lunes, 15 de septiembre de 2014

Complejidades

Vamos por partes

1.- Era 1945 tiempos de gran migración interna hacia las capitales provinciales y de alli a buenos Aires. Para la oligarquía esas cabecitas negras eran "la barbarie", un "aluvión zoologico" que asaltaba la ciudad, para los radicales no existían porque su clientela era clase media. El partido comunista estaba en esos tiempos situado intelectualmente en la centralidad portuaria, blanca, europea y tiene su prioridad política puesta en el apoyo logístico a la Unión Soviética que se encuentra enredadada en una guerra contra el fascismo, no toma como sujetos a los migrantes internos a los que llamaban "la negrada",  incultos y que desconocían los textos de Marx y Lenin.  Perón los ve como sujetos y se muestra dispuesto a escuchar sus quejas, "estos negros, como les llaman, odiados por la oligarquía, el partido comunista, la UCR deben ser representados" y pide el departamento de trabajo. El gremio de la carne es un ejemplo paradigmático. Sus obreros acaban de declarar una huelga, Jose Peter el secretario general del sindicato consulta con Victorio Codovilla (número uno del PC) y este le debe haber dicho algo asi: "nada de huelgas en el gremio d ela carne, porque hay que enviar el producto a campo de batalla donde los rusos están venciendo a los nacional-scoialistas". Los obreros en un mundo no globalizado no visibilizaban Europa, José Peter les informa que la huelga ha sido levantada por que en la URSS necesitan la carne, es entonces que los obreros acuden al consejo de Perón. Perón les dice "No trabajadores, uds hagan paro. Uds necesitan el aumento salarial"...
José Pablo Feinmann en Canal Encuentro, minuto 13.00 a minuto 15.00
https://www.youtube.com/watch?v=L6aXOOTIjgg

2.- EVITA: Esta huelga, compañeros. Esta huelga que le están haciendo al Gobierno peronista es una huelga contra el movimiento obrero (...) ¿Se olvidaron ya de todo lo que les dio Perón? ¿Y a Perón le hacen una huelga? ¿Qué tendrían si en el ’45 hubiera ganado la Unión Democrática? ¡Tendrían menos salarios y ninguna conquista social! Comerían mierda. Mierda de la oligarquía.
OBRERO: Eso es cierto, compañera. Pero en el ’45 ganamos nosotros. ¡Más derecho a reclamar tenemos! De la oligarquía no esperamos nada. De Ud. y de Perón, todo.
EVITA: Enterate entonces: también Perón y yo esperamos cosas de los peronistas. Ante todo, que no nos hagan huelgas. ¡No queremos huelgas en la Argentina de Perón! ¿Está claro?
(Tomado del guión cinematográfico de la película Eva Perón, con Esther Goris, dirigida por Juan Carlos Desanzo y con guión original de José Pablo Feinmann.) 
http://www.pagina12.com.ar/diario/contratapa/13-183146-2011-12-11.html
3.- Nadie en mi barrio va a la esquina a esperar que pase la diligencia que te lleve a Morón en una hora mas o menos y a los barquinazos limpios, si en la misma parada puede tomarse un bondi que recorre 7 kilómetros en 12 minutos y si pudiese tomar el tren bala y en segundos estar en destino, mejor aún.

Los noventa también fueron para la Argentina un salto hacia la evolución. Nadie puede exigir lo incomodo como regla. La esclerosis tecnológica es también muerte. Solo un iluso podía pensar que el salto hacia adelante no nos iba a costar sangre, sudor y lagrimas.

Les conté la alegría de mi viejo cuando tuvo su propia linea telefónica después de largos 35 años de tener amarrocada la plata para comprarlo?. Ahora podés colgarte un celular donde quieras.

Los chicos ni se imaginan lo difícil que era para la Argentina pensada por Perón en 1945 alcanzar la evolución allá por los ochenta. Ni escucharon hablar del Club del Torino, del Falcon, del Chevy, vehículos eternos, pero que constituían el Club del Retraso, eran fabricados en nuesntro pais una vez que las matrices eran descartadas en el resto del mundo, para no tirarlas las traían aquí.

Un tipo de clase media podía morirse sin gas, sin agua corriente, sin cloacas, sin renovar el auto al menos cada diez años, sin teléfono, sin mas que un televisor blanco y negro o uno color que distorsionaba.

Esa es la parte de la verdad que algunos demonizadores seriales ocultan y, se sabe, que ocultar también es mentir.

Los noventa significaron, en algún sentido, una revolución, cuestionable en muchos puntos, pero una Revolución al fin. 
"Revolución, en su verdadera acepción, son los cambios estructurales necesarios que se deben realizar y poner en práctica en el país para ponerse de acuerdo con la evolución de la humanidad, que es la que rige todos los cambios que hay que realizarse.

El hombre cree a menudo que él es el que produce la evolución. En esto, como en muchas otras cosas, el hombre es un angelito. Porque es la evolución la que él tiene que aceptar y a la cual debe adaptarse, porque es algo sobre el cual el hombre no tiene dominio porque es obra de la naturaleza y del fatalismo histórico. El hombre es solamente un agente que crea un sistema para servir a esa evolución  y colocarse dentro de ella.

Quiere decir, que la revolución de la cual nosotros hablamos no es una causa sino un efecto de esa evolución y que  nosotros debemos poner al día a través de sistemas."   Juan D. Peron
Un compañero fletado de Aerolíneas en los malditos noventa me decía, "el turco fue un hijo de puta, los noventa una calamidad, todo lo malo pasa pero la fibra óptica queda", era el mismo que cuando Alfonsin intentó desprenderse de la comapañia me dijo "a Aerolineas la vamos a privatizar nosotros, estos no". El tipo daba por sentado que su sacrificio personal sirvió para algo. Claro, había sido empleado de aerolíneas, nunca se hubiese comido una cola para comprar kerosene, lo llevaban en un bondi que daba envidia, nunca se hubiese trepado al Sarmiento y menos aun al rápido Morón-Once, el tipo viajaba gratis fuera del pais y comparaba, no compraba un vetusto aparato y pensaba que se comía el mundo, sabía perfectamente que todo lo que se fabricaba en el pais era descarte. Era conciente del atraso y que los 90 significaron también un sacrificio muy alto pero necesario para alcanzar una evolución que de otra manera no llegaba.

Algunos creen que es mejor ser hipócrita y  frepasear, Tal vez sea lo conveniente por que la hipocresía suele ser políticamente correcta.

4..- Este año, según tipos serios, el salario cae promedio un diez por ciento, como la economía es suma cero, ese diez por ciento no se licúa, simplemente se lo llevan otros.

Hoy nos enteramos por Ambito Financiero que el gobierno encontró la forma de inmovilizar a los gremialistas: http://www.ambito.com/diario/noticia.asp?id=758394, casi seguro que lo logra, pero esto que tranquiliza a los believer's K no es buena noticia para la clase obrera.

5.- La “ley de hierro de las oligarquías” es desarrollada por Robert Michels, un buen alumno de Max Weber. La tesina concluye que las formas oligárquicas son consustanciales a toda organización, incluso a aquellas, como es el caso de los partidos de izquierda, cuya razón de ser estriba precisamente en la superación de tales formas oligárquicas, con mucha mayor razón al centroizquierda.

Los puntos 1, 2, 3 y 4 son distintos tiempos en donde en virtud de adelantos a conseguir o a defender un pueblo es sometido a lucha o sacrificio. La diferencia entre los distintos momentos es  el "para que" del sacrificio exigido, cuando se hace para un avanzar en un sentido o se hace para sostener un sector devenido en parte de la oligarquía.

Es que a veces....
El relato es el discurso de la verdadera oligarquía presentada como una vanguardia en lucha contra el espectro de una oligarquía imaginaria.@leonxxxiii
Me parece que los populistas, entre los que me encuentro, debemos poner énfasis en el "para que" del rompimiento de reglas, si son para que un disck jockey marplatense se haga multimillonario NO, si es para beneficio de millones de personas, SI.
Todos los sistemas tienden a convertirse en oligarquías. Por eso son importantes los contrapoderes, que el populismo desprecia. @GuilleBazzola