domingo, 10 de enero de 2016

Nam y adiós a las fotos con antonita



La bonaerense sigue siendo el principal problema de estado. Suele no esperar al llamado a paritarias para plantear sus condiciones. Lo suyo no es una negociación, está solo dispuesta a ser satisfecha nunca a conceder.

Ramallo probó el poder de fuego de una fuerza poco profesional y con un elevado componente mafioso -cuyas redes excede el ámbito policial- en su cúpula que es capaz de prestar los servicios que sean necesarios si a cambio les garantizan la continuidad de sus negocios  y los Pomar -modelo de apriete a un gobierno al que notaron desde un principio como "blando"-  son el ejemplo. Por lo general las Fuerzas de Seguridad (FFSS) se ponen ásperas con los poderes que recién llegan mas cuando estos en campaña prometieron reformas que los saquen del circuito del enriquecimiento inexplicado o cuando se jaquea su monopolio de la fuerza publica. 

El poder policíaco-delictivo reside en la exclusividad, cuando hay un cuerpo de seguridad en un territorio que monopoliza el poder represivo legal y legitimo del estado, puede tornarse potencialmente peligroso y un feroz contrincante de quienes se comprometan con políticas de estado que sean contrarias a sus intereses. En la provincia de Buenos Aires, la bonaerense cuenta con un ejercito bajo sus ordenes que tiene injerencia en todo el territorio y no existe otro grupo armado con poder de policía frente a ellos.
No olvidemos que el tiro de gracia de la "Policia Bs As 2" se lo da el pacto peronista/radical que gobierna la PBA cuando no se encontraban a los Pomar, así que es probable que otros lo imiten y arreglen con la entente federal-bonaerense (lo de Soldati se da cuando la metropolitana le disputa palmo a palmo la consideración de la población), las "coincidencias" apuntan a mantener el status quo federal-bonaerense. (escribí en esta bitácora en diciembre de 2010)
La seguridad ciudadana, es decir la inseguridad, es la principal preocupación en este momento, junto a la depreciación salarial y la ausencia de políticas de fomento de empleo. En este sentido el reflejo macrista de este primer mes, asentado en su capital simbólico, es tan cabeza de termo como el del kirchnerismo pero en sentido contrario. 

El sistema kirchnerista (crtistinismo mas sciolismo) puso como prioridad en materia de FFAA y FFSS la justicia-venganza sobre el sector que resultó temporariamente victorioso en la década del 70. Al CELS (Verbitsky-Garré), por caso, le bastaba revisar la biografía del cana que iba a ser ascendido y si no estaba implicado en hechos que lesionaron los DDHH le daba visto bueno aunque sospechase que estaba involucrado en practicas ilegales. Recordemos a Matzkin y a Casal, Granados.

En el CAMBIEMOS concibieron como solución mágica al mero retoque marketinero en materia de seguridad, incluido claro está escenas de blumberismo explicito (penas mas duras sin intervención en la organización del delito). Mas de un macrista pensó que bastaba con un par de palos ante lñas camaras de TV, arreglar con las cúpulas el autogobierno y darle mas soldados a los ejércitos de la muerte en que suelen convertirse las FFSS sin control político, mas policías en la calle, exigencia de DNI solo a la negritud, tres camaritas y delitos pactados, cuando los secuestros generen urticaria en la opinión publica, capturar a un clan Puccio y pasar a otra modalidad (robo de autos por caso) y a disfrutar del poder y del diezmo de la obra publica con la estadística de su lado. Este es el sueño dorado de mas de uno pero ... no va a ser así ni tan fácil.

El periodista Ignacio Fidanza advierte que solo con prejuicios y globitos amarillos no se gobierna. CFK puso a la ideología populista por sobre la política y el peronismo todo pagó ese grueso error. Macri está pagando el costo de haber puesto, al menos en este inicio de mandato, a la comunicación al comando de la política. 
"Bienvenido a Vietnam". Era previsible. El PRO se construyó como una fuerza apalancada en los medios y con un desprecio más o menos explícito por la política tradicional. En esta columna ya se había advertido que el arribo a la Casa Rosada implicaba el final de la experiencia Festilindo. Guste o no. Está más allá de su decisión.
Lo que ocurrió hoy fue una versión hardcore de esa novedad. La idea de gobernar –reemplazar la política- a fuerza de golpes de comunicación, buen manejo macroeconómico y obra pública, suena cautivante. Pero parece más una proyección de lo que se desea o de aquello para lo que se está más capacitado, que un análisis descarnado del estado de las cosas.
Exponer a toda la primera línea del actual bloque de poder –Presidente, Vicepresidenta, Jefe de Gabinete y Gobernadora- a un papelón mayúsculo y sobre todo innecesario, muestra que privó la pulsión por dar “buenas noticias” sobre el manejo sensato del poder. http://www.lapoliticaonline.com/nota/ignacio-fidanza-bienvenido-a-vietnam/
No es el problema del macrismo ni Vidal sino de los argentinos y mas que de otros de los bonaerenses. Por mas inepta que nos parece Bullrich y por mas error que haya sido su designación está llevando a cabo una tarea que es combatir al narco, a una prueba de fuerza de ese poder oculto que ya ha ganado varias pulseadas a la democracia y a la justicia, y sola no va a hacer mas que papelones. Ella se irá pero el narco quedará, y vendrá otro y será esmerilado, hay que pararlos ahora. El PRO no tiene cuadros ni euipo para llevar adelante uuna política de confrontación con el delito organizado, es mas, se notó demasiado la infiltración de elementos del narco entre sus hombres y mujeres de "confianza". Los socios del PRO en el CAMBIEMOS lo único que piensan es meter un Ministro y algunos lo quieren para "calmar" a la bonaerense, a la federal y al delito organizado y convertirse en sus socios.

El FR debe involucrarse en esta saga por que en ello le va el cuero a los bonaerenses y a los argentinos.