miércoles, 2 de marzo de 2016

La Idea Refundacional

I
El rey Carlos, nuestro emperador, el Grande, siete años enteros permaneció en España: hasta el mar conquistó, y toda la altiva tierra. Ni un solo castillo le resiste ya, ni queda por forzar muralla, ni ciudad, salvo Zaragoza, que está en una montaña. La tiene el rey Marsil, que a Dio's no quiere. Sirve a Mahoma y le reza a Apolo. No podrá remediarlo: lo alcanzará el infortunio.
II
El rey Marsil se encuentra en Zaragoza. Se ha ido hacia un vergel, bajo la sombra. En una terraza de mármoles azules se reclina; son más de veinte mil en torno a él.  Llama a sus condes y a sus duques:
-Oíd, señores, qué azote nos abruma. El emperador Carlos, de Francia, la dulce, a nuestro país viene, a confundirnos. No tengo ejército que pueda darle batalla; para vencer a su gente, no es de su talla la mía. Aconsejadme, pues, hombres juiciosos, ¡guardadme de la muerte y la deshonra! (fragmento inicial de: "El cantar de Roldán")
Ayer aconteció algo parecido, se reunió la flor y nata de la política argtenta como todo los años en Asamblea Legislativa. Es un ritual pagano, una tentación siempre infructuosa al espíritu de cuerpo para que el consejo se vuelva concilio y así marchar juntos hacia el inexorable destino. Macri, contrario a la voluntad del Rey Marsil, no fue a la Asamblea Legislativa a escuchar sino a ser escuchado. Ensayó un llamado a las almas bellas para que lo acompañen en su tarea de remoción de los pilares que sostienen hasta hoy nuestra frustración como sociedad desarrollada.

Hasta la fecha, al menos los lucidos del FR, sospechaban un pacto de silencio entre el macrismo y el cristinismo. Ayer quedó claro que nunca existió o, al menos, que razones de gestión obligaron a Macri a denunciar el trato.

Principios de simplificación y del enemigo único, de la vulgarización, de la exageración y desfiguración.
Macri, como el Rey Marsil, sitúa  el estado de la nación en un dramático contexto y en un momento crucial,  y expone  las salidas. Las opciones se reducen a dos, renacimiento u holocausto, acude al azote que abruma, por la inminencia del peligro nos exige prisa en la decisión.

Entre los mas fervorosos partidarios del holocausto, se encuentran  los fieles de la secta cristinista quienes creen que es mejor dejar que el Titanic colisione contra el iceberg así pueden (ellos) salvar al inmigrante irlandés (*) que no se sabe bien si es el pueblo cristinista o la Pasionaria de Calafate.

Principio de la transfusión.
Renacimiento, hay gentiles en el stablishment religioso y empresarial, el viejo partido del orden, y en las plumas mas influyentes del partido del poder que le piden a Macri un chivo expiatorio. La sustitución en los ritos del sacrificio exige al grupo al que creemos culpable de todas nuestras penurias que entregue a uno de los suyos. Para estos hombres -y mujeres- la vendetta siciliana es la tormenta perfecta necesaria para poder justificar la reorganización político del estado y de la economía que, sueñan, tienen que venir después de estos meses de populismo moderado, tan necesario para asentarse y no repetir el derrotero de Fernando de la Rúa (**).

No hay búsqueda de justicia, sino instrumentación de la venganza como manera de catarsis colectiva de la bronca por los sufrimientos que el stablishment promete para acrecentar margenes de ganancia y captura de la renta. Claman, ademas, por una narrativa que incluya las facetas de apocalipsis, armagedón y nuevo génesis, puro humo para ocultar el designio del ajuste que puede, y debe, ser evitado.

El regreso del periodismo militante
Entre los renancentistas vaya de ejemplo este tramo de la nota de Carlos Pagni y en el mas que sugerente titulo de "La necesidad de un relato macrista"
“la rememoración del gobierno anterior y el relevamiento de su herencia son recursos sin los cuales a Macri le costará mucho fidelizar a quienes lo eligieron para castigar a sus rivales. Es decir, la contradicción con el kirchnerismo es uno de los fundamentos de la legitimidad del nuevo gobierno…Por eso, mientras promete no mirar hacia el pasado, filtra a la prensa un anecdotario infinito de las miserias y excentricidades de sus antecesores. De modo que la obsesión retrospectiva no fue anulada, sino tercerizada.
Pagni encontró, a través de la analogía, la forma de comunicar la función que cumplen el y el medio en que publica dentro del esquema de CAMBIEMOS, fueron hasta ahora los encargados de tercerizar la revisión critica del pasado odiado en el marco de la formulación de una narrativa épica para el macrismo. Esa contextualización no será otra cosa que lo que el periodista Emilio Perina denostaba y llamaba "Idea refundacional" por la que cualquier gobierno que arriba debe hacerlo sobre las cenizas de lo hecho por su predecesor y si para eso hay que quemar las sabanas de un hospital que lleve algún emblema del anterior orden debe hacerse aunque deje a los enfermos sin abrigo.

Con las manos limpias (hasta ayer)
Macri venía cumpliendo esto, la tercerización,  a medias, delegando la función en segundas y terceras voces, Lilita Carrió por ejemplo hacía el trabajo sucio pero en su versión mas anti peronista que anti cristinista y a través de determinados medios y determinados escribas que oficiosamente (como confiesa Pagni) -o por la mano siempre generosa de la AFI- se sumaban al viejo oficio de escudriñar el contenido del container de basura que dejó el kirchnerismo, asi Mauricio (Michetti&Vidal también) se mantenían inmaculados. Cumplía en parte "la prohibición bíblica de no mirar hacía atrás" y en parte desoía esa manda, y si bien funcionó en campaña, para las consecuencias -actuales y futuras- de la gestión el "ni chicha ni limoná" se mostraba contraproducente. Macri "se desvirgó" ayer, suelen decir por cuestiones como estas en el sur de Moron sur, el lugar en el mundo donde me crié.

"Y en el mismo lodo todos manoseaos"
La tensión entre no meterse con el pasado, que ya he tocado en este blog con el post "Edith" y la necesidad de construir un relato re-fundacional se resolvió en buena parte ayer con los discursos de Macri y Vidal,  se avivaron que el rol antiperonista que jugaba Carrió llenaba solo uno de los huecos en la comunicación PRO. Necesitaban algo mas general y que no ataque al conjunto peronista, algo mas punto a punto, y fueron a buscarlo los protagonistas, no ya las quintas columnas.

Ahora es Macri el que disputa con el pasado, y el Frente Renovador/UNA puede, por un tiempo, respirar aliviado. No estamos obligados ya a mirar hacia atrás, no caigamos en el error de seguir machacando al cristinismo, nuestra preocupación de aquí en adelante es lo que hagan Macri-Vidal, lo que hagan de positivo o negativo desde el CAMBIEMOS en función de gobierno y particularmente aquello que pueda beneficiar o perjudicar a los sectores mas débiles de la pirámide social por ingresos.

Hay motivos de sobra para preocuparse por el estado real en que dejaron los estado naciónal, la ex Presidenta CFK, y bonaerense, Daniel Scioli, pero no hay que tragarse el cuentito de noche de brujas del macrismo. Por lo pronto ahora todos estamos en el mismo lodo.

Dejemos que ellos, Macri-Vidal, se embarren, ocupémonos del presente y del futuro, seamos duranbarbistas hasta nuevo aviso.
ob

(*) Frase picantona de Ezequiel Meler
(**) Esta en galera un escrito sobre la pulsión por la venganza y el castigo por parte de cierto macrismo, que aflora ya no como bleuff's del marketineo PRO. Otra diferencia enorme con la necesidad de reordenar con justicia del FR/UNA.