martes, 22 de junio de 2010

Encuestas, internas y unidad del peronismo (cambalache peruca)

Un relevamiento producido por la Universidad Católica Argentina (perdón bloguero sindioses), muestra que la confianza en el gobierno nacional repuntó levemente el año pasado en comparación con el 2008.

Este relevamiento arrojó que la expectación en la administración kirchnerista obtuvo una evolución favorable entre los años 2004 y 2007 (pasando de 18,5% a 30,5% respectivamente) para descender en el año 2008 a niveles inferiores a los del año base (14,9%). Durante el año 2009 se produjo una leve recuperación de la misma ubicándose en torno al 18%. Julio Burdman llamó a esto "curva nike" del kirchnerismo.

Confianza en el gobierno nacional en los últimos años:

2004: 18,5%

2007: 30,5%

2008: 14,9%

2009: 17,6%

Alza en el sector más bajo y laburantes con conciencia de laburantes (incluidos camioneros que, se sabe, son por ingreso de clase media), las clases medias ni fu, ni fa. Y las altas ni que hablar, para atrás como corresponde a su idiotasincracia. Mujeres estables, varoncitos en alza. Por edad hacen el aguante adultos mayores y jóvenes durante el último año. Entre los que tienen de 18 a 34 años de edad, la confianza en el gobierno pasó del 11,7% en el 2008, al 18,1% del 2009; de 35 a 59 años, la confianza descendió 16,3 al 15,6 por ciento; en las personas mayores de 65 años, se pasó del 17,2% al 20,4%.
Si bien está lejana aquella consideración favorable con la que el kirchnerismo llegó a contar en el año 2007, estas y otras encuestas llenaron los corazones K de alegría. Ayyy, las encuestas, que mal hacen cuando más de uno las lee y tiende a creer que tocó el cielo con las manos, utilizadas asi no ayudan a torcer el destino.

Muchos de los demas políticos son tambien encuesta-adictos. Nada de malo tiene ello, la encuesta es solo el punto de partida para generar acciones que pueden cambiar el rumbo de los acontecimientos.

El que hoy dice que no le hacen falta es Antonio Cafiero, que en una nota en pagina 12 habla de la necesidad de la unidad "racional" del peronismo.
Antonio dixit:

No hace falta tener las últimas encuestas en la mano para darse cuenta de que la actual división entre peronistas nos resta posibilidades de triunfar en las próximas elecciones. Si finalmente deciden ir por fuera quienes hoy disienten con la conducción del Partido Justicialista –incluyendo no sólo al llamado “peronismo disidente” sino también a quienes llamándose peronistas apoyan a Proyecto Sur o expresiones partidarias similares– no sólo perderán irremisiblemente, sino además serán eventualmente responsables del triunfo de una reedición de la malograda Alianza de 1999. Sin pretender minimizar las diferencias existentes entre ellos y quienes adhieren al Gobierno, en los hechos unos y otros actúan como si fuera preferible una presidencia de Cobos, de Carrió o de Macri antes que la de un peronista de un sector opuesto.

Para justificar esta contradicción algunos compañeros buscan difundir la creencia de que las diferencias ideológicas entre “izquierda” y “derecha” son más importantes que las políticas. Juan Perón, a quien se pretende invocar para respaldar esa actitud, postulaba exactamente lo contrario. El demostró que en la Argentina la división política más importante no es binaria sino tripartita: su tercera posición, nacional y popular, se opuso a la derecha antinacional y a la izquierda antipopular.

...


El ideal de unidad peronista, por tanto, no debe dar lugar a melancolías, sino a un esfuerzo por superar aquello que la obstaculiza: el vacío doctrinario. Explicitar la doctrina también servirá para establecer los límites que indiquen claramente aquello que el peronismo excluye, por ejemplo, cualquier forma de reivindicación de las últimas dictaduras militares.

Por eso, la solución, una vez más, es la política, que no consiste en convencernos de que tenemos razón hablando sólo con quienes ya piensan igual que nosotros, sino en debatir con quienes –a pesar de las diferencias– compartimos una base política común. Perón decía que “el motor impulsivo de la organización peronista debe ser la persuasión”.

Hoy sólo hay muy reducidos espacios de debate o publicaciones que sirvan para clarificar los valores que los peronistas compartimos. Pero todos notamos la importancia de estos valores apenas intentamos ejecutar acuerdos políticos con quienes provienen de otras corrientes. Hay algo que les falta, aunque no lleguemos a saber muy bien qué es. Si buceáramos en las causas de esta diferencia entenderíamos mucho más acerca de los pilares sobre los que se puede concebir la unidad del peronismo. No hacerlo es abrir la puerta para la llegada de otra Alianza como la de 1999, y a la vez abortar las defensas que debemos construir para evitar que nuestro movimiento se sume a otra aventura neoliberal.

Pero mejor leámoslo completo a Antonio y si depsués quieren acepto comentarios a favor y en contra sobre sus argumentos. Tá...

5 comentarios:

paparulo.blog.com dijo...

Interesante Cafiero.
Plantea una unidad sin Duhalde?

Anónimo dijo...

En concreto: qué es lo que propone Cafierito para éste bendito país, y por qué ud. está de acuerdo?
Me tienen hasta los cataplines los que se las dan de oráculos crípticos

paparulo.blog.com dijo...

Adonde esta lo criptico?
Cafiero, historico del peronismo, les marca un punto. Si van todos divididos le pueden dar lugar a un gobierno no peronista. Un peronista siempre deberia preferir un gobierno peronista antes que otra cosa y el que no lo ve asi muy peronista no es.
Invita a arreglar las cosas puertas adentro y salir a comerse la cancha con una propuesta ganadora.
Insiste en que le dedica un palo a Duhalde y medio lo saca del cuadro, pero por ahi lei mal.

sin dioses dijo...

¿Por nombrar a Perón uno es peronista? O tiene que ver con políticas de inclusión, leyes sociales y laborales, respeto a los DDHH. Participación de los trabajadores en la renta etc, etc. Con el concepto de Cafiero cualquiera es peronista, solo hace falta cantar la marchita. ¿Alsogaray también entra?

Fede M dijo...

Buen llamado de atención a los armados paralelos. Esta posición llama a que todos estén adentro, una vez adentro, el que gana conduce y el que pierde acompaña. No es diferente de lo que plantea Kirchner cuando llama a que todos vayan por adentro. Es más, me parace trasparente con ese planteo. AHora bien, el que quiera quedarse afuera, que lo diga bien fuerte, eh?.