lunes, 18 de abril de 2016

Juegan con fuego

Los alcahuetes del conurbano, lease los alcaldes ex efepevianos, se reúnen hoy con la jefa espiritual del Titanic en viaje sin escalas hacia el iceberg. Estos muchachos encontraron la forma de ser macho alfa poniéndole el culo a todas las jeringas, por eso es de esperar asistencia casi perfecta.

Seguro que en su discurso la ex jefa de estado y -presumible futura procesada- apuntará a blindar su figura intentando hacer no un 17 de octubre, sino un 20 de diciembre y para eso debe echar mano de un mito: el aparato de los barones del conurbano, ese conjunto de ogros que destituía gobiernos mas que 5 consecutivas tapas en contra de Clarín.

CFK evidentemente consume la que vendieron Nestor Kirchner y el FREPASO durante no poco tiempo y que con tanto empeño difundieron Clarin/TN/LaNación.

No hay que dejarse confundir con declamadas solidaridades hacia los sectores subordinados de la economía, la dirección del FPV en su momento entendió que para poder gobernar con "pan y circo" debía asegurar al menos pan en las mesas y que cuando falta los humores cambian y se vuelven manejables.

El periodista Sebastian Dumont nos la da digerida
Mauricio Macri y María Eugenia Vidal abordaron, con pocas horas de diferencia, el anuncio de medidas tendientes a dar algo de oxigeno a los sectores de menores ingresos de la República Argentina, muchos de ellos concentrados en la provincia de Buenos Aires. La agitación social que se venía gestando en las barriadas del conurbano era indisimulable, aunque muchas de ellas todavía no habían encontrado el caldo de la organización política que la transformara en algo peor. Pero es, sin dudas, un tema para seguir de cerca ya que la mayoría de los territorios están en manos del peronismo que ha cultiva las prácticas K durante los últimos años, aunque muchos de ellos traten de disimular mostrándose como lo nuevo de la política.
Las medidas anunciadas por Macri y antes por Vidal no se saben si calmarán la situación que se planteó luego de la serie de aumentos que golpea a la clase media y baja. Nadie seriamente puede discutir que esto no es producto de la acumulación durante los últimos años que hizo el kirchnerismo con un populismo que hoy cruje en todo el continente. Pero la sociedad, al menos gran parte de ella, se acostumbró a tirar la basura debajo de la alfombra. Y el momento de limpiarla es doloroso y no le gusta a nadie. (*)
Dumont deja entrever que de esta situación podría aprovecharse la secta cristinista para hacer que su marioneta peronista haga el trabajo sucio de agitar el conurbano con el objeto de mejorar la situación procesal de algunos de sus miembros mas conspicuos  y, sueñan que eventualmente podrían, regresar triunfalmente al poder como mesías político. 

Táctica, la destituyente, destinada al fracaso pero que le hará un fenomenal daño al peronismo en su conjunto, enlodando aún mas su imagen. Y cierra el periodista diciendo que mucho de los intendentes convocados hoy a la  Fundación "Conspiración" -que presiden la pasionaria de Calafate y Ferraresi, el intendente de Avellaneda - "reconocen que -el notorio aumento de pedidos de asistencia social y de comida y trabajo en los barrios- se observaba desde el año pasado. La olla a presión que encendió Cristina Kirchner aún no termina de explotar".

A este paso de ballet hay que enmarcarlo. Estos movimientos de un elemento aislado no disimulan un hecho que marca la continuidad de la dominación. Si los empresarios y financistas han acumulado en pala durante la década pasada, en la presente piensan acumularla pornográficamente y en esto ha ayudado el cristinismo cuando se dedicó a vivir el momento sin otro proyecto que no sea la política del paliativo para los pobres y los subsidios que terminaban en bolsillo de los concentradorees de la economía. He ahí la continuidad del negocio del país dividido y el porque de la convocatoria de CFK a Buenos Aires a través de la dúctil  Justicia Federal.

Macri económicamente plantea, hasta hoy, un gobierno sesgado en defensa de intereses de los sectores de mayores ingresos y mientras tanto su retaguardia mediática le cuida las espaldas, por eso no están en Clarín y La Nación la compra de dólar futuro por medio Gabinete PRO y las 9 cuentas nuevas off shore del mismísimo presidente de la nación.

La secta cristinista por su lado evita que a sus fans le caiga la ficha acerca de lo que ha significado para el colectivo la perdida de la hegemonía; y que Lucas Carrasco plantea tan preciso aquí:
Aprovechando el patético desempeño económico de los reyes de la eficiencia PRO, la jefa de la oposición comienza ya con mordaces críticas que irán subiendo de tono, para posicionarse de cara a las elecciones de senadores nacionales en territorio bonaerense.
La posibilidad de que para fines del año que viene el Congreso esté sentado en una Asamblea Legislativa tras la renuncia del Presidente Mauricio Macri, eligiendo un legislador con mandato interino en el Poder Ejecutivo, es demasiado tentadora y despierta las más sanas ambiciones; configurando este clima destituyente. Por ahora, agazapado. Por ahora.
Quizás la crudeza que siempre manifestó en sus dichos la jefa de la oposición haya ayudado a que no se note el tenor de sus críticas. Incluso, sus fans se preguntan por qué la jefa de la oposición no alzó la voz ante los atropellos institucionales de Macri, especialmente cuando derogó leyes por decretos, despidió miles de empleados públicos e hizo los negociados más vergonzosos desde el poder.
La caída en las encuestas del PRO es el preámbulo para que la jefa de la oposición se ponga en marcha. Por supuesto, la jefa de la oposición es Elisa Carrió. (**)
Trabajan para el antiperonismo, pero eso es su problema, nosotros tenemos los propios y a ellos nos abocaremos.

(*)La nota de Sebastian Dumont puede leerse completa aqui: http://elembudo.tv/las-medidas-sociales-de-macri-y-vidal-llegaron-cuando-la-olla-a-presion-del-conurbano-esta-al-maximo/
(**) (http://lucascarrasco.blogspot.com.ar/2016/03/clima-destituyente.html)