viernes, 22 de mayo de 2015

El apocalipsis del kirchnerismo y el aliado inesperado

El apocalipsis del kirchnerismo es en Noviembre, pero puede darse en octubre si el circunstancial aliado se sale con la suya

"Y miré, y he aquí un caballo blanco; y el que lo montaba tenía un arco; 
y le fue dada una corona, y salió venciendo, y para vencer”
El Primer Jinete es Massa, el tanito cabezadura, y el caballo blanco es su alta electorabilidad y su tozudez. Su plan "A" es la cuesta arriba hacia el balotaje donde tiene todas las posibilidades de alzarse con el premio mayor, sin financiamiento y con la estructura mínima para enfrentar al dinero de unos y al dinero y el aparato de otros. Su plan "B" es una  PASO con el candidato del circulo rojo para ganársela, convencido que para perder da lo mismo agosto, octubre o noviembre o una interna contra Scioli, contra Macri o contra Altamira.

“Y salió otro caballo, bermejo;
El segundo Jinete es Scioli, el incombustible que se está quemando a lo bonzo por efecto de las radiaciones de Olivos. También es la carta muletto del Gran Capital. Sus antecedentes alientan al Circulo Rojo a apoyarlo en segunda instancia. Es que Scioli curte esa onda simpática de darle al zorro la llave del gallinero, la "bonaerense" como prueba irrefutable. Es la otra apuesta aunque por momentos se opaca como tal, el empresariado teme que la conducción de CFK trascienda el 10 de diciembre y los capitalistas amigos de Calafate sigan disputándole la titularidad de los negocios, solo eso los distancia, no crean que es mas.

“… he aquí un caballo negro
CFK que empuja la interna Randazzo-Scioli solo para condicionar a Scioli es la tercer Jinete, la que decretó el laissez faire como regla interna para el FPV pero, eso si, con precio, legisladores y funcionarios en los tres poderes que no puedan removerse para que refuercen su poder de veto allende el cuarto año de su segundo mandato. Y volver en 2019, vitoreada, reclamada por las multitudes, el gran sueño por realizar. Es objetivo del apocalipsis y es Jinete a la vez, su poder es inmenso pero sus deseos íntimos le juegan en contra, CFK integra tambien el staff de los que no quieren ver a Massa en el sillón de Rivadavia, sus planes de regreso quedarían archivados.

“Miré, y he aquí un caballo amarillo y el que lo montaba tenía por nombre..."
Macri. Mauricio Macri es el 4to Jinete, el otro tanito del apocalipsis K, el hijo ansioso de superar  la estatura de su padre Franco, el tercer tano de la era final del ciclo K, el hombre detrás de las relaciones con el gigante asiático, el que le junta las cabezas al influyente sector ex maoista que entorna desde Gallegos a la familia kirchner y los mercado-friendly del PRO.

La gran narración cristiana habla de cuatro monturas, pero esta, requiere para conjeturar de un protagonista adicional.

El quinto Jinete es el gran empresariado con Paolo Rocca, el cuarto y gran tano del apocalipsis k, a la cabeza, que equilibra los apoyos de las fracciones de capitalistas que financian a uno u otro candidato -algunos de ellos juegan simultaneas con dos-, como vimos juegan fuerte y como el dinero se ha convertido en condición de posibilidad después que fuera desangelado el periodismo merced a la batallita contra Clarín por el control de los medios para los amigos de Calafate y que los partidos nacionales a gatas sobrevivientes de la crisis de 2001/2 le tercerizaran sus servicios electorales al FPV y al PRO (desde Gualeguaychú) los dueños de los flujos de dinero para campañas ganan centralidad por sobre candidatos y estructuras carentes de política y ni que hablar para asegurarse gobernabilidad. Massa ha hecho campaña victoriosa en la PBA sin dinero y los cierres de grifos parecen no afectarlo.

Mauricio es el principal candidato de esos grupos concentrados de la economía y el cree haber hecho merito como para ganar su aprecio. Se ha mostrado por demas dispuesto a llevar adelante la misión de reordenar la economía y el estado para que sea el gendarme de la rentabilidad empresarial, el que terminará con el capitalismo de amigos para implantar la era de las relaciones carnales con los que quieren un país atendido por sus propios dueños.

Al final, los del Circulo Rojo son buenos o malos?

El Jefe de gobierno de CABA es el Plan A de lo que su socia Carrió gusta llamar "Circulo Rojo", club de barones del mal en el que solía incluir a toda la familia Macri. Pero para estos grandes grupos de la economía la prioridad es deshacerse del kirchnerismo mas que ponerse al servicio de tal o cual candidato por mas próximo que este sea a sus aspiraciones. Por eso cuando Scioli, el plan B, titubea ante las humillaciones de Olivos el Circulo Rojo recalcula. Necesitan los dos términos de la ecuación o asegurarse el destierro político de Olivos, confinarlos en Calafate y en la minoría legislativa a que pelee con la representación del PO-MST ser la expresión de la izquierda testimonial. 

Macri, el intendente, se enoja ahora con sus auspiciantes porque lo presionan para que arregle una interna presidencial con Massa, rebeldías pasajeras ("mis veinte abriles me llevaron lejos; locuras juveniles, la falta de consejos"). No alcanza a comprender que ser el preferido hoy no lo convierte en líder del Circulo Rojo, solo es un gerente mas, de esos que son promovidos en razón de su pertenencia a la especie y les suministrandoenergía para que le brille la estrella. No va a pasar nunca de ahi  y cuando no lo necesiten mas o este se la crea le van a cortar el suministro como al puntano en Chapadmalal. Seguirá siendo muy a su pesar el hijo de Franco mientras este viva, ¡larga vida a Franco!!!.

Digresióon, el circulo rojo que Lilita nombra aqui (clic) no parece ser el de Paolo Rocca, aunque tendrían Macri y Carrió que aclarar si lo son o no. Aqui hay otra grieta del relato PRO que explorar.

Mauricio es para el Circulo Rojo y para Massa un personaje secundario al que hay que usar para alcanzar objetivos mayores.

Macri, Scioli y CFK lo quieren fuera de juego a massita para la presidencial, cada uno por razones que van mas allá de las electorales. Pero no vayamos a creer que FPV y PRO son términos  que se excluyen.

La trastienda de la polarización deseada oculta elementos y situaciones de los que no hay que hablar. Walter Martello los resume en dos twits: "A Mauricio Macri lo ata un cordón umbilical con Franco Macri por donde circula dinero de la obra publica, del juego y de China. Y su Plan B es Scioli, si pierde las elecciones Franco Macri igual será feliz al mantener esos negocios, el país para ellos es secundario".

Obvio que los intereses de los dos tanos Macri no son exactamente los mismos, Mauricio daría todo por ganar pero al marketing electoral hay que sostenerlo.

Dije antes que hay un elemento ordenador de las candidaturas de Scioli y de Macri que es el económico que tiene pensada las condiciones para allanarles la gobernabilidad los próximos cuatro años y cuyas intenciones no coinciden exactamente con  los anhelos de Macri y de Scioli. Ahi hay una grieta que diilatar.

Esos intereses que Martello identifica creen que hay que topar la economía aún mas, para reordenarla en su beneficio y bajo su monitoreo. Es cierto que esa es solo una fracción del gran capital, elementos del poder que no suelen aparecer en los análisis.

Antaño y en color sepia solíamos llamar a los capitostes de la Alta Burguesía criolla "stablishment", llamativamente los 80 y 90 borraron el termino del acervo, aunque edulcorado emerge ahora como "Circulo Rojo", son señalados por el jefe de gonbierno porteños como los que lo presionan para que se allane a la Gran PASO no kirchnerista.

Esa instancia es una posibilidad nueva que se le ha abierto en las ultimas semanas al massismo (en construcción) aunque debe pasar aun por el cedazo de la negociación y la consabida tensión de la cuerda. El plan original sigue siendo entrar al balotaje donde -según los sondeos- el tigrense es imbatible, pero esta opción no es de la que puede y debe despreciar. El apocalipsis del kirchnerismo es en Noviembre, pero puede darse en octubre si el circunstancial aliado se sale con la suya y Massa puede ser su verdugo.

Conclusión
El massismo está en este turno madurando y en su debilidad estructural (es el Nestor Kirchner presidente del 22%) tiene que elegir menos enemigos, todos a la vez es demasiado para sus limitadas fuerzas.

Hay un 60% de la población que quiere "cambio", pero de fragmentarse la oposición ese cambio podría ser Scioli (o Randazzo si CFK ve que la tiene fácil, via veto de la candidatura del marido de Karina que se verá obligado a jugar por fuera, ya opositor, para mayor fragmentación), porque bien podría tomarse "cambio" como un adiós temporal, un descanso, de CFK. La idea de este Circulo Rojo (Rocca et all) no está mal. Ellos juegan sus intereses, nosotros los nuestros, veremos quien se impone despues de sacarnos de encima el tren fantasma kirchenrista.

El FR tiene que aprovechar que el Circulo Rojo lo quiere dentro, y arremete contra los miedos del  Macri cagón (Mauricio, porque el viejo tiene huevos en serio) para que acepte disputar la presidencial. El viejo stablishment confía, repito, en doblegar en PASO a Massa con el poder del dinero volcado en la campaña a favor de Macri, ese es el riesgo, se acepta o rechaza.

Massa asume riesgos, juega al todo o nada a cada paso.

Lo dicho, para perder da lo mismo que sea en noviembre, octubre o agosto, pero la alternativa de estas PASO no kirchneristas adelantarían la posibilidad de ganar, ya a octubre, que no es poco.

La respuesta de Macri hoy fue contundente
"Aunque me presione el círculo rojo, Massa no es parte de nuestra propuesta" 

Si Macri no se prende, allá el macrismo. Massa entonces continuará con su Plan A, ganarles a todos en noviembre o perder ante el kirchnerismo.