lunes, 16 de marzo de 2015

Valga mi sinceridad

Sergio Massa, el dia después de la Convención radical de Gualeguaychú
"El primer perjudicado por la Alianza Macri-UCR ¿Hacia la marginalidad o regreso al origen?" titula el blog El Magma y esa reflexión digerida a inducir no es fruto de la casualidad, es que es lo que se impone a imponer en algunos casos y es que algunos consumen la misma que venden. Pero no le pidamos a políticos que descubran su juego en esta etapa. Descubramos velos por cuenta propia e intentemos formar un juicio propio de los hechos.

Respecto a sacar apresuradamente ganadores y vencedores del convite gualeguaychuense de la UCR coincido en parte con Jorge Asis cuando sugiere, advirtiendo que el ruido de la operación de pinzas sobre la construcción política de Sergio Massa, la falta de financiación del empresariado y de imagen en lo mediático para mostrar un massita contra las cuerdas o en el piso del ring, tiene bastante de ruido y pocas nueces. Recomienda Asis " por las dudas, no preparar las exequias políticas de Massa".

Coincido en  parte con Marcos Novaro (aqui) que anda diciendo que si Massa no divide al peronismo y  a la oposición se extingue. Por ahi anda la condición de posibilidad de Massa Pte. Peroo no como piensa Novaro, en dirigentes, sino en el favor del electorado peronista y del electorado opositor al kirchneirismo.

Este fin de semana aguardamos -en el fR- la definición de la convención radical de Gualeguaychú, con esta pretensión de máxima

La convención terminó en tablas: frente con el PRO y respetar acuerdos locales, aunque es lógico que algún radical se niegue a militar Macri Presidente y se declare prescindente de la campaña o pase a otro bando como tan natural serán las presiones sobre (fundamentalmente) Morales, Naidenoff, Cano, etc para que deshagan sus acuerdos con el FR.

La lógica local  (que despectivamente fue negada con el apelativo de "utopía municipal") prima en todas las negociaciones. En distritos como Chubut, el acuerdo con el  radicalismo provincial hubiese traído problemas y terminaba con Cimadevilla en el PRO por fuera de la UCR o Das Neves fuera del FR. Y así en varias provincias. Suarez en Mendoza queria que PRO y FR fueran al pie, no necesitaba a ninguno de los dos para ganar. En la decisiva PBA el FR sumó radicales y peronistas y está al filo de saturación, un acuerdo con todos los radicales, quizás, hubiese provocado el inicio de un alud de fuga.

Pero se insiste en contar la historia desde lo nacional,  la tentación reduccionista campea y si bien es conveniente un relato corto y sencillo para la pelea voto a voto, la construcción no puede hacerse en base de ese cuentito de hadas.

Hay en este tiempo de definiciones mentiras a designio que ruedan. La entente PRO+UCR no tiene un peso específico del 38% de movida de una elección como lo sugieriera Carlos Pagni en una nota la semana pasada, y que hoy corrije como techo aspiracional del 35% y es de esperar a que elteorema de baglini lo lleve al 20 y pico por ciento real a medida que se acerquen las PASO, que no es poco en vista la fragmentación que el Modelo Santa Cruz (lo describimos aqui) nos deja. Para los que no lean lo linkeado copio y pego: 
El peronismo es un procesador de conflictos. El conflicto es natural en las sociedades, abordar el conflicto parece ser su especialidad pero confundir este  impulso vital con la confrontación permanente es un error. 
El kirchnerismo en Sta Cruz apostó sistematicamente a un sistema político hiper-fragmentado, asi con muy poco podían imponerse, en parte lo logró porque igualó a la baja. La oposición fue modelada a imagen y semejanza del oficialismo, el adversario del kirchnerismo ha sido un hato de chantas o pusilánimes que surfean sobre el conflicto sin resolverlo y con ello han hecho carrera. 
La confrontación que lleva a la fragmentación del sistema político suele ser usada en los sistemas "a la baja" con el exclusivo fin de mantener en su puesto al que está arriba, sin que sus victorias sobre el resto aseguren salida del conflicto social o mejoras sustantivas y duraderas en el nivel de vida de los que menos tienen. "Santa Cruz como Modelo".
Y para el modelo Santa Cruz da lo mismo que los inútiles vayan separados que todos juntos. El 38% de PRO+UCR puede ser el sueño húmedo de políticos que juegan a ser empresarios o periodistas, pero no estaba (ni está) en cifra cercana a esa. 

Nuestra visión de la realidad política suele ser afectada por quienes intervienen para deformarla y encausarla, los políticos y publicistas a la cabeza. 

Lo que vivimos estos últimos meses fue un cruce de campañas focalizadas a grupos dirigentes, no dirigidas aún al gran publico. Una campaña fue montada por el macrismo, porque que fuera de las encuestas pagas y la bulla mediática de Duran Barba no conseguía una estructura nacional -dada su poca habilidad y falta vocación para crearla,para sostener su candidatura, hasta el sabado se caía como en 2007 y 2011.

 Macri hasta la madrugada del domingo no estaba en el escenario real, ahora acaba de subir al escenario. Es decir: apenas acaba de subirse. Y a mi entender va a morder los talones al fPV por el segundo puesto y entrar en el balotaje debido a que en esta fuerrza campea la convicción -sin fundamento- que un oficialismo no puede quedar tercero en una elección nacional. Veremos.

En Gualeguaychú pasó lo que tenía que pasar, es mas: lo adelanté (aqui). La militancia radical se dividió en dos, por un lado los que no quieren tercerizarle los servicios electorales a Macri y que tienen territorios para defender o ganar y por el otro, los sin territorios que defender o ganar (como Sanz) y los del Club de Legisladores Nacionales de la UCR, especialistas todos en Shale Oil (sacarle jugo a las piedras). La segunda es la dirigencia de la claudicación, son los que aprendieron sobre el fin de los ochenta que las derrotas pueden ser buen negocio (los ex Coordinadora fundamentalmente y ahora -lo deschava Silvia Mercado aqui-  buena parte del alfonsinismo bonaerense vía el sciolismo) los que si quieren tercerizarle los servicios electorales a Macri. 

El PJ completa el cuadro: el peronismo asociado al FPV hace rato que tercerizó sus servicios electorales al cristinismo. 

Este será  un párteaguas de la militancia: candidatos sostenidos por estructuras tercerizadas, aceptando la changuita para la temporada,  y una fuerza con vocación de ganar, de gobernar, de cambiar, de quebrar el status quo. 

Gualeguaychú no le dió al FR estructura nacional, en rigor de verdad, lo que dijimos iba a ser nuestra apuesta -los acuerdos locales- nos obligaban a esquivarla, lo que si le dió es razón y  argumento. Pero ganar no será fácil. 

Habrá que hamacarse para ganar una elección frente a aparatos que tercerizan sus servicios electorales y que son altamente eficiente en ello y, para mas, bancados cada uno por fracciones de alta burguesía que se disputan los negocios de la semicolonia prospera: No será fácil, pero debe ser. Los renovadores vamos a festejar cuando algún dirigente o partido arrime posiciones con el FR y nos vamos a ser los boludos cuando alguno se vaya, lo mismo harán los demás. Este es el tiempo en el que el transito se vuelve un intenso y caótico, es el juego de las sillas con las vista puesta en llegar al poder, y esa red de acuerdos políticos con políticos de raza será nuestra estructura, que es siempre necesaria porque no hay causa por justa que sea, que tenga relevancia en términos políticos, sin una estructura de poder capaz de sustentarla.

UCR y PJ del FPV llevarán sobre sus espaldas el peso de tener que ponerle el cuerpo a estrategias pensadas fuera de su seno y para peor, fuera de sus tradiciones.

El PRO alquiló territorialidad, sale por el momento de su condición de partido vecinal. El PJ del FPV queda atrapado en la estrategia de CFK-Zannini. Para colmo no son pocos los que cultivan la cultura del toma-daca que tienen la pesadilla que en algún momento si no se baja Massa el  establishment  puede acercar posiciones con el tigrense (o intentar simpatizar con un posible presidente antes de tenerlo decididamente en contra) y volcar su peso económico para dejar fuera del balotaje a Macri o a Scioli. 
Con toda sinceridad espero que eso nunca suceda, porque creo que en esta elección se dan las condiciones para que Massa llegue sin necesidad de recurrir a estructuras nacionales que evidentemente han decidido otros rumbos, y sin la comodidad de una campaña con todos los chiches que es lo que te asegura la financiación. Y sino es mejor perder. 

Mientras tanto cantamos, volanteamos, tratamos de llegar a mas personas por fuera del contingente de sobrepolitizados, vamos hacia el pueblo, hacia la gente... si, si, hacia esas personas que no saben mucho de política pero que la padecen.

Besos, los quiero mucho