martes, 19 de abril de 2016

Escenas de chupaculismo explicito bonaereense

Volveré, volveré a la vida 
cuando rompa la luz en las rocas 
porque nosotros arrancamos todo el orgullo del mar,
no nos hundiremos nunca más, 
que en la memoria ya no hay vuelta atrás: 
no nos humillarán NUNCA MÁS (*).
En 2013 concretamos en la Provincia de Buenos Aires lo que venía siendo rumiado desde mucho tiempo antes. Un grupo de peronistas se une a paisanos de otras latitudes políticas para darle carnadura a una fuerza que reivindicaba logros del gobierno peronista conducido por los kirchner pero que discutía otras políticas concretas, y ponía en tela de juicio implementaciones por sus fines no declarados, modos y medios. Nacía el frente Renovador para oponerse a todo lo que significa esta fotografía, el chupaculismo que no cuestiona la dirección del Titanic aun sabiendo que se dirige al iceberg





(*) de "Memoria da noite"
Madrugada, el puerto duerme, amor,
la luna juega sobre las olas.
Piso espejos antes de que salga el sol,
en la noche guardé tu memoria. 

Perderé otra vez la vida 
cuando rompa la luz en las rocas, 
perderé el día que aprendí a besar 
palabras de tus ojos sobre el mar. 

Vino el luto antes de venir el rumor, 
lo llevó la marea bajo la sombra. 
Barcos negros surcan la mañana sin voz, 
las redes vacías, sin gaviotas. 

Y dirán, contarán mentiras 
para ofrecérselas al Patrón: 
querrán cerrar con unas monedas, quizás, 
tus ojos abiertos sobre el mar. 

Madrugada, el puerto despertó, amor,
el reloj del bar quedó varado 
en la costera muda de la desolación. 
No vamos a olvidar, ni perdonarlo. 

Volveré, volveré a la vida 
cuando rompa la luz en las rocas 
porque nosotras arrancamos todo el orgullo del mar,
no nos hundiremos nunca más 
que en tu memoria ya no hay vuelta atrás: 
no nos humillarán NUNCA MÁS.