viernes, 11 de marzo de 2016

Derrotados

La derrota tiene una dignidad que la victoria no conoce.
J.L.Borges


Ana Wortman bien enumera la representación guerrera del mundo que campeó triunfal en los bandos que se disputaron la década de confrontación que nos precedió:
"como si la situación política posterior al ballotage fuera ilegítima, ilegal, se repiten una y otra vez términos tales como batalla cultural, resistencia, derrota cultural, derrota política, ¡revolución libertadora!; Restauración (como la restauración rosista ¿?), atrincherarse, conquistas, etcétera.

También se incluiría, derivada de esta lógica, la identificación que instaló el gobierno saliente entre público, estatal y partidario. En ese tono incluyo a la TV pública, Radio Nacional, los cuales se caracterizan por reforzar esa mirada dicotómica y de tono guerrero de la realidad y ahora más recientemente se suman algunas universidades públicas e instituciones académicas"
No vayamos a pensar que el gobierno de CAMBIEMOS, y sus llamados al amor y paz, escapan a esa lógica. La única garantía del abandono de la confrontación es el FR/UNA. 

Nosotros -el FR/UNA- ya demostramos que podemos surfear sobre la vorágine de la sociedad polarizada (PRO vs FPV) y escapar a la succión letal.

Los sentidos comunes que llegaron a la final del test match electoral del 22N 2015 han sido derrotados. Mas allá de sus discursos conciliadores fueron hijos de la política de la confrontación por la confrontación misma.

La justificación histórica del kirchnerismo era sacar a la argentina del default de 2001/2002. Macri entendió que debía completar esa obra. El FR/UNA sabe bien que su misión es apaciguar los ánimos, pacificar, y hacer que tirios y troyanos -los usuarios de una practica política que está quedando vieja por contenciosa al pedo- se sienten a la mesa del poder a dialogar y acordar. Va a costar porque tirios y troyanos no están solos, los acompañan sectores sobrepoltizados y sectores sociales que apenas le interesa la política en los que la riña sin sentido (cuando lo tiene?) ha arraigado.

No son pocos los que ven en la negociación misma un momento espurio de la política, a veces inevitable y la miran con desprecio. Para muchos, aun, es sinónimo de claudicación o disposición a la entrega.
El FR/UNA se ha mostrado paciente los primeros días del macrismo en el gobierno, cuando arreció una lluvia de DNU y el CAMBIEMOS parecía ser continuidad del autismo que lo precedió.
El "massismo" ha acompañado, por ejemplo, la ratificación del presupuesto, cinco decretos de necesidad y urgencia y uno lo dejó colgado en la ganchera para que los protagonistas de la confrontación por la confrontación misma  asienten sus posaderas en la mesa de la negociación, arte al que le "perdieron la mano".
La predisposición a la negociación, ofrecida en su momento al kirchnerismo, la proclamación de los 100 días de tregua en la competencia política, el reconocimiento de coincidencias con el macrismo gobernante hizo que tirios nos juzguen "satélites" del PRO y no hace falta escarbar mucho en la pintura del CAMBIEMOS para darse cuenta que allí no perciben las diferencias entre FR/UNA y la secta cristinista.

Sergio Massa los está arrastrando al dialogo, a la evaluación de los distintos argumentos si se quiere,  a la negociación y los va a llevar ahí a patadas en el culo si es necesario.


Es el momento del Elogio a la Negociación.

Leemos:
"En la teoría política de Roma, vemos cómo esta se sustentaba en tres principios: apoyar y ampliar la “fundación” (Roma); sostener la “tradición” (transmisión de los valores de la fundación) y atar a las personas a la fundación y sus valores (“religare”), primera acepción del concepto de “religión”.
Esta concepción de la teoría política, en la que gobernar tiene como objetivo, no sólo dirigir a los ciudadanos, sino también ligarlos a un proyecto común en el que participen activamente, lleva implícito el concepto de negociación como medio para ampliar la responsabilidad de los líderes políticos y sociales en la tarea de aportar gobierno y así, estabilidad y seguridad para todos.
En efecto, la negociación, como proceso orientado a la solución de conflictos sobre la base de la conciliación de intereses, se convierte en un valor a preservar y difundir por ser necesario en el sostenimiento y mejora de la organización social.
Por ello es pertinente elogiar aquí la negociación, no sólo, como una eficaz técnica de gestión, sino sobre todo, en su dimensión más relevante, como un necesario aprendizaje social."
Concluimos este elogio de la negociación, diciendo que negociar es:
• Re-componer acertadamente lo previamente establecido para disolver un
conflicto agudo.
• Re-distribuir poder para re-legitimarse y mejorar los marcos de relación entre
distintos que se legitiman.
• Re-organizar el funcionamiento del sistema en un creciente e indefinido
camino de mejora.
Si se cree en la conciliación de intereses, es porque se cree (antes) en que el poder
debe compartirse, para que las cosas tengan cada vez un mejor gobierno (estable
y estabilizador).
http://centronegociacion.ie.edu/sites/default/files/ElogioNegociacion.pdf