martes, 1 de septiembre de 2015

Viento de Cambio, pero no llega a Cambiemos

Y no andan muy bien las cosas en la entente polarizadora. Scioli achatado y bajando en las mediciones en lugar de subir, para colmo no logra sacarse de encima a Massa que amenza con comer votos peronistas desencantados con las trapisondas de CFK y efepeveistas varios. Macri en la misma amesetandose pese a que puso toda la carne al asador, no logra fidelizar votos radicales y  para colmo no logra sacarse de encima a Massa que amenaza con comerle los votos sobre los que el debiera crecer.

Cambió el viento, cambió la suerte y la taba echa culo en cada intentona. En fin... volvió la política y los equipos macristas y sciolistas apelan al entrecruce de operaciones (servicios de inteligencia, periodistas, marketing electoral) como única respuesta y eso a estas alturas ya no garpa. A nuestro Volovió la política le contraponen "volvieron las encuestas".

Lo ultimo que debe hacer massita es responder o analizar encuestas, ni massa ni ningun renovador, hay que negarse a la trivialidad. Hay que mostrar seriedad porque el horno no está para bollos, no hay que contarle chistes a los deudos en el velorio y delante del jonca. No podemos mostrar que nos molesta ser sextos o que satisfacción por estar cerca del segundo lugar que nos acerca al balotaje, tampoco tenemos que ser los que le descubren el truco al mago avivando giles tachando a las mediciones de dibujo, nos costó salir de esa, no volvamos.

Ezequiel Meler tira datos duros de algo que si no ha dado rédito y que, por sobre todo, nos preocupa y preocupa al ciudadano empadronado. Leamos la advertencia y su fundamentación
Los casos de la provincia de Buenos Aires y de Tucumán son apenas el prólogo de octubre. No me refiero a la eventualidad de un fraude, es decir, de un proceso deliberado orientado a torcer la voluntad popular. Me refiero, en cambio, a la suma de irregularidades manifiestas por las cuales ese escenario, o la extendida sospecha de que ha ocurrido, puede resultar de todos modos. Y esas irregularidades existen, y nada indica que vayan a desaparecer, salvo firmes decisiones institucionales, en los días que restan.
Las distintas propuestas opositoras, relativas a modificaciones parciales del sistema electoral, llegan ... en un momento en que, por primera vez desde 1999, no solo el gobierno nacional sino incluso la crítica gobernación de la provincia de Buenos Aires están en firme disputa.
La Argentina necesita con urgencia de señales claras que transmitan la voluntad de transparentar el opaco sistema electoral, anacrónico por donde se lo mire, a los fines de garantizar a la población que las irregularidades serán, a lo sumo, marginales... El 10 de diciembre de 2015, el próximo presidente tiene que contar con una legitimidad indiscutible. En octubre o en noviembre, la elección tiene que quedar saldada. Caso contrario, estaremos en problemas que apenas alcanzamos a imaginar.
Hay que seguir haciendo e esfuerzo de estirar el asunto al menos esta semana, sigamos en este rumbo aunque TN nos aburra y le de prioridad al amesetado Mauricio, después veremos como seguir.