lunes, 25 de enero de 2016

Sin secuestros extorsivos no hay movimientos revolucionarios



En la PBA, la peligrosidad futura de esa intrusión fue olfateada por los intendentes cuando Kirchner le colocaba “por arriba” a los movimientos sociales con fierros ministeriales para porratear el manejo de planes y cooperativas. Esa puja fue abierta entre 2005 y 2008 en casi todos los municipios del conurbano y ganada por los intendentes “por abandono” cuando Kirchner se tuvo que apoyar en el PJ para aguantar políticamente el conflicto con el campo.
En Jujuy, la eficacia política de Sala para manejar obras la capitalizó a costa del Estado jujeño, pero como en toda lógica vandorista no lúcida, no hay una traducción político-electoral disponible para coronar estos procesos no estatales. 
La inanición política de Sala mostró vicios típicos: un manejo político muy rústico para disciplinar a los beneficiarios, la imposibilidad de crear un “movimientismo” autónomo de los fondos estatales, y fuera de la “emergencia socio-económica” que la vio nacer, crecientes dificultades para contener adherentes políticos que derivaron en el manejo discrecional de caja y beneficiarios con fines menos sociales que políticos.
by Luciano Chiconi