jueves, 25 de junio de 2015

"Huracan verde, huracán blanco" (la soya y la droga)



Todo ángel es terrible. Y sin embargo, ay, los invoco...
Rilke 
No tomar todos los caramelos que nos ofrecen y llevarlos a la boca.
La muerte del Fiscal Nisman colgó el cartelito "Killer" en el pecho del kirchnerismo por unos meses. La única acusación válida que puede levantarse es la inoperancia de un gobierno que debió custodiarlo. El muerto en la víspera significó un alud irremontable de sospechas que a la vez que ensuciaban el recuerdo de tres administraciones sin óbitos levantó el precio de las acciones de quienes se montaron en su historial de opositores tan acérrimos como inútiles para desplazar a los que sin mayor titulo asociaban con los rumanos Ceausescu.

Macri, asociado con esa maquina de tirar merda sobre cualquier especie peronista que es Carrió, fue el beneficiado políticamente de una muerte que -llamativamente- ocurrió al inicio del año electoral y que responde a la guerra de servicios de inteligencia desatada en medio de la utilización de los mismos en cuestiones internas. En un tris los poderes que ya no se ocultan lograron que la asociación fuese: "asesinos = peronchos" y los sectores medios urbanos medio altos y altos precipitaran su apoyo a la ridícula, anque alto pre-juiciosa aserción y el desprecio sobre todos los herederos de Perón cundió,  y ahí, sin discriminar fuimos arrojados al cesto de reciclaje.

No la vimos, involuntariamente aportamos leña a la hoguera destinada a las brujas sin darnos cuenta que en ese momento cabalgábamos sobre una escoba. No la vimos no, algunos si pero tampoco contamos con herramientas para contrarrestar esas operaciones, aún no.

Nos desdibujamos y caímos unos puntitos pero eso no es lo malo, lo malo sería que no podamos salir de esa etiqueta ya que cambiarles la apreciación es, hoy por hoy, materialmente imposible. No tenemos tanto perfil republicano como destacarnos en esa estantería. Valga la experiencia aunque duelan los resultados y aprendimos que de situaciones que producen dolor nunca se sale ileso.

Ahora nos tiran a Milani por la cabeza. 

Coincido con que "se va Milani, sigue su aparato de espionaje" y que "el pase a retiro no debe ser impunidad" pero en el frente Renovador  no tenemos tiempo para gastar en algo que es irrelevante electoralmente, ya como gobierno veremos como desarmar el aparato de espionaje y rearmarlo democrática y republicanamente. Por ahora basta con señalar que Milani es el equivalente en la era kirchner a la obediencia debida y el punto final de Alfonsín y los indultos del 89 y del 90 de Menem, y salirse del asunto por la tangente hacia el destino que mas nos convenga.

Hablemosle a la gente de problemas que sienten son los que le aquejan. Todos lo demás, incluso Milani, debemos reservarlos como respuestas a dar durante la gestión. Debemos escaparle a la tentación de meter un gol de cabeza que defina el partido.

No tenemos porque ser un equipo de respuesta rápida una task force de cada asunto que aparezca durante la campaña. Olvidemos  el efecto Código Penal de 2014, esos "cisnes negros" ya no van a aparecer y menos a nuestro favor. Si, tenemos que cuidarnos de las cáscaras de banana arrojadas al piso como al pasar.

Militemos los temas que le interesan a quienes nos van a votar y a quienes podemos hacer que nos voten. No nos enrosquemos en discusiones bizantinas con grupúsculos que viven en burbujas, más allá de que algunas inquietudes importan.

Objetivos y oportunidad, hay que sopesarlos. Toda fuerza política en busca de su identidad va enhebrando las cuentas de su Rosario laico con demandas. El hilo conductor es la coherencia entre los eslabones de la cadena. El elector argentino es bien ducho en percibir la inexistencia de relación entre los reclamos. A algunos para que encajen con otros hay que modificarlos sustancialmente.

No perder la mirada en lo electoral al menos estos meses que siguen hacen la diferencia en hacerlo desde el oficialismo o la oposición.

- Cortes de Luz, restricciones al gas son temas permanentes que afectan a buena parte del electorado. (ver este ejemplo del GEN -clic-)

- El salario y ganancias ya lo hemos trillado y corremos el riesgo de ser una variante laborista si nos concentramos en eso,. Los laburantes que piensan en Ganancias, por ejemplo, votan Massa, no cacemos en ese zoologico.

-  El transporte está siendo disputado por Randdazzo y por la subtrenmetrocicleta, es camino ripioso para nosotros, fácil que nos emboquen donde no tenemos que mostrar.

Lo económico es también un tema que preocupa en forma permanente a un electorado que vive pensando que hoy puede ser el último de su estadía en los sectores medios por ingreso. Ahí hay un equipo económico por mostrar, mostremos los otros equipos también. Daniel arroyo es una buena oportunidad para ese cometido.

Hay mas pero va por circulo cerrado.

Uno de esos temas en los que tenemos que mantener presencia es en el combate contra el narco. En el que hay, si tenemos manera de hacerlo, que desmitificar antes de pontificar, mas que nada los compañeros  y las compañeras de la  renovación que no son Sergio Massa y que con cándidez han comprado los tips que ofrece la derecha solo para confrontar con los tips de una izquierda que ha resultado nefasta en materia de seguridad ciudadana. 

Empecemos hoy con un mito. 

Esta es la historia del ingreso al país de dos fenómenos que coincidieron en el momento de la llegada al pais.

En los 2000 sobrevino el fenómeno soja al país, fue indetenible, ni siquiera pusimos -como país- un misero cartelito "bienvenida soya" pero este negocio se nos vino encima y nos nutrió de dolares.

Gracias soja por existir!!. Algunos fenómenos epocales que nos desbordan simplemente vienen. Junto a la soja vino el narco. Lo dije al principio, no tienen nada que ver uno con otro fenómeno solo la coincidencia de la fecha de la entrada al país.

A Lifschitz estos días le preguntaron los medios porteños que pensaba hacer para combatir el narcotrafico. El pelado debió mandarlos a la puta que los parió pero es progre y prudente. En Rosario, en Santa Fe no hay mas narco que en CABA o en Conurbano o en Córdoba y en la grandes concentraciones urbanas.

En Santa Fe los socialistas dieron vueltas como todos, negaron un poco hasta que se decidieron admitir el problema. Cometieron el pecado de investigar y mostrar algunos resultados, mostrar rostros de narcos, organigramas de las organizaciones, las redes, los nombres de la mafias (los monos, etc). Inicialmente amplificaron el terror pero, como efecto buscado, lograron la cohesión social para reprobar  y empezar cuando los demás niveles del estado se pongan las pilas el combate contra el flagelo en serio. dejando atrás el laissez faire zaffaronista junto a la defensa del relato kirchnerista que ternaron or implantar el codigo de ética del gatero: "el infiel debe negar el hecho hasta las lágrimas si fuere necesario".

Los santafesinos no fueron conniventes. Los socialistas pagaron el pato, al narco se lo sigue combatiendo. El cáncer, ¿y que es el narco sino?, es un  enemigo implacable que vuelve a aparecer arrastrado de las crenchas por la codicia de los mercaderes y una horda subhumanizada que no puede vivir sin su asistencia y lo reclama.

El problema existe mas allá de la bota santafesina. Ahi Macri y Scioli y CFK tienen mucho que explicar ya que si tuvieron manejo de territorios y responsabilidades.

Objetivos y oportunidad, repetimos, hay que sopesarlos. Toda fuerza política en busca de su identidad va enhebrando las cuentas de su Rosario laico con las demandas que encuentra en el camino que se le suman a las que le han dado motivo de emergencia. El hilo conductor es la coherencia entre los eslabones de la cadena. El elector argentino es bien ducho en percibir la inexistencia de relación entre los reclamos. 

Algunas de esas demandas para que encajen con otras hay que modificarlas sustancialmente y eso lleva tiempo. Pero mucho mas que la cadena madura lentamente la construcción del zéjel renovador. 

Mas allá del catalogo de diagnostico y propuestas concretas para viabilizar soluciones el argentino y la argentina del común buscan que los involucremos en un destino en lo universal, único y encantador, que lo haga trascender el día a día de su existencia ... pero eso es motivo de otro posteo.

besis