viernes, 11 de septiembre de 2015

Un domingo con Leopoldo (en Copacabana)

Hace no mucho tiempo un manager electoral aconsejaba a los políticos que lanzaban una candidatura, fueran del palo que fueran, sobre maneras de generar confianza y seguridad en la ciudadanía..
Cuatro. Si usted es dirigente con altas responsabilidades, no juegue con las instituciones. Todo lo que usted acomoda forzadamente a su favor, será reacomodado forzadamente mañana, a favor de otro, y probablemente en su contra.
Esa “miopía estratégica” se resuelve si se anima a pensar un poquito más allá de mañana. No sea mezquino y si es tan audaz, tan valiente, anímese a proponer batallas con las mismas reglas de juego para todos, especialmente desde lo electoral. Recuerde que todos somos iguales ante la ley.  http://archivo.lavoz.com.ar/nota.asp?nota_id=511764
El kirchnerismo instauró la regla del porteño vivo o su equivalente el provinciano pícaro que no es otra cosa que un gigantesco me cago en las reglas y si tengo la lapicera flagrantemente puedo usarlas a mi favor y cambiarlas cuando lo necesite asi sea cada dos años.

Dió por sentado que la "norma" no es la "horma" con la que se moldean las conductas de la sociedad sino el beneficio exclusivo de "los que mandan", con el cinismo de los abogados mediopelo que cortos de conocimientos hacen de la trampa, el arreglo amoral y el fraude, instrumentos de acción profesional y después salen a decir que han sido exitosos.

Con la excusa de alejarnos del conjuro del peor Montesquieu, el conservador-populismo nos dió a probar una cucharada del peor Lassalle. En este punto abandonamos el "equilibrio" peronista, lo conveniente hubiese sido la síntesis entre el mejor Lassalle y el mejor Montesquieu, pero esa es la figurita difícil de nuestro álbum.

De un tiempo a esta parte la prelación la tiene la voluntad de permanencia de un solo bloque de poder político al que por su eficacia en ese aspecto podemos llamar "hegemónico", solo por esa razón.

El capricho del príncipe, al que por origen llaman democrático, se impone a la consagración de un orden de respeto en el marco de una república democrática. En el nombre de la justicia social se queman brujas en las hogueras sin acertar el camino correcto que nos lleve a concretar la justicia social, nada menos.

Así las cosas en el grandotaje vamos al chiquitaje.

Leí hoy a Sebastián Fernández que citando a Bioy compara la critica y las manifestaciones contra gobiernos conservador-populistas como ataques al progreso de la humanidad
“Había soñado en un ratito la última pesadilla de tres años y recordaba la otra, la anterior y espantosa, que empezó en el 43 y concluyó en el 55. Qué país raro, capaz de producir siete millones de demonios.” Adolfo Bioy Casares  (Descanso de caminantes / 1976)
"...transformar un conflicto político en uno moral. Si la lucha es entre el Bien y el Mal, como la pesadilla peronista que atormentaba a Bioy, no hay votos que cuenten ni políticos que puedan resolverla, solo hay héroes circunstanciales, como el juez Moro (que atormenta judicialmente a Dilma Roussef) o el fiscal Campagnoli." 
Dejar afuera la política para frenar políticas, una estrategia que llena las calles pero vacía las urnas.
http://nueva-ciudad.com.ar/notas/201509/21054-un-domingo-en-copacabana.html
Después pasé a Pablo Ibañez. En apariencia brotado de paranoia titula: "25-O: delay y riesgos de no saber si hay balotaje / Con elección reñida, escrutinios y judicialización pueden generar un periodo de incertidumbre luego de la elección" y teclea:
4. El balotaje es el 22 de noviembre, es decir 27 días después de la general. Sin embargo, antes está el período de campaña y el tiempo para la difusión en radio y TV, lo que requiere mecanismos anticipados.
5. Con márgenes y tiempos ajustados, la preocupación en el PJ es que existe una intención manifiesta de generar dilaciones, lo que ocurriría, por ejemplo, si se "judicializa" la elección y se produce una serie de impugnaciones y pedidos de apertura de urnas, lo que demoraría el escrutinio y podría enturbiar el proceso. http://www.ambito.com/diario/noticia.asp?id=807162
La propia deslegitimación del proceso electoral de Tucumán se le volvió bomerang a las posibilidades de Scioli.

Se nos dijo que la foto era un adelanto de nuestra rendición al macrismo, el tiempo empieza a desmentirlos y encima se vuelve, ¿acaso esperaban otra cosa?, boomerang para el PRO, y empieza a correr para otro lado.

Massa se sienta hasta con el diablo por una causa que le parezca justa, "porque hasta el diablo hace algo bueno alguna vez" decían los viejos.

En Tucuman el PRO se distancia de Cano, apoya el pedido del FPV en las elecciones y el apoderado amarelho firma una nota en la que se afirma que lo que ha buscado la oposición fue "desestabilizar un proceso electoral que afianza la voluntad popular" y señala que hubo por parte de Cano/Amaya "Denuncias infundadas".

El apoderado del PRO de Tucumán firmó la nota junto a otros apoderados de acoples del Frente para la Victoria
El fR, en cambio, antes y después de la descompostura de las cámaras que vigilaban las urnas aceptó que Manzur no ganó por lo que se afirmó, sino por mucho menos, que esas graves irregularidades son una falta a la confianza que se la da a quien tiene que cumplir con obligaciones legales, abuso que el pueblo llano llama "fraude" y que se realiza usurpando derechos con el fin de obtener un beneficio, y cuya esencia no es mas que un abuso de confianza.

La foto con Macri por lo de Tucumán y las acciones posteriores a ella habló a las claras de quien juega en busca del poder con estrategia política y quien se mueve sin rumbo político.

Las notas de Sebastian Fernández y Pablo Ibañez hablan por si solas, están mas cagados que palo de gallinero porque no pueden evitar el balotaje. Como todo lo que se le va a Mauricio va para Sergio entran en un escenario de pesadilla: el balotaje será y, para colmo de males, contra Massa.

El Niembro-gate golpea a Macri y beneficia a Massa, todo lo que está perdiendo Mauricio va para Sergio. Daniel Scioli golpeado por las inundaciones, los negociados de Uribarri, las muertes por desnutrición en Chaco, las patoteadas de la Milagritos en Jujuy, el crecimiento del tigrense en la PBA, el alineamiento del delasotismo-schiaretismo en Cordoba a la herramienta electoral amplia (UNA) encabezada por el peronismo no oficialista, no logra ni acercarse a cifras que le aseguren una proyección por la que puedan asegurar que están cerca de ganar en primera vuelta.

El massismo siente que  está llegando la hora del "plata o mierda" y va por todo, el quiebre del pacto Scioli-Macri de no agresión se hizo esperar pero llegó al fin y con el la oportunidad buscada. Cada punto que se le vaya a Macri, producto de la andanada de mierda que le tira el oficialismo no queda boyando, se suma al UNA.

Hay balotaje y el que compite con Scioli es Massa. Guarda que va...