martes, 12 de mayo de 2009

Progresismo de derecha

Metro noventa de alto, de contextura atlética, de vida monacal y una maravillosa voz -limpia,atenorada- disciplinada en los cursos de locución del ISER, el entrerriano Lucas Carrasco le encuentra una nueva sucursal a esa mega empresa cuya razón social es "Progresismo S.A:" habla sobre el progresismo pero en su versión derechosa. Elige a Tinelli, pero lo elige adrede y elipticamente cuestiona las nuevas alianzas de clase (la menemización de los sectores medios y sus representaciones políticas, sectores medios urbanos y clases altas rurales).

Ágil, rara como encendida, es la pluma del joven paranáense que mostramos en la foto posando para el casting del nuevo James Bond. Está peleando el papel, cabeza a cabeza, con los actores Idris Elba y Will Smith a quienes apoya Obama pretendiendo ser el primer JB negro. Hasta ahora a Carrasco lo avalan estos muchachos, ¿le alcanzará para ser el primer Bond sudaca?.

Esta nota de Carrasco que hoy choripublicamos sigue respondiendo a la provocación del progresismo local que nos decía que no sabíamos de que estabamos hablando y que nuestra obsesión por los conceptos "progresismo" y "vieja y nueva política" era merecedora de unas cuantas sesiones de analisis psicologico (para arrancar).

Ningún proyecto político que reciba un respaldo contundente de la Capital, tiene respaldo en el resto del país. Con la excepción del proyecto político progresistas y transformador que encarnó la Alianza de Chacho Alvarez y Fernando De La Rúa, esto es así desde hace nomás que 200 años.
Las razones son culturales, políticas y económicas, y se remontan a los orígenes de nuestra historia.
La actual derecha, entendida por el dispositivo liberal como "progresista" se concentra en los enclaves más favorecidos por las estructuras económicas y políticas actuales. Esto es, por dos pilares estratégicos del modo de organización social: la centralidad del puerto unida a la administración concentrada y la reforma constitucional prohijada por San Alfonsín y Carlos Menem. La centralidad de la administración estatal ligada al puerto, es también determinante para los armados políticos: la Capital Federal representa más o menos un 10% del padrón electoral, un par de puntos menos que Santa Fe y Mendoza, por ejemplo. Y sin embargo, todo gobierno contiene una sobredeterminación de funcionarios porteños que, tarde o temprano, quedan desligados de otras instancias institucionales como el Congreso, pensado en primer término (a través de la sobrerepresentación) como contrapeso del saldo de guerra civiles en la etapa llamada delicadamente "de organización nacional" y como reaseguro, posteriormente,del ya jaqueado bipartidismo (gran aporte institucional, hoy olvidado, de San Alfonsín: el Pacto de Olivos).
La división geográfica del país entre ricos y pobres no agota el análisis, pero sobredetermina la primacía de las clases sociales ligadas a la exportación en las provincias, y generan un vínculo de intereses materiales unitarios que, así como hoy los defensores de las AFJP son "progresistas", los exportadores y sus aliados porteños son "federales".
La conformación de la oposición al gobierno nacional, estructurada en torno a la ciudad de Buenos Aires aportando la estética de un "peronismo disidente" (que viene a disentir con todos los postulados del peronismo) se desparrama luego hacia la Pampa Húmeda, con primacía en el interior bonaerense, Córdoba, Santa Fe y Entre Ríos.
El despliegue de la soja y las clásicas disputas entre industrialistas (mercadointernistas) y exportadores primarios (antes llamados oligaquía, ahora no queda bien) amplían esa conformación política de un bloque social que pierde fuerza en el interior del país a medida que se aleja de la zona núcleo.
Esta conformación estructural puede hacer variar coyunturalmente las conformaciones políticas, entre dos grandes sujetos sociales: las patronales ligadas a la exportación junto a las clases medias más ligadas al puerto y una visión cultural aristocrática, y el resto del país en una mezcolanza de clases sociales donde otrora los trabajadores industriales tuvieron primacía, y hoy los desclazados y clases medias bajas agrupados en torno a partidos de sesgo municipal que establecen alianzas de mayor alcance en torno a objetivos propios (obras públicas, ampliación de capacidades estatales, parches fiscales, etc) que son ampliamente denigrados por el bloque social adversario.
Este es el escenario hoy, tras la caída de la hegemonía financiera aliada a los grupos económicos prohijados en la dictadura (y sus capas medias ligadas al puerto).
La partición de las entidades financieras (proceso que, bien visto, se repite en toda sudamérica) actualmente agrupadas en tres entidades y con menor fuerza gremial, así como el reacomodo de industriales y la homogeneidad del bloque agrario, son consecuencias de este proceso.
Ganar o perder la Capital Federal, no es un asunto de "política comunicacional" o de internas bizantinas, sino de qué modelo de país se pretende. Y con quién, y porqué.
Si pensar los términos de izquierda y derecha es un ejercicio vacío de sujeto -a tono con lo que sucede en las academias de ciencias sociales, con la idolatría del posestructuralismo- seguramente nunca se llegue a ningún lado, más que a la impotencia e incomprensión de los procesos políticos.
Si el progreso que define al progresismo tiene como sujeto una racionalidad superior -sin condicionamientos de clase- seguramente de ahí derive una sobredeterminación estética que, también y claramente, tiene -aunque no se admita-un fuerte sustrato clasista; pero sobretodo, deriva en la impotencia política; esa qué, tanto gusta en ciertos lados del país, donde los partidos vecinales buscan meter concejales hablando de la exportación, la ley de coparticípación o la minería de muy lejanas (e indiferentes) provincias.
En síntesis, vuelve Tinelli; pero ahora es "progresista". Vuelve lo nuevo, vuelve Tinelli.
A estas alturas en omixmoron reflexionamos sobre dos procesos de acompañamiento, diferenciación y confrontación de los sectores medios con los sectores populares.
1) En los '90 los sectores medios acompañaron a Menem y su alianza de clases, para luego despegar (por Menem, decían), y
2) ahora acompañaron a K, al menos en sus primeros tiempos, para luego abandonarlo a su suerte (por los K, dicen),
No alcanzamos a ver otra coincidencia en los dos despegues que la presencia de uno de los sujetos sociales (los sectores populares) en las alianzas de clase propuestas por ambos ex presidentes.
Mi suspicacia es infundada lo se, pero me parece que la presencia del pobrerío es el espejo en que los sectores medios no quieren mirarse. Los irrita, les cambia el humor, los amenaza y nadie hace nada, Susana.


3 comentarios:

Hal dijo...

"Ningún proyecto político que reciba un respaldo contundente de la Capital, tiene respaldo en el resto del país".
Ajá, ¿y qué pasó con Alfonsín?

"En los '90 los sectores medios acompañaron a Menem y su alianza de clases, para luego despegar (por Menem, decían)"
En los 90, los sectores medios fueron los más refractarios, en términos electorales, al menemismo. Toda la evidencia así lo indica.

Che, podrían ponerse un poquito más rigurosos a la hora de sanatear.

OMIX dijo...

Ni en pedo Hal, no lo hacen Uds por que tendríamos que hacerlo nosotros ¿por que Uds lo piden? Nahhhhhhhhh

Hal dijo...

ustedes? con cuánta gente creer estar hablando al mismo tiempo, Omix?
Ahora, qué importante soy/somos en su vida. Resulta que usted actúa conforme yo/nosotros lo haría/haríamos. En fin...