viernes, 1 de mayo de 2015

Si no pudiste ir a Velez...

Si no fuiste a Velez, tenés tiempo de leer a Guillermo Bertoldi:



El PRO y el frondizismo tardío...
Partido de los blancos...
Scioli y la moderación...
Massa y De la Sota

La alianza entre Massa, De la Sota y el Peronismo Federal lo fortalece y lo libera de la presión de cerrar acuerdos territoriales para soltarlo a hacer lo que mejor le sale y lo que más espanta de él: pescar por fuera del peronismo. La foto de la presentación del bonaerense y el cordobés vale no menos de cinco millones de votos. Todavía no están, es cierto, hay que abrir las urnas, ¿Pero dónde están los primeros cinco millones de votos de Mauricio Macri?
Peso electoral
La interna antiperonista la ganó Macri pero a su vez le impuso un techo. En su mejor distrito el PRO obtuvo poco más de 850 mil votos. En Santa Fe, más allá de la foto de los festejos y del triunfo no alcanzaron el 70 por ciento de los votos totales que esperaban juntar. Mendoza se neutralizó, Neuquén demostró la imposibilidad de construir alternativas propias y lo de Córdoba servirá para descontar diferencias pero no para sumar.


El posicionamiento mediático de los turnos electorales no pueden ocultar la realidad. Para empatar a la provincia de Buenos Aires necesitan lograr votos, no porcentajes. Toda vez que para aspirar entrar a la segunda vuelta hay que juntar no menos de siete millones de votos.
Ahora comienza la interna peronista que se juega afuera del peronismo oficialista. Y es ahí donde Massa ya demostró que tiene la potencia para ganar la mayor cantidad de peronismo no estructurado territorialmente (la ama de casa, el comerciante, la maestra, el jubilado).

Eso es lo que no pudo hacer Bordón con PAÍS en 95 o Duhalde con el PJ en 99. La penetración de Massa en ese territorio virtual y en el del radicalismo regional es su mayor valía. Penetración que resulta invisible a los grandes medios como Clarín y La Nación que quieren subordinarlo y en el mejor de los casos sacarlo del juego de esa interna peronista. Por estas horas podemos observar a uno de los mejores voceros, Marcelo Longobardi, menospreciando el acuerdo entre Massa y De la Sota, manteniendo la idea de que se baje a la gobernación, hasta que le pasen un nuevo libreto.
Porque correrlo del ámbito de la oposición amplia es condenarlo a un techo alto pero que no alcanza para ganar, exactamente lo que le pasa a Macri con su alianza con Lilita Carrió.




(en twitter: @guiyoteb) 
El Cuadro es otra gentileza de Manolo Barge