martes, 22 de marzo de 2016

Asuntos de alcoba, mentiras publicas

Sobre el presunto romance de Nestor Kirchner y Miriam Quiroga afirma Juan Miceli...




Sobre Scioli/Rabolini y Vidal/Tagliaferro se pregunta Analía Caballero
¿Por qué en pleno Siglo XXI un candidato necesita mostrarse casado y feliz padre o madre de familia para ser digno de dirigir nuestros destinos? ¿No es más loable que sea transparente? En tiempos en que todo se sabe y se “filtra”, resulta bastante naif sostener una imagen a lo Ingalls, que poco tiene que ver con la efectividad de un funcionario. Mentir, incluso con buenas intenciones, otro de los vicios de nuestros dirigentes.