viernes, 6 de marzo de 2015

Strepitus Fori


La conferencia de Prensa de la Dra Sandra Arroyo Salgado sobre la muerte del Fiscal Alberto Nisman levantó la polvareda que era de esperar. Muchos no dudaron en pensar que el ruido de la investigación iba a aturdir el proceso electoral en marcha. Luciano Chiconi pone en duda que las derivaciones del caso golpeen al confundido consumidor de medios tanto como lo ha hecho a las audiencias sobrepolitizadas y de allí  arranca una descripción de las fotografías actuales de los candidatos presidenciales que se perfilan como favoritos.

Asentado en sus predicciones de hace mas de dos años, de que el actual turno electoral tendría como eje el interés local mas que las formaciones nacionales como unidades monolíticas y que la próxima será una PASO de candidatos mas que de partidos o tradiciones políticas, se tira a la pileta.

Selecciono párrafos y sugiero la lectura en el oriyinal
El comportamiento político de los tres presidenciables más competitivos... tiende a parapetarse en los territorios propios y afines, y generar desde allí las expectativas hacia al resto del arco político más que a los propios electores.
La lógica coyuntural del caso Nisman y el diferendo entre el oficialismo y el poder judicial... no alcanzan a ser determinantes a la hora de direccionar el voto sobre la singularidad de los nombres propios en pugna.
- Macri fue quién pareció más urgido en estas semanas por generar expectativas de poder de fuego; para eso, necesita maximizar su incidencia en Mendoza, Córdoba, Santa Fe y Capital Federal... Necesita sacar muchos más votos en esos cuatro distritos que los que Massa necesita sacar en la PBA para estar en zona de balotaje. De ahí la fuerte campaña de instalación desarrollada por Macri vía medios y encuestas. El problema es que el rival “también juega” en esos territorios.
- Scioli busca dominancia táctica allí en donde gobierno y partido confluyen pacíficamente por su grado de organicidad (Río Negro, La Pampa), pero al optar por el esquema partidista sacrifica su propio rango de electorabilidad en instancias de primera minoría y balotaje en el marco del distrito único nacional, condicionando allí el comportamiento de su propia estructura partidaria.
- Massa optó por galvanizar su posición dominante en la provincia de Buenos Aires, básicamente con arreglos seccionales de “estructura”...la jugada separatista del 2013 puede también empezar a rendir dividendos si se orienta el discurso a la zona de transferencia real de los votos de acuerdo a este mapeo de las potencialidades electorales.
Massa parece tener más problemas extra-políticos que políticos. Si, como se dice, el establishment económico no quiere “financiar” a Massa a pesar de su rango de electorabilidad (confirmando las afinidades con Macri y Scioli que se vocearon en el coloquio de IDEA) lo que tenemos es un dato político interesante para definir los perfiles presidenciales de los tres hombres en pugna, y lo que para Massa puede ser un problema “operativo” también es una oportunidad: afianzar su acción política por el camino autónomo que marcan los votos. ¡Es el liderazgo, estúpido!!.
http://desiertodeideas.blogspot.com.ar/2015/03/el-camino-de-los-votos.html