jueves, 30 de abril de 2015

Deconstrucción de Fidanza (Ignacio)

Con fondo amarillo mis acotaciones al margen a la nota editorial de Ignacio Fidanza en LaPoliticaOnLine
Titulo: 

Macri y Massa juegan a las escondidas con la provincia como jarrón chino (yo diría que la PBA no es jarrón chino para el massismo sino la base electoral desde la que se va a proyectar la victoria nacional, para el macrismo en cambio empezó el tiempo de relativizar el peso de la PBA para que no se les caiga la mentira" *)

Subtitulo:
El diálogo a través de la negación del diálogo, entró en la recta final. En 41 días se define.
Mauricio Macri negó la posibilidad de un acuerdo con Sergio Massa, que este nunca ofreció. Al otro día Sergio Massa rechazó de plano competir con Mauricio Macri en una misma primaria, a la que nadie lo invitó. Parece un diálogo de sordos pero es apenas política y de la más tradicional. (Bien Ignacio, poco para agregar, solo que massita no podía quedar con la boca cerrada ante la jugada de minimizarlo, por aquello del que calla otorga).
¿De qué hablamos cuando no hablamos? En este caso se trata de la provincia de Buenos Aires, nada menos que el 40 por ciento del padrón.
Macri dice que su candidata a gobernadora es María Eugenia Vidal, pero cerca suyo la mencionan como posible ministra de un Gobierno nacional encabezado por el PRO. Es muy sugerente que Macri sume con cuentagotas en la provincia como si tuviera todo el tiempo del mundo y al mismo tiempo de de el lujo de dejar en el limbo a Gustavo Posse. “Le estamos guardando el lugar a Sergio”, confesó a LPO uno de los principales armadores del jefe de Gobierno. (¿Continuás dandole crédito Fidanza a la afirmación de tu editorial anterior "Santa Fe y Capital consolidan a Macri como líder de la oposición" y colaborando con la minimización de Massa?).
Sergio Massa niega y se ofende –aparentemente en serio- ante cualquier insinuación de su pase a la provincia. Pero se encargó que en este largo año y medio desde su triunfo en las legislativas del 2013, su espacio no consolidara ningún candidato a gobernador. (Bueno, acá llegás a cuestionar  el manejo político, interesante. Algo que las usinas macristas -apoyadas por las kirchneristas- se han encargado de resaltar son los supuestos errores enlos que habría incurrido la conducción de una fuerza -el massismo- que no cuenta con el favor del 99% de los medios ni con la plata de los barones del juego y el stablishment y por lo tanto se ve limitada en la comunicación de sus actos. ¿No será Ignacio, que ellos quieren saber a cual candidato renovador pegarle?).
Darío Giustozzi está deprimido y ya ni cumple con sus tareas de jefe del bloque de diputados nacionales del Frente Renovador (es que no remonta en las encuestas provinciales y sabe que la "electorabilidad" es vital, se preocupa mucho por su feudo y bien que hace). Francisco de Narváez quedó flotando y hace rato que no comparte fotos con Massa (está todos los dias en dos o tres distritos pero nadie lo cubre). Felipe Solá se bajó. Mónica López dice que mantiene su candidatura, pero todos huelen que a la película le falta un capítulo importante (bien, buenos cumpas, Felipe es realista, Monica aun sueña).
Es un juego de tahúres, es momento de mostrar y medir fuerzas, con la idea de maximizar las ganancias.
Massa con todo el derecho del mundo sostiene que su proyecto presidencial sigue vivo (No sostiene, sigue vivo y hasta ahora son Macri y scioli los que deben explicarse). Que con el acuerdo con De la Sota -al que se sumarían los Rodríguez Saá-, más el impulso del acto en Velez Sarfield, el posible apoyo de Hugo Moyano y el peso decisivo de la provincia de Buenos Aires, sigue siendo un candidato competitivo (si vos pedís el apoyo de Obama, Francisco y Putin, bueno eso si, no los tenemos, yo me comunique ayer con Merkel pero ni bola me dió la muy guacha).
Es un juego de tahúres. De la Sota puede ir a la primaria contra Massa o bajar a senador nacional, con o sin acuerdo con Macri (también puede separarse de su actual esposa para volver a casarse con la Olga). Todo está en discusión. Es momento de mostrar y medir fuerzas para tratar de maximizar la ganancia. (tas muy hincha bolas con esto de las ganancias).
Macri dice que no quiere a Massa por dos motivos centrales: Para que Lilita Carrió no lo ataque y porque está cansado de recibir golpes del ex jefe de Gabinete. “Cada vez que le tiro un centro me mata, ahora el que va a tener que moverse él”, le dijo al último de su círculo intimo que le pidió que tenga un gesto con Massa (también les dijo que si Massa no se baja el stablishment le está pidiendo que se baje el o juegue sin su apoyo monetario que es lo mismo que bajarse para una fuerza que vive del marketing).
Pero no hay que confundirse. Macri sabe que sumando a Massa y De la Sota, está casi eliminado el riesgo de un triunfo de Daniel Scioli en primera vuelta. “Es un pragmático y quiere ser presidente, por supuesto que aceptaría a Sergio”, agregó a LPO otro de los hombres claves del líder del PRO. (Yo diría que Macri sabe que a Massa no lo bajan ni a cascotazos por lo tanto hay que mostrar esta "obsecación" de Massa como una jugada que beneficia a Macri y en algún punto generada por el macrismo).
No hay tontos en este juego. Si Massa se queda sin paño para ser presidente en este turno (el sueño húmedo convertido en hipótesis), la gobernación no es un premio consuelo. Sería el gobernador peronista más importante (y continuás con la impostura, como si Massa no estuviese tambien en condiciones teoricas de ofrecerle al tandilense Macri la gobernación del distrito en que nació). Clave con cualquiera que gane la presidencia (ups, aqui descubriste América, deberías agregar "clave para llegar a a presidencia" pero no lo hacés porque el objetivo es el que puse en el titulo: "empezó el tiempo de relativizar el peso de la PBA para que no se les caiga la mentira"). El mismo día que asumiera ese cargo volvería a ser presidenciable, tal vez incluso con más fuerza (bueno Ignacio, que tal si le ofrecés esta oportunidad a Macri que el, dicen, tiene olfato para los negocios). Y en las parlamentarias del 2017 podría sumar pila de diputados nacionales, provinciales y hasta dos senadores nacionales (ajá, seguro que cerrás este párrafo con el consabido: "y fueron felices y comieron perdices"). No es un plan B (ahhh preferiste la berretada esa de "colorín colorado").
El 10 de Junio cierra el período para presentación de alianzas. Es decir, quedan 41 días para que termine esta danza. (pero el negocio de operar continua hasta octubre y si tenés suerte hasta noviembre).
(*) Si Massa conserva los votos de 2013, Macri no podrá hacer pie en la PBA, si eso ocurre la suma de de la Sota deja a Macri fuera del balotaje.

De persistir Massa en su loca carrera hacia la presidencia, Macri se verá forzado a romper el pacto que tiene con Scioli de apuntar a dejar a Massa fuera del balotaje y apuntar a que Scioli sea el eliminado de octubre, sino abandona antes el mismo (es el único de los tres con antecedentes de deserción, 2007 y 2011).
Contribucion de Manolo Barge
Los radicales en Gualeguaychu pactaron con Macri pero dejaron la puerta abierta a un frente mas Amplio, sino se da ese frente con massa, tienen "libertad de elección". macri no puede exigir exclusividad en el apoyo de su pretensión presidencial.

La Provincia de Buenos aires concentra el 38,1 % de los votos nacionales (mas del 40% porque el presentismo es alto); Córdoba es el segundo distrito con 10,6%, Sta Fe el 9,0%, CABA 8,8%, le siguen Mendoza con el 4% y Entre Rios con el 3,4%, luego Tucuman con el 3,2...

Para contrarrestar los votos de Massa en la PBA -y solo en la PBA-,  Macri debería sacar el 50% en Sta Fe + 50% en CABA + 50% en Mendoza, 50% en Entre Rios y un 50% en Tucuman  y Massa cero puntos, es decir "ningún voto".

Y decir ningún voto es que no se presente, ahora si Macri presenta las buenas performances, en los dos únicos distritos en que los podía conseguir,  como catapulta para un liderazgo "opositor" y por ende Massa, se supone que -siguiendo el hilo de esta fantasía- para no ser funcional al kirchnerismo, debería correrse ante la "evidencia", es PROblema del que se quiera comer esa galletita, no de Massa o del frente renovador.

Es decir que Macri saque el 50% en esos distritos es pedir mas que un milagro y para que Massa no saque un solo voto en esos mismos distritos hay que matar a Massa, no les queda otra que el magnicidio.

Massa sigue, es un dato, no se baja porque tiene las mismas posibilidades -o mas- que Macri y/o Scioli de ser el próximo presidente.

Massa está inserto en el escenario electoral nacional, guste o no.