martes, 7 de julio de 2015

El fin del veganismo


Los guardianes (por "Guardia de Hierro") pueden llegar lejos, como testimonia el caso del curita Bergoglio, pero nunca cerca. Lo que no puede creerse nunca es que sus palabras reflejen juicios objetivos, mas bien hay que leer sus declaraciones en contexto, en contexto de alguna operación o estrategia. 

El ex Guardián Abel Fernandez (o actual Guardián, no se) convierte deseos en posta
Me queda claro, creo que le queda claro a todos, que en octubre el “desafiante” será Macri. No aparece hoy, a mi juicio, con buenas chances de alcanzar el premio mayor, y pueden empeorar. O mejorar. Lo que no creo que sea posible es que surja otra alternativa ¡en cuatro meses!
...me parecen tontas las discusiones sobre si la elección en la Capital del domingo pasado y el balotaje previsto para dentro de doce días lo afectan a Macri. No como candidato, aunque tengan que ver con la mayor o menor solidez de su aparato político.
https://abelfer.wordpress.com/2015/07/07/las-definiciones-del-superdomingo-2da-parte/
Mientras su compañero Artemio "RambleTamble" Lopez, ex Guardia-ex JP Lealtad, demuestra en los hechos que la estrategia del FPV es política del tero para que le peguemos a CFK que ya no está y resguardemos la llama de la velita encendida de un candidato flojo de papeles como es delarrúa Scioli. Estrategia cruzada para distraer y confundir y que no termine siendo Italo Argentino Scioli.

El FPV solo puede ganar teniendo en frente a un Macri que diluya al verdadero peligro que Sergio Massa, (quien sino?), y a esa suerte juega su ficha aunque la realidad se encapriche en señalarles que esa chance tiene las mismas probabilidades que otras que también están en el abanico de posibilidades.

Ezequiel Meler ataca las distintas tesinas sobre polarización PRO-FPV
Cada cuatro años, vemos aparecer la misma discusión. Algunos analistas, la mayoría con chapa de consultores, reflotan la teoría de un voto local que presagia el nacional. Lo hemos visto hasta el cansancio, tanto en 2007, como en 2011.
Para precisar el argumento, tomemos dos ejemplos.
Andrés Malamud, politólogo a quien respeto, sostuvo en El Estadista la tesis del balotaje mutante, o de un sistema de cuatro vueltas en que las elecciones locales “son importantes porque crean una tendencia (…) La primera vuelta se construye en las elecciones provinciales que se extienden hasta agosto. (…)  Con el envión de las provinciales, la combinación entre el territorio radical y la popularidad de Macri promete un cabeza a cabeza con el FpV en las PASO del 9 de agosto: ésta es la segunda vuelta. (…) La primera vuelta oficial del 25 de octubre no será, entonces, primera. Ahí se juega todo. En un balotaje normal, los electores votan al candidato preferido en la primera vuelta y al menos malo de los sobrevivientes en la segunda. Pero en el balotaje mutante, si la oposición se fragmenta al Gobierno le basta el 40% para ganar. Y muy probablemente lo tenga. (…) La primera vuelta determinará tres espacios viables: uno oficialista y dos opositores. La segunda descartará a uno de los opositores. La tercera seleccionará al ganador. La cuarta es innecesaria. Tres-dos-uno-cero.”
Esta es la tesis que pregonan tanto el PRO como el FPV: en las elecciones locales se perfilará una polarización que dará por resultado el ordenamiento de la oposición detrás de Macri y -en la versión de Malamud- su derrota a manos de Scioli.
...
El mundo no es binario. Los votantes de Neuquén, Capital, Córdoba o Santa Fe, no eligieron pensando en agosto, ni en anticipar su voto.No hicieron voto útil, ni pensaron en términos de la viabilidad de sus candidatos. Analizaron la oferta local, la evaluaron y decidieron.
...
Y eso pone nerviosho a mas de uno. 

Me despido por hoy invitándolos a la lectura del manifiesto meleriano que cierra en clave anti veganista
7. Conclusión: nada reemplaza a agosto. Paciencia, calma, y menos verdura
 https://ezequielmeler.wordpress.com/2015/07/06/12/