viernes, 6 de mayo de 2016

Tiempos Modernos


Era 2004 recién salíamos del 2001 en el que el sistema financiero se salvó gracias a hundirnos a todos, uno de los victimarios lanzaba un comercial encargado a Young & Rubicam  
No pequemos de cándidos, se trataba de todo un proyecto político, cumplido hoy en un CAMBIEMOS-PRO que recela de los políticos de carrera, incluyamos en esa categoría desde Carrió, Sanz, hasta el ignoto militante de barrio y reemplaza a la política por deportistas, cocineros, trabajadores del espectáculo, CEOs, y hasta prestan algún hijo de familia del gran empresariado para conducir el proceso.

Hoy la poco meritocratica Chevrolet, que en 2009 recibió del tesoro estatal yanqui unos 50mil millones de dolares para salvarse de la quiebra, lanza la siguiente publicidad, que es todo un desafío para los libres interpretadores ya que anticipa, como aquella de Visa, la visión del gran empresariado para, no ya el sistema político, sino de la sociedad, fundamentalmente su propuesta de movilidad social ascendente. 


La pieza es un volver al darwinismo social donde se naturaliza la exclusión  y si nos distraemos la imponen y se nos viene encima.

Asegura Mirta Pacheco que el spot es "un verdadero canto al individualismo, basada en la ideología liberal donde las personas son dejadas a su libre competencia, iniciativas y esfuerzo, donde el mercado premiaría a quienes más “recursos” poseen y más esfuerzos realicen" (clic aqui). 

Desaparecen con la meritocracia el rol del estado en la economía y el concepto de justicia social tan caro a los peronistas, con el que tratamos de contrapesar y de equilibrar la tendencia a la concentración que es notoriamente la principal de esta época? esa es la idea?