jueves, 5 de marzo de 2015

Mis miedos, mi relato





Es el kirchnerismo el que presume haber impulsado un reformismo (de nuevo, muy tibio) detenido por poderes contramayoritarios. Y es, de nuevo, el kirchnerismo el que pretende pasar por encima del control de constitucionalidad, prerrogativa de la Corte Suprema reivindicada con toda lógica por Lorenzetti. Lo hemos visto en el intento de reforma del Consejo de la Magistratura, en el intento de limitar el derecho cautelar contra el Estado. Nadie pretende que los jueces gobiernen, pero la voluntad popular no es un cheque en blanco para pasar por encima de la Constitución. ¿No les gusta la Constitución? Pueden impulsar su reforma. ¿No les dan los votos? No es problema de la Corte, muchachos.
En la denuncia del Partido Judicial, no obstante, se esconde un nuevo relato. No ya el que señala al Poder Judicial como fuerza contramayoritaria que frena el reformismo del Ejecutivo, que detiene avances populares, sino el fantasma de una persecución judicial, que preocupa, y mucho, a quienes temen, antes que nada, volver al llano...
Ezequiel Meler en
https://ezequielmeler.wordpress.com/2015/03/04/sobre-el-1-de-marzo/