viernes, 16 de septiembre de 2011

los nazis con sus arcones llenos de oro desfilando por buenos aires...

Raanan Rein dixit

¿Cuáles son los mitos relacionados con el Gobierno de Perón?
Uno se refiere a la imagen de la Argentina como refugio de los nazis después de la Segunda Guerra Mundial. Creo que hay mucho de exageración, lo que no implica justificar la entrada de ni un solo criminal de guerra a este país. Es necesario analizar este fenómeno desde una perspectiva comparativa. Han ingresado criminales de guerra nazis a Rusia, Estados Unidos, Canadá. Además, no todo alemán que hubiera ingresado a la Argentina era necesariamente nazi. Otro se refiere a la supuesta hostilidad de la colectividad judía hacia el peronismo. Es cierto que el establishment de las instituciones judías tenían sus reservas acerca del peronismo, pero también muchas personalidades judías tenían puestos claves en el movimiento obrero y jugaban un papel importante en la movilización del apoyo al peronismo. Por ejemplo, en la Unión Ferroviaria, en ese entonces el sindicato más importante, el Secretario General, Rafael Kogan, puso todo su empeño para convencer a los dirigentes del sindicato de que apoyaran a Perón. En el diario La Prensa –que pasó a manos de la CGT a principios de los años cincuenta–, todo el equipo editorial estaba compuesto por judíos: César Tiempo, Bernardo Koremblit y otros, y esto nadie lo sabe.
¿A qué atribuye este apoyo?
No es que apoyaran al peronismo por su condición judía. Ocurre que el peronismo le dio un nuevo significado político, social y cultural a la ciudadanía y, de este modo, abrió la puerta para la integración social de distintos grupos étnicos que estaban al margen de lo político. Muchos judíos sintieron que, a través del peronismo, podían identificarse como ciudadanos argentinos. Perón nunca habló de una doble identidad: para él era totalmente legítimo que un argentino de origen español se identificara con España como que un argentino judío con el sionismo o con el Estado de Israel. No vio ninguna contradicción. Con el peronismo, empieza un cambio, representa una etapa importante hacia la argentina pluralista y multicultural de hoy.

¿Por qué no se hizo visible ese apoyo?

Al caer Perón en 1955, las instituciones comunitarias judías hicieron un esfuerzo sistemático por borrar el vínculo entre sectores judíos y Perón. No les era conveniente mencionarlo durante la llamada Revolución Libertadora. En ese entonces, el vicepresidente del club Hebraica invitó a César Tiempo a dar una conferencia; fue un escándalo porque no debía invitar a un intelectual judío vinculado al peronismo. Dicen que los judíos tienen mucha memoria, pero como cualquier grupo social o étnico, tienen una memoria selectiva. Intento rescatar la memoria de los judíos que sí apoyaron a Perón, presentar un cuadro un poco más matizado y evitar los estereotipos.



Y NO OLVIDES QUE ESTA TARDE
Seminario
"Desperonizando una colectividad: Los judíos argentinos entre el Peronismo y la Revolución Libertadora".
Raanan Rein
Viernes  16 de septiembre, 17.30 hs.

Sede Miñones (Miñones 2177) Aula 203
la entrada es libre y gratuita

4 comentarios:

MC. Operador Visceral dijo...

La caracterización del peronismo como nazifascismo fue una batalla cultural ganada por los enemigos de aquellos tiempos, el imperialismo monopólico internacional tacticamente aliado al estalinismo burócrata vencedores en la IIda guerra. Israel no existía y muchos argentinos de origen judío que poyaron a Perón temieron por sus vidas y futuros después del ´55.
Desde allí la discusión de peronismo de derecha vs izquierda solo sirvió para borronear la verdadera y necesaria discusión política y social en nuestro país.

Vincent Vega dijo...

Buen post, Rein tiene un libro muy interesante sobre Argentina e Israel, que vale la pena leer. Se llama, precisamente, "Argentina, Israel y los judìos", de Editorial Lumiére

Pincha Carioca dijo...

Te felicito por el post de hoy, realemente el trabajo de Rein es muy sólido. Viniendo de alguien que vive y trabaja en Israel es muy importante para tirar a la basura algunos trabajos de propagandistas que dicen que el peronismo es un fascismo. Esta es la batalla cultural a ser dada y necesariamente vencida por la fuerza de las evidencias y de la falta de elementos comprobatorios del otro lado.

guido dijo...

Ese autor tiene cosas interesantes sobre lo que llama la segunda línea, Bramuglia, Borlenghi, etc.