jueves, 25 de septiembre de 2014

La economía que viene

Habeas Corpus en favor de los ciudadanos "superávits fiscal y comercial y tipo de cambio competitivo" y ni que hablar par a la compañera "redistribución del ingreso".

Mientras algunos parados cada vez mas lejos de la casa natal heterodoxa, la frontera móvil del "relato" los está llevando hacia el corazón de la ortodoxia ajustadora,  auguran las siete plagas por venir si los de poca fe deciden abandonar a su suerte a quienes fundaron el modelo de tres patas.

Con infantil entusiasmo algunos creen atacar el proyecto de grabar la renta financiera del massismo (en construcción) asustando con el cuco
"... el proyecto de fondo de Massa es endeudarse para liberar el cepo y que todos podamos comprar 500 dolares. Mientras nosotros compramos libremente 500 dolares, otros fugan de a 5 millones. Eso termina mal, ya lo vimos en 2001. Algunos terminan con 50 millones afuera, y nosotros nos quedamos con 10.000 dolares acorralados en un banco, en el camino sumamos una deuda eterna. 
Obviamente esa es la intención de Massa montado en esa retorica boluda del progresismo que cree e hizo creer que un tipo que compra acciones es Gordon Gekko"
http://elmagma.blogspot.com.ar/2014/09/pulseada-con-los-progres.html
En fin, no caen en cuenta que el ultimo kirchnerismo nos está birlando el programa de gobierno, ¿que nos quedará por hacer cuando lleguemos?.

Parece obvio que los laburantes menos calificados quieren "garbarinismo", es decir consumo, pero nadie acierta en pensar que es una aspiración moldeada en la resignación o en el realismo de pedirle al kirchnerismo lo único que este podía darle -y por tiempo limitado-, aspiraron a eso porque lo habían perdido, decíamos ayer que  la desigualad ha vuelto a niveles de 1993. Bueno, ahora lo estáan perdiendo de nuevo y a paso acelerado. Los laburantes quieren consumo y ahorro, son laburantes en y de un sistema capitalista, no viven ni sueñan con vivir en Cuba.

El techo aspiracional de los sectores medios nunca fue consumo, pretendían el ahorro y alguien se los prohibió sin crearle un instrumento mejor de reemplazo a la manía de amarrocar dolares.

Este gobierno se va, ni me molesto en discutir si su futuro es bronce o rejas de acero, hay que tirar para adelante, pensar los años vienen, tentar al futuro con el corazón... y la cabeza pero para los 40 millones de argentinos.

Incursiona en la critica a la falta de prospectiva el cumpa Luciano Chiconi cuando dice
La paradoja: el kirchnerismo “maneja” la economía hoy pero se excluye del debate por la economía que viene, justo cuando esta última es la que genera la construcción de expectativas políticas en la población.
y con algunos tramos de su narrativa los dejo, aconsejando al lector visitar la pagina original y disfrutar de leer el texto completo
Quizás no sea tan llamativo que el kirchnerismo se excluya de la “promesa neodesarrollista” que aparece en el horizonte del 2016 como una zona más ambigua donde los presidenciables van a expresar la disputa entre “heterodoxias” más o menos eficaces (Frondizi como significante vacío) y no tanto la batalla final entre un modelo distribucionista y una regresión neoliberal, si entendemos que la política económica que aplica y avala Cristina (y por lo tanto el fpv como partido de gobierno) es conceptualmente contraria a aquella “promesa”.
En este sentido, la actual conducción económica del gobierno expresa una histórica impugnación conceptual a la macro neodesarrollista, lo cual explica gran parte de las medidas económicas que se vienen tomando desde 2010-2011 y que terminaron por autogenerar un escenario de restricción externa totalmente incompatible con la expertise económica del partido del orden.
La histórica predilección de Kicillof por el tipo de cambio real bajo (un punto de partida que en las economías subdesarrolladas no deja margen para el crecimiento acelerado inicial que se necesita para robustecer la macro y poder “derramar” y distribuir con cierta estabilidad) expresa una cierta visión conservadora de la capacidad expansiva de la producción, de la capacidad estatal para “transferir” PBI a exportaciones e inversión (dólares) y por lo tanto, de la capacidad “política” para controlar la demanda interna.
http://desiertodeideas.blogspot.com.ar/2014/09/la-mano-invisible-del-estado.html