martes, 5 de enero de 2010

La muerte nos visita, Andrés el viejo partió

Andrés el viejo, el amigo bloguero partió hoy rumbo a la inmortalidad, tal como se decía hace mucho.
Reminiscencias infantiles de cuentos de brujas y cucos, pomberos y almas mulas, la muerte nos desespera. Su sola presencia, que siempre hemos imaginado nos llega desde algún lugar insondable y oscuro, nos inunda de terror. Es que siempre aquellas cosas que suceden y son inexplicables nos mueven la estantería.

La muerte del amigo Andrés es un Godzilla que se me sentó sobre el pecho y el vientre oprimiéndolos, sofocándome. Que me ha dejado sin palabras justo en el momento en el que siento que ya no estará el para sentenciarme:
"dejate de joder Omix con esas pavadas, no seas buludo hombre, largá la sensiblería que eso no es lo tuyo" llenarme el vaso de cerveza y ofrecermelo para continuar con lo nuestro sin tantos sentimentalismos.

Solo me queda decirte Andrés: gracias, gracias por la calidez y por haber estado ahí donde se te hacía que debías estar, sin retacear tu presencia y sin sacar cuentas.

Quiero rescatar de el su forma de entender el compromiso político que lo hacía estar allí junto a personas que venían de otra formación, de otras escuelas y sin embargo estar, sumarse, no esquivarle el culo a la jeringa.

Como esto es un blog y está dirigido a lectores que en muchos casos no me conocen ni conocen mis relaciones voy a tratar de pintar a quien intenté recordar con estas lineas. En un post que escribió hace unos meses comentó lo siguiente que creo es una forma de entender al último Andrés, me refiero al Andrés político y bloguero, al que yo conocí. El comentario copiado y pegado me parece nos da pistas, se mete de lleno en el debate sobre su forma de ver al sector del que provenía y de cual le parecía que era la postura correcta en la coyuntura.
Post "Grata sorpresa",
No voy discutir sobre los cambios de ideología de Nacha Guevara, pues no sé a qué se refiere. Puedo sí decir que no me parece malo, por el contrario, que las personas cambien de ideología. De lo contrario, hay pocas esperanzas de cambio social profundo. La ideología dominante es la de la clase dominante y constituye lo que se llama sentido común. Las ideologías fijas para siempre son adecuadas a las sectas religiosas. Se nace dentro de una religión, se reciben sus enseñanzas y se sigue pensando así por toda la vida. Como cambiar la ideología (en lo profundo) es muy trabajoso, los movimientos políticos que alcanzan alguna dimensión, tienen forzosamente adherentes, y a veces muy consustanciados con las posturas del movimiento, cuyas ideologías son diferentes entre sí y que se acomodan imperfectamente a la ideología del propio movimiento. Millones de obreros y campesinos siguieron al bolchevismo en la Revolución Rusa, y la gran mayoría sólo tenían nociones elementales de marxismo, si algunas. Como el tema es mucho, pero mucho menos importante que una revolución social, estimo que las rigideces ideológicas vertidas en este debate son un obstáculo y no una ayuda. Hablamos de una coyuntura electoral, eso sí, decisiva en el enfrentamiento con la derecha. Si Nacha Guevara puede ayudar a triunfar en esta coyuntura, bienvenida sea. Su discurso del jueves me hace pensar que sí. Aunque nada tienen que hacer en esta discusión, tal como fue planteada, no se puede ignorar las menciones a Sabatella y a Solanas. Hay que reconocer a Sabatella una posición de firme enfrentamiento ante la derecha y reivindica las principales políticas del gobierno nacional. Además, lleva a Escriba como candidato a primer concejal en Vicente López, lo que le añade un mérito importante. De todas maneras, nadie me convencerá de que es preferible votar a Sabatella, que no deja de ser un mero centroizquierdista, antes que a la lista que encabeza Kirchner. En la guerra, hay que ocupar una u otra trinchera y, como se sabe, la política es la continuación de la guerra por otros medios, ;-). Con respecto a Solanas, ni siquiera se puede decir de él que tenga el mérito de Sabatella: es notorio su apoyo a los empresarios agrícolas en el conflicto contra los rasgos más progresivos del gobierno nacional. Es digno de que lo vote el ala progresista de la clase media porteña. Ya hasta su rescatable nacionalismo se está contaminando de perfume socialdemócrata europeo. Gracias a todos por comentar.
Andrés
Chau Andrés, nos vemos cuando me toque.

2 comentarios:

Todos Gronchos dijo...

Una tristeza grande perder un compañero así.

El Isáurico dijo...

Un tipo con el que, pese a pensar muy distinto, daba gusto polemizar. El mundo se ha puesto un poco mas aburrido.