viernes, 22 de abril de 2011

la Juana

Guardar un secreto por el que todos unánimemente te condenarán muchas veces es algo que atormenta.

Al que carga con algo que debe permanecer oculto, aunque no alcance a entender el por que de la condena social, se le hace difícil sostener la situación. A veces la presión se hace insostenible y decide -inconcientemente- hacer que la prudencia estalle por los aires, busca una puerta de salida, un escape.

Algunos dejan pistas para ser atrapados, otros prefieren el suicidio con la carta de explicación de los motivos, otros simplemente se descuidan y dejan que se pudra todo.

Si lo sabrá John Sweeney el asesino serial inglés que en sus poemas, dibujos y pinturas dejó las pistas para que finalmente todos sepan que fue el, el asesino de tantas mujeres. El relato del caso hecho por Chris Summers para la BBC (cliquear aquí para leer) es en si mismo una novela policial breve con final abierto.

Juanita Viale, criada en medio de los flashes, con toda una vida manejando la relación con papparazzis no escapa a esta lógica. Su secreto se convirtió en tortura, quiso escapar. No supo, no quiso o no pudo manejar el secreto de su amor como lo hizo con tantos otros aspectos de su vida.

Juanita quiso por un momento se "la Juana", una mina con una vida normal, aunque su persistencia en los medios no se lo permita ni un momento, aunque ella en definitiva no sepa ganarse la vida de otra manera.

Una vida expuesta es el sino indesmontable de un vástago Tinayre-Legrand y encima Viale.

Y mandó todo al carajo. La cortesía, el protocolo, la prudencia, el que dirán.

En fin

Adios Juanita, bienvenida "la Juana".

O.b