el de Jorge Oviedo.
Lo que plantea el primero, en joda; lo reafirma el segundo, con data inside, de los Voceros del Mainstream económico.
No hay forma de generar un “golpe de Mercado”.
Y, para desdicha, de los Operadores Políticos; los “instrumentos” políticos son un desastre.
A tal punto, que el temor a la “chavización K” 2011/15 es menor a la “incertidumbre” operativa del Republicanismo 2011/15.
Solo hay que leer el “Reportaje” a Blaquier, o los “dichos” de Macri padre.
Le perdieron la confianza política al Grupo A; y creen, que el postkirchnerismo, será mucho mas traumático para SUS intereses que la actual Administración.
No es casual que, Mariano Grondona, un profesional de Conspiración; con 60 años de experiencia, hable de Gaetano Mosca.
En leguaje accesible, el resumen lo dió Lewis Carroll.
“Cuando yo uso una palabra --insistió Humpty Dumpty con un tono de voz más bien desdeñoso-- quiere decir lo que yo quiero que diga..., ni más ni menos.
--La cuestión --insistió Alicia-- es si se puede hacer que las palabras signifiquen tantas cosas diferentes.
--La cuestión --zanjó Humpty Dumpty-- es saber quién es el que manda..., eso es todo”.
Lo que estará en discusión, los próximos 5 años, mas allá de Relatos y Sentido Común Hegemónico; es el Poder desnudo y brutal del Leviatán de Hobbes.
Donde, los “profetas desarmados”, se desgañitan en el Speakers' Corner de Hyde Park; mientras las fuerzas del “Partido del Orden” los ignoran olímpicamente.

No hay preocupación por el federalismo, la votacion de ayer en el Senado desmiente cualquier boludez que en ese sentido se esgrima y en ese sentido se repiten discusiones que se plantean por falta de ideas, discursos y lideres políticos con mas de dos dedos de frente.

No hay sincera preocupación por el federalismo, como no hay sincera preocupación por principios constitucionales e instituciones democraticas o republicanas, y por esto repito parte del último posteo:


No hay "incertidumbre empresaria", hay una preocupación por que más allá de los Kirchner -a los que usan de pretexto- hay un reclamo de los pueblos de mejores condiciones de vida, aletargado por generaciones, que se ha despertado y eso, a veces, choca con la ganancia extraordinaria a la que se mal acostumbraron durante la vigencia del capitalismo sin frenos (esencialmente anti-liberal).

Ahora los dueños del poder, los beneficiarios de las democracias modernas, muestran sus dientes sin pudor. Supieron beneficiarse de la operación de pinzas que significó moldear una sociedad dominada por los medios masivos de comunicación cuya linea editorial controlaron sin problemas y del ascenso al poder de los lideres de los Ejecutivos del estado central (nacional) en detrimento de los otros poderes -sobre todo del legislativo- y los partidos políticos. Con tanto poder en sus manos nunca supusieron el despertar de la política y soñaron con continuar tranquilamente extorsionando lideres hasta cooptarlos.

Sin eufemismos, la única división a la que puede someterse hoy el sistema político argentino está dado entre los partidarios de una resignada funcionalidad a los poderes fácticos que nos gobiernan desde fuera del aparato estatal y la transgresión a este status quo de parte de otros.

Esa es la alternativa de hierro, la nueva "liberación o dependencia". La liberación del pleno de las corporaciones, el ser titere del capital en su conjunto. No somos celibes pero tampoco entramos mansamente al "sexo libre" en los tiempos del sida sin prtección. No quiero decir con esto que buscamos la eliminación de la propiedad o del capital, simplemente que estos acaten -como cualquier hijo de vecino- la potestad del poder político ( a la chilena: "por la razón o por la fuerza") por ser representativa del pueblo que es el soberano. Tampoco quiero decir un gobierno prescindente de apoyo concreto de grupos económicos determinados, la alianza con estos es necesaria para encarar procesos de desarrollo y ademas debe contar con ellas para mantenerse en el poder con poder de fuego, recostándose en alguno o algunos sectores y enfrentándose a otros. Esto es lo que tenemos que tener claro, como se lucha hoy, en el mundo y en Argentina, cuales son las herramientas, lás lógicas y las nuevas "eticas".

Confuso?... Si, de todas maneras es todo por hoy,

ciao