sábado, 30 de enero de 2010

Peronistas, ¿que somos? ¿adonde vamos?

Beatriz Sarlo, es columnista del diario mitrista y desde allí se dedica a chucear a discreción a todo aquel que cuestione o ponga en peligro la estabilidad del orden oligárquico. Hace unas semanas nomás escribió una nota titulada: “La novela de la ideología” en la que, refiriéndose a los "K" en particular, pero apuntando al peronismo en general, sentencia

“usan la ideología de manera instrumental, lo cual quiere decir que revisten de motivaciones elevadas y frases extraídas de discursos nacionalpopulares a medidas de gobierno que tiene un carácter menos ideológico y más anclado en la pedestre conservación del control sobre los recursos indispensables para mantener el poder,” La conversión de la ideología en instrumento de políticas que no responden necesariamente a ella es uno de los rasgos más característicos / … el uso instrumental de la ideología es un arma más venenosa que la violación de alguna norma institucional, cuyo resguardo puede confiarse a la Justicia o al Parlamento. El uso instrumental de la ideología implica la implantación de políticas tacticistas y sin principios, cuya paradoja es, justamente, que destruyen un sustrato simbólico, afirmando, al mismo tiempo, que lo hacen para defenderlo. Un paisaje político desierto puede resultar de esta manipulación de las ideas en función de cualquier medida de gobierno…juegan con un fuego en el que terminan consumiéndose los fundamentos mismos de su legitimidad simbólica. Son políticos de vendetta y de revancha; con esos gustos, es difícil que sean, al mismo tiempo, políticos de grandes ideas. / Son, por otra parte, personajes belicosos."

Si no fuera por la mala leche, coincidiría en parte de lo que pregona . Yendo al fondo de la cuestión, suelto de cuerpo afirmo que los peronistas ni usamos la ideología en forma instrumental, ni dejamos de hacerlo, por que no creemos en la ideología, descreemos de su imprescindibilidad.

La pregunta que se deben hacer quienes desde la condena al peronismo centran su ataque en su aparente debilidad ideológica es si al peronismo tiene o no que importarle la ideología.

Carecemos de una, si consideramos ideología a una matriz potente de conocimiento de todos y cada uno de los aspectos de la realidad desde la cual un colectivo político define su ser y su hacer y desde donde el político práctico y el estudioso de los fenómenos políticos analizan el mundo desde lo general a lo particular.

Para muchos la ideología es imprescindible, pero quien escribe estas lineas entiende que hay vida después de la ideología. Para muchos peronistas es secundaria, pero andá a explicárselo a los polítologos, a los diarios tipo La Nación o Página12, a los analistas de las embajadas del primer mundo que regresan a sus homes sin haber entendido la política argentina (¿no es asi Karol?).

Esa cobertura totalizadora de la ideología (casi totalitaria) es descrita por muchos. Pierre Ansart, autor que ahora citamos, es solo un ejemplo de ello:

Una ideología política se propone señalar a grandes rasgos el sentido verdadero de los actos colectivos, trazar el modelo de la sociedad legítima y de su organización, indicar simultáneamente a los detentores legítimos de la autoridad, los fines que la comunidad debe proponerse y los medios para alcanzarlos. La ideología política provee una explicación sintética en que toma sentido el hecho particular, en que los acontecimientos se coordinan en una unidad plenamente significativa. [...] todas las formas particulares de ideología, aspiran nada menos que a dictar los principios esenciales, las evidencias irrefutables a partir de las cuales asumen sentido y justificación los actos particulares

No somos derecha ni izquierda. Esta indiferencia ideológica no nos sitúa en terra cognita. Algunos actúan como si el peronismo nunca hubiese existido y con esa negación siguen adelante sin tener que cambiar las plantillas que le dan forma a su razonamiento. Compraron moldes importados, esos que no tienen recambio, ni repuesto, y de ahí les viene esta necesidad de pegarnos a las "dielogías".

El "tano" Salvador Ferla en su momento supo explicar la aparición de las ideologías

“En el Medioevo, la sociedad occidental no elaboraba ideologías porque segura de vivir en un orden inmutable, no pensaba que las civilizaciones o las culturas pudieran crearse a voluntad. Con el renacimiento el intelectualizado occidente descubrió de pronto algo tan sencillo y fácil de presumir como esto de que la vida no había sido siempre igual, de lo cual dedujo, sin mucho esfuerzo que si había sido diferente en el pasado, también podía serlo en el futuro. Como simultáneamente el desarrollo de la ciencia y la técnica fue creando instrumentos de cambio, hubo una fuerte incitación a modelar el futuro, surgen entonces las ideologías como propuestas de cambio que forman una escatología laica basada en una dimensión de la esperanza: la redención social y la felicidad humana en la tierra…

¿No es demasiado pretender que una ideología es el oráculo que desentraña todo enigma interpretando correctamente cualquier caso, en cualquier tiempo, en cualquier lugar y que por lo tanto es siempre válida y viable?. ¿La infalibilidad de una ideología es o no un mito?.

Es necesaria incluir aqui la noción de ideología del “tano” Ferla , que resume en pocas líneas:

“ideología es la prefiguración de una sociedad futura en pos de la cual se expresa un conjunto de objetivos con los correspondientes medios para alcanzarlos"

Como se ve, en esto no es original. Más adelante categóricamente afirma que

“todas las ideologías… se han mostrado impotentes para interpretar en forma global, coherente y estable el pasado, presente y futuro de la humanidad. La realidad del pasado siempre está por encima de sus intérpretes y el cambio suele burlarse de sus profetas”

Quizás sea por que los protoperonistas hicieron una lectura de la historia del pais antes del 4 de junio de 1943 y sacaron la conclusión que ninguna de las ideologías que tenían a mano les servía para mantener en la periferia del mundo un proyecto de pais justo socialmente y al a vez industrializándose de manera autónoma. Cabe suponer que también pudo ser por mero capricho de Perón o su intuición. Por lo que haya sido, lo cierto es que el peronismo tiene ideas, doctrina, pero ideología no. Cabalga sobre la historia, surfea, pero no se coloca estrechísimos corsés y menos anteojeras y eso es por que para Perón y sus seguidores hacerlo equivale a debilitarse en términos de alcanzar objetivos. También es casi como enviar una copia del plan al equipo contrario para que conozcan nuestros movimientos, fortalezas y debilidades de antemano.

Luis Taruselli en su libro: ”El Pensamiento Nacional”, del cual extraigo todas las citas de Ferla que incluyo aquí, arroja un argumento más:

“El contenido revolucionario del peronismo, no fue por su ideología sino por la presencia en él viva, real y dinámica de los trabajadores argentinos…”.

El viejo General supo aclarar

Cuando se habla de revolución, algunos creen que se hace a fuerza de bombas y de balazos. Revolución, en su verdadrea acepción; son los cambios estructurales necesarios que se practican para ponerse de acuerdo con la evolución de la humanidad, que es la que rige todos los cambios que han de realizarse.

El hombre cree a menudo que él es el que produce la evolución. En esto, como en muchas otras cosas, el hombre es un poco "angelito". Porque es la evolución la que el tiene que aceptar y a la cual debe adaptarse. En consecuencia, la revolución por los cambios del sistema periférico, que es lo único que el hombre puede hacer, es para ponerse de acuerdo con esa evolución que él no domina, que es obra de la naturaleza y del fatalismo histórico. Él es un agente que crea un sistema para servir a esa evolución y colocarse dentro de ella.
Quiere decir que la revolución de la que nosotros hablamos no es una causa, sino un efecto de esa evolución, que nosotros debemos poner al dia a través de sistemas.
A la revolución peronista no la hizo ideología alguna, sino el hecho mismo de sentar a los trabajadores a la mesa del poder y dejar que estos hivcieran su aporte moldeando a su manera las viejas instituciones del orden burgués.

Hoy algunos escriben desde el sitial del revolú "arrepentido". Ese/a tipo/a que pasó de creer en la necesidad de las balas para hacer la revolución y de escribir en periódicos onda "Vanguardia comunista", a no creer en la posibilidad de una revolución. Já que "rotation".

Tenemos objetivos para esa sociedad futura y somos bastante pragmáticos en los medios para llegar a ellos aunque importen y mucho. Lo que hacemos es "inteligencia de la situación" pero para ello no necesitamos una ideología., podemos valernos de determinada ideología para interpretar parte de esa realidad que no es dada escudriñar.

Eso no quiere decir que somos tipos vacíos de proyecto, tanto que no nos fijamos en los medios o nos subimos a todos los colectivos. Haciéndonos cargo de las críticas que escuchamos ahora sobre la versatilidad, ubicuidad, oportunismo, funcionalidad a los poderes económicos y debilidad ideológica del peronismo y debido a que estamos surfeando sobre una ola de época de salida del neoliberalismo, no somos pocos los que seguimos soteniendo que el peronismo es un “socialismo de tercera posición”.

Esta definición intenta dar un salto sobre las ideologías dominantes en la época que parió al peronismo y desde ese “Ades” ver las disputas ideológicas como distantes, superfuas e innecesarias, pero tiene vigencia hoy. Para precisar que es eso de “socialismo de tercera posición recurro por última vez al tano antes mencionado

"Este socialismo de Tercera Posición exige como presupuesto básico el fin de la dominación que el imperialismo ejerce sobre nosotros a través de esas entidades de lucro a las que con elegancia eufemística se suele llamar empresas multinacionales y el fin de la oligarquía vernácula y otros grupos parasitarios en que esas empresas se apoyan. En esta segunda etapa de la experiencia de gobierno peronista (se refiere a 1973/4) tiene que entrar a funcionar forzosamente la marchita “de los muchachos” en aquella parte que dice ”combatiendo al capital”… Pero ese socialismo apunta a distribuir la propiedad, no a suprimirla totalmente, ordenándola en categorías que podrían ser: estatales, cooperativas, sindical, privada y mixta.”

La moraleja que os deja este escrito es que: a pesar de que nunca me enamoraron y no perdono el intento de superar al peronismo asesinándolo, considero que los Kirchner han sido un peldaño hacia arriba en la larga escalera hacia esa sociedad mejor.

El tiempo que viene parece que trae vientos de cambios, de esos que no suelen ser buenos cambios.

Nos queda aguantar los trapos. Eso significa que nos refugiaremos en "Saúl querido" y desde allí seguiremos buceando para avanzar en ese socialismo de tercera posición, sin cambiar de anclajes, con los mismos clivajes.

12 comentarios:

Politico Aficionado dijo...

Los columnistas del diario mitrista, incluída la Sarlo, no valen una puteada de tartamudo.

Pero no coincido con su afirmación de que el peronismo carece de ideología, algunos párrafos del mismo post apuntan fuertemente a su existencia.

No habrá un proyecto acabado (elija Ud en que sentido), como el comunismo o el capitalismo, pero hay metas (felicidad del pueblo, grandeza de la nación, comunidad organizada, justicia social...), hay caminos (unidad latinoamericana, organización de los trabajadores, ...).

Elementos simples como estos son, por ejemplo, más que suficientes para probar que el innombrable no era peronista, ya que se opuso a todos ellos.

Finalmente aprovecho para agregar al libro que Ud cita, el siguiente: La Formación Ideológica del Peronismo, por Juan Fernando Segovia (Cordoba 2007).

OMIX dijo...

La comunidad organizada es la utopía.

Las tres banderas, algo que no nos podemos olvidar en ninguna decisión que tomemos.

No digo que no tengamos doctrina, ideas fuerzas, pero ideología tal como lo plantea la ciencia política, creo que no. Sin que esto sea una verdad revelada, claro, suelo errar los planteos.

Prometo buscar el libro de Segovia, gracias Aficionado.

ruben dijo...

Ustedes NO SON SOCIALISTAS y nunca lo serán.

Maricé dijo...

Rubén, por suerte no somos socialistas. De serlo estaríamos defendiendo a la Sociedad Rural o con Solanas Pacheco en defensa de la Carta Organica del Central. O hubieramos formado parte del grupo A o lo que es lo mismo, la Unión Democrática.
Ya lo creo que no somos socialistas.
Perdon Omix por contestar un comentario pero estos comentarios me hacen saltar la chaveta
saludos

Homero dijo...

El hecho que Lopez Rega, Isabel, Menem, Galimberti, Duhalde, Rico, los Kirchner, el Colorado, Macri y vos, entre otros notables, sean peronistas significa que no solo el peronismo no tiene ideologia, sino tampoco principios. Decir que el peronismo tiene ideas es una boludez, cualquier primate radical tambien las tiene. Es un simple sello que te garantiza ininputabilidad politica, cuando desguazas el estado o lo estatizas, cuando desempleas y subisidias la pobreza, cuando juzgas a los milicos y los amnistias. A vos te gana el deseo de redimir esta cascara vacia, pero llegaste medio siglo tarde, ya esta todo el mundo en otra cosa. Regala la ropa del abuelo, comprate algo nuevo y empeza a prestarle atencion a Sarlo, que con su erudicion y claridad, te esta indicando el camino.
Saludos

OMIX dijo...

Hola Maricé y gracias por pasar y contestar.

OMIX dijo...

Rubén ¿te parece que la única manera de ser socialista es siendo marxista?.
Si/ No
O lo tuyo es mantener inmaculado el sellito socialista para que lo puedan usar tipos que no construyen.
Mostrame la escritura de dominio porfi.
Conozco socialistas (marxistas) que laburan política todo el dia y no les alcanza por que la gente esquiva y conozco muchos chantas que la van de dirigentes socialistas y son oportunistas como el más pintado.
Por lo demas gracias por pasar.

Antonio dijo...

Yo tengo la posta. Lo que ahora le llaman "kirchnerismo" ¡¡es el PI !!

ricardo paese dijo...

Beatriz Sarlo es una viejita decadente. Esta medio ga-ga. No hay que tomarla muy en serio. Hay que ser piadoso. Aportó mucho a la cultura argentina. Eran otros tiempos...

OMIX dijo...

Antonio, quisiste decir el PRI?

eapc dijo...

OMIX,

Muy interesante lo que decís, no tanto lo que dice la Sarlo (puf!)
Hay gente insalvable, pero otros merecen la pena tratar de discutir y arrimarlos al proyecto.
Vengo de hacer un post en Cara o Cruz sobre estos últimos con algunos conceptos de doctrina (resabios del pasado) que reconocerás.

Ah! y Antonio quizo decir PI, han de ser reminisencias de desarrollismo progresista...

Un saludo
P.D.: Salvador Ferla era un capo.

Anónimo dijo...

lo que yo queria, gracias