sábado, 22 de agosto de 2015

Crecer hacia el Centro, el desafío de la hora



¿Que es el UNA?
Dentro del sistema político argentino creció en poco tiempo un punto de fuga a las trampas de una dirigencia (política, económica, cultural) que nos encierra para perpetuar sus privilegios. El Frente Renovador y el Unidos por una Nueva Alternativa (UNA) componen la única caja de cambio sin marcha atrás y dentro de ella el pueblo/la gente se pronunció: Sergio Massa es su candidato a Presidente en este turno electoral.

Los equipos de Macri y Scioli hablan de recomponer la economía sin mencionar la palabra “ajuste” pero la idea está impresa en los silencios, digamos que asumida como parte de un proceso por relanzar en cinco o diez años una economía pastoril y extractiva con un barril de petróleo a 40 dólares y la soja a U$300. Una sintonia fina con los momentos que se viven del sistema de canonjías que logró en los últimos años hacer crecer la concentración económica.

Macri y Scioli ofrecen menos, no mas. Nuestra aparición (la del FR y el UNA) en el escenario reposa en la convicción dde que lo menos que necesitamos hoy es  un cambio que termine en marcha atrás. Sabremos y podemos convertirnos en agentes de un cambio que provea la seguridad suficiente para que todo argentino y argentina de bien puedan llevar su vida hacia adelante y contamos con la fuerza necesaria para llevar a cabo estas ideas lleve el tiempo que lleve imponerlas.

En menos de dos meses debemos crecer hasta ocupar todo el centro.
El centro es esa estación en que la mayoría del pueblo/la gente aguarda esperanzado el reaseguro de su tranquilidad.

La ancha avenida del medio está lejos de ser un no lugar como afirman los simplificadores de escenarios. Es, si se quiere, la mayor pesquería argenta, pero aún no alcanzamos en el FR a representarla en su esencialidad.

Tenemos que tomar de la agenda de Stolbizer y el PS no porteño ni bonaerense aquello que pueda interesar al centro y agregarla a la que armamos en el cruce del peronismo bonaerense y la de la Democracia Cristiana y peronismo cordobeses. No temamos a la melange, en la fina mixtura de las cepas reside el secreto del buen vino. Vayamos directo a la búsqueda de un novedoso cadáver exquisito.

El Frente Renovador es sinónimo de tranquilidad. Fundido ya en el UNA es tranquilidad enmarcada en una visión federal en serio. Es decir en un federalismo no de oligarquías provinciales concertada con la gran oligarquía, sino federal de pueblos que quieren dejar de ser rehenes de los representantes de la política pop para beneficio de muy pocos.

Massa, el UNA, sabe que hay un enorme porcentaje de hermanos y hermanas que han acomodado sus cuentas a una vida austera pero sin la estrechez de las crisis que hemos conocido, están en la raya y la experiencia les recuerda que cualquier movimiento hacia atrás los barre de su actual estado para peor, son conservadores de lo poco pero seguro y no quieren perder esa –su- tranquilidad.

Gradualismo expoliador
La economía del país está a punto de explotar. Scioli sugiere pequeños y sucesivos giros dentro de la continuidad, aunque suplió la palabra "ajuste" por el mas conveniente "gradualismo". Scioli es el nuevo de la Rua que promete el lento cambio con continuidad de un modelo que ya dio todo lo que tenía para dar, y nos lleva derechito al 2001, y con el los que entienden continuidad como el status quo de su precaria tranquilidad se verán defraudados. 

El efecto mateo (*) macrista
Macri es el cambio que va reordenar la economía no ya en beneficio de los que hoy pueden contarse entre los que están tranquilos pero expectantes de que las políticas públicas no le borren la sonrisa de la cara ni los pocos pesos del bolsillo. El pais de ese cambio brusco es el pais de los que tienen mas para tener mas ofrecido a los que tienen menos para sacarle lo poco que tienen.

Copemos el centro
Massa no es garante de un status quo anclado en la estrechez. Comuniquemos que no solo decimos que somos el centro sino que Sergio Massa y el UNA representan el centro. Comuniquemos que no somos el garante de balotaje de una Argentina reprodrida y dividida en dos, sino los que desde el gobierno cabalmente garantizaremos además de la seguridad personal las otras seguridades; porque seguridad es que nuestros hijos consigan el trabajo que tanto desean y la vivienda que anhelan, seguridad también es enfrentar abiertamente a los que nos envenenan con la droga. Seguridad es no tener que recurrir a “conocidos” para que nos brinden los servicios que debieran asegurarnos. 

Porque seguridad no es solo llegar con vida a la escuela o al laburo sino que también nos alcance la guita todo el mes y poder ahorrar. Seguridad es saber que vamos a poder hacer negocios legales sin pagar los “peajes” de la corrupción. Seguridad es saber que los “negocios” ilegales serán perseguidos sin contemplación. Seguridad es saber que la jubilación va a ser actualizada al menos dos veces al año y que la AUH no va a ser borrada del mapa pero si ampliada. Seguridad es que sintamos a cada instante que vivimos en paz en un barrio, una provincia un país que no nos llama a enfrentarnos en defensa de quienes se reparten los negocios públicos y privados.

Para el UNA seguridad es la tranquilidad que todo argentino y toda argentina desea para planificar su vida sin sobresaltos, sin retrocesos.

El UNA es el centro, es la ancha avenida del medio, no es el sitio donde están los que no caben en las veredas de la confrontación al servicio de los intereses de los poderosos, es el lugar de los que deben ser empoderados y serán.

Vamos carajo!!, que hay mucho por hacer.



(*) Efecto Mateo, de la cita biblica “Porque al que tiene se le dará y tendrá en abundancia; pero al que no tiene, incluso lo que tiene se le quitará” Mateo cap.13 vers.12.