domingo, 26 de octubre de 2014

El "garrochazo" nunca existió

El massismo está en construcción pero mucho antes que tome su forma definitiva hemos visto conformarse un antimassismo hormonal, decidido, seguro de sus convicciones.

Hoy Mario Wainfeld en pagina12 publica una extensa nota que camina por ese andarivel.

Ilumina Wainfeld
Se habló de saltos con garrocha, de fugas en malón desde el FpV al FR. Empresarios, comunicadores afamados gozaron con el vaticinio, que se no se concretó sino en mínima medida. En el Congreso nacional, el fiasco fue casi absoluto. El oficialismo nacional conserva su apretada mayoría, que (con buen laburo de los presidentes de bloque) le garantiza aprobaciones en serie de la nutrida producción normativa. 
La mayor cosecha de Massa se mide en intendentes bonaerenses. Una espada parlamentaria del kirchnerismo hace una distinción que es un diagnóstico, un anhelo y una promesa para las PASO: “Son cincuenta, los perdió Scioli, no Cristina”http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-258389-2014-10-26.html
Tengo algunas observaciones que hacer a los párrafos seleccionados.

La elección 2013 las hizo con veinte intendentes (o menos) y obtuvo un 16% de los votos (nacionales), si el INDEC garrocheril reconoce 50, ¿cuantos serán y cuanto pesarán electoralmente al final del conteo?

Respecto a lo otro, ya podemos decirlo: el "garrochazo" no es lo que tirios pensaban que era y troyanos hacíamos creer que iba a ser.  Tenía que ver  -y tiene- con las condiciones de posibilidad de la Renovación en ciernes y ya hay a la vista algunas muestras de lo que va a ser. 

La profusión de desdoblamientos de elecciones es un dato significativo, no hace mas que indicar que en el distrito el arrastre nacional, aun con el candidato mas pintado, es negativo de arriba hacia abajo. Ese desenganche es un tren pensado en función de los vagones, un soltarse de la locomotora que los lleva al vacío. 

Y no hablamos  solo del quiebre de la sujeción respecto de las instancias nacionales por parte de las provinciales, por caso las tucumanas, sino también las municipales respecto de las provinciales. Tampoco hacemos hincapié en el oficialismo respecto de la conducción nacional del FPV (incluido el PJ), sumamos a estas las de la oposición respecto a sus conducciones nacionales.

Es preferible desconectarse del mundo un rato para seguir estando en el en otras condiciones y bajo otros ejes organizativos que suicidarse colectivamente sin saber en nombre de que. 

Pegar un salto no siempre significa hacerlo de un sector a otro, tranquilamente puede ser un "yo me bajo de este barco y sigo el viaje a nado", porque siempre es mejor bajarse e ir a pata,que quedarse arriba del bondi que maneja Sandra Bullock 

Ese dejar solo y en banda a los que montados en una estructura nacional te exigen exclusividad de amores es una devolución de favores y una oportunidad para reconstruir en un tiempo el bipartidismo perdido.

Por último, hay que admitir que si bien el armado nos va consolidando como alternativa de poder, también nos condiciona, de esto uno se pre-ocupa y no si seguimos contando la política en función de agachadas, látigo y chequera y aparatismos varios..

1 comentario:

lucas carrasco dijo...

Correcto. Desdoblar las elecciones en 2011 servía para abonar el triunfo de Cristina, única candidata. Si alguien la desafiaba (algún suicida, como Verna, de La Pampa...No se puede contra una viuda que hace campaña de negro y llorando, con la soja a 600 dólares) se presentaba por otro partido.
Ahora, que el FPV amaga tener internas, con Scioli que viene de perder junto a Cristina e Insauduhalde, el desdoblamiento y adelantamiento de las elecciones es funcional a las provincias y claramente es una desautorización a la vieja. Que a esta altura solo conduce el mini cooper de Flor Keey