jueves, 10 de diciembre de 2015

"Todos somos peronistas"


"¡Todos somos peronistas!"  afirmamos hace poco, izquierdas, derechas, desarrollistas,  neocon, liberales, progres, populistas, marxistas, liberales, advenedizos, oportunistas, secos de vientre, to-dos adentro del bolso y ocupando cada hueco del poder fue una locura. Ay con ese unanimismo de horda que corre tras el poder sin saber para que ni hacia donde y se esconde en la base popular para ocultar que hasta pudo haber sido, y por mucho tiempo, el partido de las corporaciones y las oligarquías políticas con animo de incorporarse y dirigir las oligarquías económicas, ese supuesto peronismo no puede ser reivindicado como Movimiento Nacional y Popular porque ahí si que nos caben las criticas mas ácidas.

Dimos por supuesto que el peronismo es el único movimiento político que capturaba el signo del tiempo y se adaptaba a ello, pero el signo del tiempo son las tendencias no la ideología, menos aun el marketing.

 "Funcionales a cualquier ideología", "lo mismo para un barrido que para un fregado", solía repetir acerca del peronismo un vecino mio venido a menos en la parte de cierto que tenía su discursete progre. Y llegamos a ser en buena parte eso porque sencillamente el peronismo sigue siendo caudillista, vertical, personalista en una sociedad -y en gran parte del peronismo de base- que eligió ser democrática, horizontal y ya empieza a reclamar la prueba de la coherencia que es la alternancia (ampliaré). 

¿Basta que un peruca se coloque en la punta de la pirámide para que los que están por debajo de el o ella permitan que su impronta fluya y disfruten, a su vez, de la cuota parte de poder que se les prorratea sin ningún cuestionamiento?.

Enlace permanente de imagen incrustada
La pregunta del millón no es si el FR/UNA debe alinearse con los demás compañeros del PJ y embestir contra el nuevo gobierno, sino si Sergio Massa, el fR/UNA, deben seguir siendo parte de un movimiento que extorsiona a la sociedad con no dejar en paz a cualquier administración no peronista que los desaloje del poder. Dimos toda la impresión de ser capaces de mandar todo a la mierda o desbaratar cualquier logro ajeno en pos del objetivo del "retorno".

Una respuesta parece darla nuestra representación, los que votaron al FR/UNA al menos no son cristinistas ni kirchneristas culturales (*), basta recordar que los adivinos aseguran que votaron 70/30 a favor de Macri en balotaje. Y en el FPV todavía tienen que decidir que van a hacer con el cristinismo, y el cristinismo con el pejotismo, ¿quien se va a cargar a quien? o si van a coexistir. Son esos compañeros los que deben dar señales de acercamiento y de separación con aquello que nuestro electorado y no nosotros, exigen. Porque ello sería hacer la Gran Pilo, y echar por la borda los millones de votos que con tanto esfuerzo cosechamos, y por sobre todo dejar en banda en cuanto a representación a un cuarto del electorado.

No se trata de "anti-cristinismo" sino de pos-kirchnerismo, el kirchnerismo caló hondo y la confrontación exacerbada hasta la violencia está en el meollo del cambio cultural que se reclama. Abandonar el maniqueismo, la sociedad dividida en dos bandos irreconciliables, es lo que se nos pide, y como se desconfía también del macrismo nos han puesto de reaseguro, contrapeso que equilibra, propone y controla, de que este designio se cumpla.

Mientras esa cuestión no esté resuelta (la permanencia de los peronistas junto a la secta cristinista bajo un mismo techo) poco tiene que hacer allí una fuerza apoyada por pos-kirchneristas como es el FR/UNA.

Intentar la reorganizacion del peronismo con los que piensan que puede ser conducida por CFK (la oposición demencial sin importar los costos sociales), o Scioli (una alfombra para esconder la mugre debajo) o simplemente un "ganador" provincial cuya victoria es producto en buena parte del clientelismo y con una fuerza estructurada en forma vertical y personalista es un despropósito.

Buena parte del peronismo domesticado por el capitalismo está muy lejos de ser estructura de cambio, hasta confunde subsidio y clientelismo con justicia social, la tradición peronista por la justicia social necesita una fuerza política que la exprese y está lejos de ser los que quieren un lavado de cara del PJ, sin cambiar el espíritu de agregación, aquello que nos reúne que mal puede ser el poder por el poder mismo sin descontar que puede haber causas que ni siquiera podemos mencionar.

Se impone pensar al PJ del fPV como una carta mas del abanico de posibilidades de alianzas en el futuro, junto a la UCR, progresistas y partidos provinciales,  pero no especular con un derrotero obligado y compartido con el. Salvo que ese PJ empiece a caminar hacia nosotros, esperemos y mientras tanto

Mucho mas que  pensar la estrategia mas adecuada para volver al poder los que participamos de la idea de un FR/UNA, mas que nada los que venimos del peronismo, tenemos que pensar que queremos ser.
ob

(*) Kirchneristas culturales, los perfila con precisión Luciano Chiconi aqui:  http://desiertodeideas.blogspot.com.ar/2015/12/la-oposicion-cultural-macri.html

1 comentario:

Gustavo Daniel Molina Pagano dijo...

Hola Omar

Muy buena reflexión la tuya. Sergio Massa no puede dilapidar el caudal electoral que mantuvo. La ciudadana Cristina Kirchner tendrá que dar un paso al costado. O lo da por voluntad propia, o lo da porque la dirigencia "ayer rehén de la caja", hoy que la caja la tendrá Macri, la deja más sola que a Hitler en el día del amigo. Sigo creyendo que la versión más "Republicana" del Peronismo, más allá del nombre, puede surgir a partir de Sergio Massa, J. M. de la Sota y quienes hayan mantenido en estos años, un porcentaje de dignidad, que haga que podamos llamarlos "respetables".

Sergio está siendo muy coherente "Al menos por el momento". Creo que tras la Paso, salió ganando en prudencia y tranquilidad. Lo veo apostando al fortalecimiento de la República, que aún cuando luego de todas las referencias de "Lilita Carrió" al término, parezca algo repetitivo, creo que debiera ser nuestra mayor aspiración.

Es decir, tenemos hace 32 años una democracia que aún no se ha calzado los pantalones largos. Presumo que sí esta vez, jugamos nuestras fichas por la República, en un futuro no muy lejano, el camino puede estar allanado.

Mauricio tampoco está exento de varios de los problemas, del llamado "Peronismo", aquello que para su significado hoy etiqueto como "Bolsa de gatos" o que también podría ser denominado, como: "la máquina del poder".

En tal sentido, Mauricio tiene "Peronistas" dentro y fuera de su gobierno. Incluso en Morón tenemos "Ex Camporistas" devenidos en Concejales... Esto me recuerda, que necesitamos que se lleve a cabo la "Reforma" de la política.

Tenemos que acabar con la lista sábana y también debemos instaurar un nuevo sistema electoral.

No sé que resultados pueda obtener el Ingeniero Mauricio Macri, pero creo que todos debemos unirnos en pro de que lleguemos a recuperar un sistema de partidos políticos que sea razonable.

En lo personal, me encuentro como peludo en cancha de bochas. Soy un afiliado al justicialismo, que nunca votó, ni votaría al kirchnerismo. He votado lo que nunca hubiera querido votar, que es un partido que es una alianza con el "radicalismo". Pero lo hice pensando en un fin de ciclo y en un verdadero cambio para todos.

Pero como sí todo esto fuera poco, He trabajado en Morón sur para el "Cambio" y el emergente en esta pequeña porción inexistente del país, es un "Concejal Camporista", que por lo que pude constatar, llegó con muchos de los vicios de la misma agrupación "Cámpora".

¿Me explico?

Una clave, según lo entiendo (con humildad lo digo), es mirar el funcionamiento de las intendencias...

Un ejemplo real:
En nombre del Concejal electo "Camporista", quien trabajaba en la línea 216, se dice que Ramiro Tagliaferro, le dio a la empresa, la caja de la dirección de tránsito. Esto como compensación a los aportes de campaña...

Mi decepción y a esta altura mi falta de rumbo, me hacen preguntar, ¿qué tan lejos va a llegar el cambio?

Al fin y al cabo, estamos hablando de los mismos argentinos de siempre.

Un abrazo!