lunes, 10 de agosto de 2015

Upset

Luder en 1983 con el 40% de los votos perdió frente al seguro derrotado Raul Alfonsin.


Duhalde en 1999 con el 38% de los votos perdió frente al seguro derrotado Fernando de la Rúa.

En 2015 hay dos seguros derrotados según la narración efepeviana: Macri y Massa. 

Macri de ninguna manera convoca al peronismo no kirchnerista, por el contrario, este lo rechaza. 

Massa hasta ahora no pudo quebrar la reticencia a acompañarlo por parte de los siempre derrotados antikirchneristas viscerales que a poco se demuestran también: antiperonistas. La absurda "gorilización" lo único que hace es clavar peronistas friendly en la boleta sciolista.

Votantes de Massa y votantes de Macri reclaman una salida racional, debía haber alguna articulación que evite el final anunciado, anticipado por el propio Sergio Massa hace meses, esfuerzo reconocido por muchos tal como podemos observar en relatos como el de Ignacio Fidanza:
La jornada dejó un ganador formal que fue Daniel Scioli, que tuvo un triunfo con sabor a poco; un derrotado entusiasmado como Mauricio Macri que quedó se ve en el ballotage; y un ganador “moral” como Sergio Massa, que descartado de la pelea por encuestas y factores de poder, demostró que sigue vivo.
Acaso desde ese lugar de underdog que da la sorpresa, Massa se sintió libre para plantear lo que quedó sobrevolando: La necesidad de algún tipo de articulación entre la oposición, para asegurar el desalojo del kirchnerismo del poder. Convocó a Macri y Stolbizer a acordar ya políticas de Estado.
No está mal. Massa no va a resignar su candidatura ni la de Felipe Solá. O sea que la oposición seguirá dividida, pero tal vez busca generar un ecosistema de acuerdo amplio opositor que proyecte una imagen de gobernabilidad, acaso uno de sus puntos más flacos.
El problema es obvio y busca reparar un pecado original: La negativa a realizar una gran PASO opositora. Si el PRO, la Coalición Cívica y un sector de la UCR no se hubieran tentado con ese purismo anti peronista, seguramente esta noche la elección presidencial estaba liquidada. IF (chequear clicando aquí)
Desde el espacio que emergió, el que llaman "peronismo opositor" y que en esta su primera elección nacional acumuló el 50% del voto del peronismo amancebado con el oficialismo, pensamos que para que no gane Scioli la única opción es votar a Massa. 

Desafío para especialistas en comunicación, ¿si fueses asesor de imagen de Massa que le propondrías?

*    Upset: victoria sorpresa, batacazo
**  Underdog: challenger que los especialistas aseguran de baja chance de ganarle al campeón

2 comentarios:

MÓNICA ROSANO dijo...

imposible: en Argentina la hoguera de las vanidades impide cualquier negociación

Upset sin duda dijo...

Yo creo que se puede dar el batacazo, el votante anti-k quiere ganarle al kirchnerismo y el instrumento más idoneo es Sergio. Macri debería bajarse y no hacer perder el tiempo a los que queremos un cambio justo siempre por la avenida del medio.