viernes, 26 de febrero de 2016

La semana, en sintesis

La atención de "la gente" está en los aumentos de precios, de tarifas, la inflación, el 40% de aumento a los docentes que les marca como se recomprondrán sus propios ingresos y en la calculadora con la que no dejan de ajustar sus vidas y esto ocurre desde hace dos años. La preocupación y atención de los sobrepolitizados está en otro lado, veamos por donde corno anda.

Resituar el lugar de la política claman los compañeros con sus uñas clavadas al ataúd que viajó hace un lustro hacia el gélido sur. Muertos en vida, alejados del calor del poder que les daba seguridad y los medios sin los cuales no harían política desde la comodidad de sus smarhtphones obvian que toda fijación en un tiempo y maneras significan esclerosis y acercan los colectivos peligrosamente a la desaparición.

Resituar la política es la épica de los publicistas para consumo de la politología, pronunciadas esas palabras en tono profético. El lenguaje apocalíptico y la esperanza corporizada en la segunda venida de la señora, no ayuda mucho al peronismo como conjunto. La verba encendida de Artemio Lopez, por ejemplo, reclama continuar la lucha contra un neoliberalismo que en cree fue desteerrado del mapa en estos ultimos doce años. El neo nunca se fue, al contrario encontró estabilidad en el precario y tímido derrame kirchnerista que solo hombres y mujeres de buena voluntad confundimos con la redistribución progresiva del ingreso.

En este marco se realizó esta semana el Congreso del PJ. Un sector numéricamente mayoritario, con mas militancia territorial  que virtual, pero temeroso llegó al Club Obras Sanitarias con la idea de hacer una lista de unidad y una extensiva invitación a todos los que se fueron del peronismo, incluido Sergio Massa, intentando cercarlo en el feudo bonaerense y que no le compita en los propios. Poco de esto pudo hacerse.

El contexto no es halagüeño, al llegar comentaban las impugnaciones preventivas, como la de Duhalde, que ahora la Chuchi Servini de Cubría, agente del oficialismo puede hacer correr si el macrismo cree que es mejor la intervención del sello que su formal reorganización sin batalla. 

Al retirarse todos sabían que Macri es un jugador mas en la internita del sello. En el medio se cuchicheaba la insidiosa intervención de otro peronista, el ex presidente Carlos que sugería que la ex Presidenta Cristina había matado a su consorte el ex Presidente Nestor. Los tres abogados -bueno, el occiso, ya no- saben que esto en un país serio activa una investigación judicial de oficio, cuestión que aun no ocurrió, el partido judicial es otro jugador en la internita del sello y no va a hacer favores gratuitamente, espera y pone precio a su injerencia.

Hay que rescatar un reflejo positivo del encuentro y es que buena parte de la dirigencia peronista busca aislar al centroizquierda, separarlo de la conducción que ejerció al marcarle permanentemente la agenda y le discute los argumentos. A tono con el espíritu del tiempo que se vino tan de pronto que los golpeó, un dirigente peruca viejo, pero viejo eh, me confesó que era mejor que la progresía y los populistas laclausianos se vayan a que se queden, en sus palabras me aclaró al air de una reunión que el connubio con el centroizquierda era cosa del pasado, agregó: el peronismo si es populista es por ser fundamentalista de los tiempos que vienen y el que viene tiene poco que ver con esos marcos teóricos (progresismo y populismo laclausiano).

Vamos a nosotros
Sergio Massa aparece esta semana en mundos paralelos, no concurre pero no le escapa -con Jose Manuel de la Sota- al PJ, pero se pone en sintonía con las inquietudes de los representados por el peronismo.

Respecto al PJ la idea fue comunicar que "la discusión de fondo no es ver quién es más macho", bajarle el precio al sello PJ (Matheu) atento que la tradición peronista es lo que se disputa. De ahi parte, designa al colectivo que desea representar -sectores medios, medios bajos y bajos- como "la gente" y dispara: "La gente tiene problemas, la plata no le alcanza, quiere cuidar su trabajo y necesita que el país crezca. Se necesita racionalidad sentido común, flexibilidad de todos los sectores, no se trata de ver quién es más macho, sino de ver cómo le resolvemos los problemas a la gente" y salta por encima del punto neurálgico de la polarización gobierno-secta cristinista y sobre el PJ cuando arroja sobre la mesa lo que le ocupó buena parte de su semana “la Argentina necesita federalismo, y le propuse al Gobierno una salida: la devolución del 15% a las provincias. No podemos arreglar un error con otro error.  Entonces propusimos el armado de un programa con una escala que le vaya dando autonomía a las provincias, sin desfinanciar al Estado Nacional y con federalismo. Sentido común para resolver los problemas. Argentina necesita sentido común. El federalismo es parte de nuestra agenda. Creemos que es un tiempo para aportar ideas y buscar soluciones".

Y al fin, luego de tiras y aflojes llamando a los dos sectores de la confrontación que nos tira para abajo pudo lograr un acuerdo con los racionales gobernadores para que la detracción sea en forma escalonada a partoir de este año 2016 hasta el 2021 (ver art 4a clic aqui). Massa obliga a salir de la loica de la confrontacion y va armando un escenario de dialogo.




Estaban sobándose la cola todavía los del PJ Matheu porque Massa les roba protagonismo y se proyecta como mediador en la disputa que se abre en la negociación gobernadores-PEN cuando el tigrense les volvió a correr el punto de penal y  tiró ganancias al ruedo. Hay que llevar el mínimo imponible a 60mil pesos y no las treinta lucas que impuso rasposamente el gobierno.
“En marzo sube la luz, la cuota del colegio, la prepaga, por eso es clave que en los próximos 20 días que la agenda sea la agenda de la gente: eliminación de Ganancias, de IVA alimentos para beneficiarios de planes sociales, jubilaciones y AUH, hoy las Pymes financian a las grandes empresas y los golpea”.
“Vamos a plantear la necesidad de discutir la semana que viene una nueva ley en materia de Ganancias que establece cambios. Tengo la convicción de que el trabajo no es ganancia, es remuneración. Si quieren seguir gravando el trabajo, que sea en los altos ingresos y nosotros plantearemos un mínimo en 60 mil pesos, modificar la escala, que se pueda debitar el alquiler de Ganancias, y la exclusión del jubilado que no puede pagar Ganancias”.
"Hay que cambiar el sentido filosófico y jurídico de Ganancias, porque el trabajo no es ganancia, es remuneración. Se requiere de un cambio de matriz tributaria. No se puede bajar las retenciones a la minería y no bajar el impuesto de Ganancias", sostuvo el referente del Frente Renovador.
Massa quiere que la discusión paritaria sea en un paquete que incluya aumento salarial y ganancias. Por definición no cree que la inflacion sea una cuestión meramente monetaria y sabe que a la economía argenta la mueve el consumo, por eso la preocupación.
Esos $ 150.000 millones que se están sacando del consumo con la suba de tarifas. Eso va a afectar el nivel de actividad de la economía. Hay que hacer algo al respecto. Pero mi proyecto es la eliminación del impuesto a las Ganancias a todo trabajador de convenio, no fijar una mínimo no imponible que luego con la falta de actualización termina siendo otra vez confiscatorio.
Le da una mano al macrismo y tambien le moja la oreja. El ofoicialismo sigue sin salir en la encerrona de los pifies de Prat Gay que intenta combatir la inflación con conjuros, los dos Bullrich, de Triaca jr que canta los tantos sin que nadie haya dicho quiero y la repartija de comisiones del Congreso que incluye escenas patéticas de peleas por despachos.

En fin esto fue todo por hoy.