jueves, 7 de abril de 2011

intoxicación ideológica

A partir del 25 de mayo de 1810 pierden vigencia las expresiones políticas que se daban en el régimen colonial. Comienza una nueva era en la medida en que la Revolución se convierte en una realidad.

El ejército del Norte continuó su ruta hacia el Alto Perú logrando un triunfo decisivo en Suipacha contra el ejército realista al mando del General Córdoba, lugarteniente de Goyeneche.

Córdoba sorprende a Balcarce con una propuesta inesperada: pasarse con todos sus oficiales y soldados a sus filas a cambio de que se les garantice la vida.

La oferta era tentadora, pero consultado Castelli sobre el punto, responde que ya había recibido órdenes de Moreno de pasar a todos por las armas.

¡Linda forma tenía la Junta y su Secretario de convencer a los pueblos del interior de las bondades de la Revolución!!

Mucho menos entendible es la antipolítica medida, teniendo en cuenta que ante la noticia del triunfo se subleva todo el Alto Perú en apoyo de la Revolución. Dice José María Rosa; "En parte alguna del virreinato hubo tanto fermento revolucionario".

Siguiendo las instrucciones de la Junta Castelli el 15/12 fusila en la Plaza Mayor de Potosí al Mariscal Nieto, al General Córdoba y al Intendente Francisco de Paula Sanz, conmutándose a los demás prisioneros la pena de muerte por prisión o destierro.

A todo esto Goyeneche, que presiente su oscuro futuro, aprovecha el gratuito terror derrochado por Castelli y los suyos, para recomponer sus fuerzas -casi inexistentes para ese entonces- utilizando inteligentemente a su favor las barrabasadas de los iluministas porteños.

Castelli, que era honesto y valiente, comete tal vez por influencia de Monteagudo, que las oficiaba de monje negro, otro imperdonable pecado de enciclopedismo: Promueve o consiente, una campaña antirreligiosa que produce episodios de profanación de templos y símbolos, lo cual genera una nueva causa de hostilidad, que se añade a la motivada por el fusilamiento de los jefes adversarios.

Goyeneche, criollo y nada lento, se monta una vez más sobre la torpeza porteña para agregar una bandera más a su causa en defensa de la Corona, la de la santa religión.
"¡Pssssss!! ¡¡casi nada!!!. En poco tiempo los dos grandes bandos cambian de caracterización, ya no son "patriotas" y "realistas", sino "herejes" y cristianos". (Salvador Ferla)
Tanta torpeza tuvo un precio: una importante cantidad de soldados deserta masivamente al campo enemigo y el epilogo anunciado no podía ser otro que el desastre de Huaqui del 20 de junio de 1811.
"Más que un desastre militar esta batalla fué un desastre político".
"Este fracaso pudo ser un exitoso populismo revolucionario (que) se malogró por la intoxicación ideológica que presiona por la radicalización del proceso, entendiendo por tal, al ensayo veloz de todas las premisas teóricas" (Salvador Ferla).
---------------------------------------------------
Este posteo no es más que la simple transcripción de un fragmento del libro de Luis Taruselli: "Salvador Ferla y la tercera posición ideológica", paginas 110 y 111.



Elegidos estos párrafos por el autor de este blog para decir de otra forma que la batalla cultural, la etapa gramsciana de los gobiernos Kirchner, culminó con beneficio de inventario. Ahora hay nuevas demandas a las que hay que prestarles central atención, demandas que no aparecen fácilmente ante nuestra vista y que hay que ir a buscar, demandas que seguramente requerirán de un nuevo marco teórico para abordarlas, demandas a las que dejando madurar y crecer "a la buena de D'ios" pueden provocarnos un Huaqui, derrota que aparece en el futuro no como derrota electoral, no como golpe o asonada, sino como frustración de un proceso que promete mucho, que es peor aún.

Toda fijación en un tiempo, lugar y/o lucha es esclerosis y la esclerosis se sabe, es muerte. En palabras llanas: "renovarse es vivir" o si preferís "si te frenás te caés".
O.b

4 comentarios:

damianivanoff dijo...

Docencia bloguera en estado puro.

Cuidado con el "Enano trotskista" que todos llevamos dentro.

Saludos.

Anónimo dijo...

Me parece bien que los cambios sean graduales, pero los trazos gruesos que marcan la innovación hay que hacerlos cuando uno está fresco y con fuerzas o no se hacen mas y nos pasamos con puro make up.
Esto lo demuestra la historia de la humanidad. Las oportunidades son escasas y no se puede vivir siempre a "conserva" como ud. pretende

Anónimo dijo...

no coincido con el anónimo que me antecede, lo que plantea omix no es conservador, es tener la inteligencia para respetar los valores de aquellos a los qeu pretendemos representar, qeu es distinto. saludos, mrgone

Anónimo dijo...

Los valores que tiene el 90% de la gente los recibe del stablishment, que casualmente es el mayor interesado en conservar el estado de las cosas. La mayoría del tiempo se vive en reflujo
Eso es aquí y en la quebrada del ají, si no el mundo sería muy distinto.
Otra cosa es hacer locuras o pasarse de rosca o exponer a la gente a situaciones heroicas inútiles, no tiene sentido ciertamente, pero cuando hay una de esas pocas etapas propicias hay que tratar de aprovechar