viernes, 7 de agosto de 2015

Sea

Lo que tenga que ser, que sea 
y lo que no por algo será 
Las 5 tapas de Clarín eran un mito, ahora le toca a la renovación -en el corto, mediano o largo plazo- demostrar que se puede triunfar sin financiamiento de los poderosos del país rico que esconde taimado la cifra de pobres. Que un proyecto popular responsable y de largo alcance puede imponerse democráticamente sin estructuras partidarias nacionales corroídas que le den sustento, sin cobertura mediática, en contra del dedo de los grandes lideres religiosos que se mueven entre bambalinas.
No creo en la eternidad de las peleas 
ni en las recetas de la felicidad 
El kirchnerismo y su confrontación permanente -con o sin sentido- se retira de escena, quedan Scioli y Macri, que ofrecen la tranquilidad del cementerio de las luchas populares y Massa que sin patotear promete logros verdaderos. Mientras tanto el poder organizado de la injusticia con control de daños y control social reparte anticipadamente ministerios y negocios.
Y el que quiera creer que crea 
y el que no, su razón tendrá 
Los medios, las grandes corporaciones que controlan la política partidaria, la economía política y la mediación del sentimiento religioso han hecho sus apuestas. Los candidatos, sus candidatos, son Daniel Scioli y Mauricio Macri y ya nada los hará cambiar de opinión. Tenemos que ganarles, no a Scioli ni a Macri, sino a los que manejan los piolines de la marioneta, por que son ellos los que le ganan siempre a los desapoderados de la patria.
Yo suelto mi canción en la ventolera 
y que la escuche quien la quiera escuchar 
Por mas vueltas que se de a las narraciones, por mucho que se repita que el kirchnerismo continua moviendo los hilos de la historia y ordenando la agenda publica, por mas que se insista en que Scioli urdió  pacientemente su llegada a la candidatura natural del pejotismo con la enfermiza devoción del partener del psicópata y por eso hay que premiarlo con el voto, por mucho que se esfuerce Durán Barba en mostrarnos que Macri es un tipo sensible y tan parecido a nosotros que sería una pena no bancar a uno de los "propia tropa" en su carrera política para que finalmente reivindique a los desapoderados, en fin... por mucho que los medios, políticos del sistema y los campañologos repitan que ya estamos afuera encaprichemonos en estar dentro para que nuestra presencia siga molestando a los que detentan los poderes de la injusticia organizada. 
Ya esta en el aire girando mi moneda 
y que sea lo que 
sea
Jorge Drexler